DLA - Información | 17/06/2017 | 1:00 am
Último adiós al hijo, al estudiante, al amigo que soñaba con una patria libre
Con profundo dolor fue despedido el estudiante de la Upel, José Gregorio Pérez

Con suma tristeza fue llevado hasta su última morada el estudiante, de veinte años de edad

Gráficas: Carlos García D.

Durante las exequias el estudiante recibió un  homenaje póstumo de parte de familiares, amigos de la comunidad; compañeros del Instituto Pedagógico Experimental Libertador “ Gervasio Rubio” Upel; autoridades de dicha institución encabezadas por la decana Trinidad García; el alcalde de Capacho Nuevo, Jorge Enrique Galiano Joves; el diputado Sergio Vergara y  el profesor y dirigente político Javier Tarazona, entre otros

Alba Durán R abladurar@hotmail.com @albaduranr.-

En profunda desolación, se cumplieron este sábado las exequias de José Gregorio Pérez, en la Iglesia Nuestra Señora del Rosario ubicada en el Valle, parroquia Dr. Juan Germán Roscio, perteneciente al  municipio Capacho Nuevo.

En la vía principal que comunica al sector El Paraiso con El Pueblito,  donde José Gregorio, solía practicar los fines de semana el fútbol, su deporte favorito,  recibió el primer homenaje de parte de sus excompañeros de juego, para luego ser trasladado en hombros hasta la iglesia ubicada a un kilómetro de la que fuera su residencia.

                                                                                   

                                                        En la vía pública los compañeros de fútbol del occiso dirigieron sentidas palabras por la desaparición fisica del estudiante

Tres rutas de Upel repletas de estudiantes, y otra de la línea Santa Rita, trasladó a  familiares, gran cantidad de vecinos, conocidos y desconocidos que acompañaron la procesión y caravana hasta la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, donde ingresó bajo la letra a viva voz del himno nacional, “Un gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó…” canto patriótico que alaba al hombre, el que da origen a lo social, al hombre convertido en pueblo, como él y otros más de setenta que han caído en la lucha por sus sueños libertarios.

Durante la homilía, dirigida por el párroco Sandro Ortega, este no logró controlar el quiebre de su voz al referirse al “asesinato moral” del que fuera objeto el estudiante, cuanto se quiso justificar irresponsablemente que su deceso estuvo enmarcado en el sicariato, señalamientos que “no se deben permitir”, refirió el presbítero  consternado.

Antes de concluir la liturgia, se expresaron varios discursos en los que fue honrado, admirado, ofrendado y respetado, el joven de 20 años asesinado el pasado jueves, al término de una protesta en la vía que conduce a la sede de la Upel Gervasio Rubio, en el municipio Junín.

Una extensa caravana lo acompañó hasta su última morada, el cementerio municipal de Capacho Nuevo, en el que fue esperado por miembros de esa comunidad con banderas de Venezuela donde recibió cristiana sepultura en medio de emotivos e improvisados discursos y con el canto de  los himnos del Táchira y de Venezuela. 

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions