DLA - Agencia | 6/03/2017 | 12:54 pm
Miseria cero: Promesa en el aire
Publicado en Los Andes Semanario del Táchira edición 57º por Ana Alejandra Laya- Gráficas: Arnaldo Cesaretti.-

Aun cuando los resultados parecieran no ser muy favorables, las autoridades siguen apostando por las misiones y grandes misiones; reimpulsándolas e invirtiendo en ellas sumas millonarias

Dos años le quedan al presidente Nicolás Maduro para cumplir con la promesa hecha por él y su antecesor, Hugo Chávez, de erradicar la miseria en Venezuela. Desde el 2003 se ha invertido aproximadamente más de un billón 173 mil 477 millones de bolívares en el financiamiento de las misiones y programas sociales, destinados a atender las áreas de educación, salud, seguridad, alimentación y vivienda, según datos de la organización Transparencia Venezuela. A pesar de ello, el viento pareciera no soplar a favor de los mandatarios, ya que en vez de percibirse una mejora en las condiciones de vida de la población venezolana, lo que se evidencia es un continuo deterioro.

En la actualidad, 81.1% de los hogares del país se encuentran sumergidos en la pobreza, señala la Encuesta Condiciones de Vida –Encovi- 2016, en contraposición a las cifras oficiales publicadas por el Instituto Nacional de Estadística –INE-  según las cuales ascendió a 33.1% para agosto del 2016.

INVERSIÓN SIN RESULTADOS. Casi 50 misiones se han creado desde el año 2003 y pese al elevado presupuesto que han recibido, su impacto no ha sido como se esperaba, sostiene Desiré González, coordinadora del Observatorio Misiones de Transparencia Venezuela. Añade que aunque estos programas han favorecido a una cantidad importante de personas, su masificación impide que tengan una incidencia más elevada en la reducción de la pobreza, porque al ampliarlos han perdido su objeto social que era satisfacer los derechos a una población vulnerable; además, en ocasiones los candidatos oficialistas las han aprovechado para hacer sus campañas electorales. 

En su afán por dar más fuerza a estos programas, Maduro decidió que para el 2017 se invertiría el 73.6% del presupuesto de la nación en ellos, por lo cual está previsto que reciban más de seis billones de bolívares, “récord mundial”, aseveró el Mandatario.

El presupuesto es elevado y crece a la par de las necesidades de los habitantes del país. En agosto de 2016, el INE publicó que el 33,1% de los hogares venezolanos son pobres; y a 93,3% de los residentes del país no les alcanzan sus ingresos para comprar alimentos; también ha aumentado la inseguridad y disminuido las posibilidades de acceder a la educación, de acuerdo con la Encovi.

Pese a la gran cantidad de recursos destinados a los programas sociales, la lucha contra la miseria se mantiene en duda, “es algo muy lejano que la pobreza disminuya. Si no hay una conexión de las misiones con las políticas públicas en realidad enfocadas a temas importantes, no creemos que la pobreza se revierta”, expresa González.

 Comenta que han pasado casi 14 años desde que se creó la primera de ellas que fue Barrio Adentro, y aunque han proliferado, no hay un registro de control y seguimiento a sus políticas, se desconoce el número de beneficiarios, la cantidad de actividades ejecutadas o de urbanismos construidos; muchas no tienen un ente oficial o llegan a depender de hasta 15 organizaciones diferentes entre la Vicepresidencia Social, ministerios, gobernaciones y demás institutos; tal diversificación hace inviable la posibilidad que tienen los ciudadanos de acceder a esta información pública, hacerles contraloría y evaluarlas.

González sostiene que cuando estos planes han entrado en declive son reimpulsados; pero no se hace un replanteamiento de la política social enfocada en los derechos humanos que es lo que se necesita para revertir las situaciones que aquejan a los sectores desprotegidos; también considera preciso la creación de un registro de beneficiarios para diagnosticar las necesidades de la población y a partir de allí proporcionarles elementos para ayudarlos y garantizar sus derechos.

NO GARANTIZAN PROGRESO. Aun así, la existencia de los mismos no garantiza que las personas puedan acceder a los servicios que ellas prestan, ni tampoco implican una mejora en las áreas que abarcan. La Encovi señala que en dos años la atención prestada descendió de 80 a 70,8%; aunado a ello, al menos seis están dedicadas a los servicios asistenciales y; sin embargo, las diferentes asociaciones médicas denuncian que la situación de la salud es crítica.

Una misión es de seguridad y durante el 2016 los índices de violencia incrementaron, las muertes violentas ascendieron a 28.749; lo mismo ocurre con las de alimentación, estas son tres y aun así, según Datanálisis, la escasez para mediados del año pasado ascendía a 80%; mientras que más de 9 millones de venezolanos comen solo dos veces al día.

La falta de productos alimenticios ha sido uno de los principales problemas que ha tratado de resolver el Gobierno; según la Encovi, son estos programas los que atienden a un mayor sector de la población. Las misiones Mercal, Alimentación y Agro Venezuela tienen como principal objetivo, garantizar la seguridad alimentaria, labor que aparentemente ha sido muy difícil de cumplir.

A través de la Gran Misión Agro Venezuela, el Estado busca garantizar a los productores agrarios los recursos y la tecnología para el desarrollo productivo, meta que no se ha alcanzado, según la Federación Campesina de Venezuela –FCV- seccional – Táchira; el presidente de esta organización, Pedro Vargas, afirma que estos planes solo han servido para “hacer politiquería barata”, por lo cual no han sido efectivos; destaca que los productores no cuentan con semillas certificadas para la siembra y afrontan la falta de implementos para el trabajo.

En vez de sentir que el Gobierno los motiva a producir, los campesinos sostienen que son atacados. Esta situación, aunado a la escasez de semillas, alimentos para los animales, fertilizantes y agroquímicos para fumigar y al escaso financiamiento a los trabajadores del campo incide en la disminución de la producción, asevera el secretario Ejecutivo de la FCV, Luis Martínez, quien considera que no hay planes ambiciosos en lo que respecta a la producción y financiamiento del sector agrario.

Asimismo, aseveran ser excluidos por parte de los entes gubernamentales, Vargas indica que hace un tiempo presentaron ante el gobernador del Táchira, José Vielma Mora, un plan para el desarrollo agropecuario donde proponían la creación de planes regionales de café, especies menores y demás rubros; financiamiento para los campesinos, reapertura de las escuelas en el campo; fundación de un banco de semillas; realización de campañas fitosanitarias y la reactivación del programa nacional de agrotecnia; pero no fue tomado en cuenta.

La Gran Misión Vivienda Venezuela ha sido otra de las puntas de lanza del Gobierno y una de las que más ha recibido recursos. Datos de Transparencia Venezuela indican que desde el 2011 este programa percibió más de Bs. 372 mil millones. Su efectividad está en tela de juicio; según las autoridades, hasta diciembre de 2016 se habían entregado 1.330.521 soluciones habitacionales, en promedio se estarían construyendo 221.753,5 casas anualmente; pero, la Encovi del 2015 evidenció que del 2006 al 2015, entre el sector público y privado solo se edificaron 62 mil viviendas al año.

Resultado de imagen para carnet de la patria¿ESTRATEGIAS DE CONTROL?. En 2015 Maduro propuso la revisión y reimpulso de las misiones  y a fin de extender sus servicios, anunció recientemente la creación del carnet de la patria, a ser solicitado por personas mayores de 15 años, pensionados, integrantes del Psuv y voceros comunales; a través de él esperan generar un diagnóstico sobre las necesidades de la población y determinar quiénes son beneficiarios o estafadores; su no obtención no limita el acceso a los servicios; pero el llamado es a solicitarlo.   

Hay probabilidades de que esta herramienta tampoco sea una garantía del acceso a los derechos y la protección social, puesto que, explica Desiré González, en anteriores experiencias mecanismos de control similares, como el registro para la Misión Hogares de la patria e Hijos e Hijas de Venezuela, sirvieron fue como herramientas de control político, atendiendo solo a quien está de acuerdo con determinada ideología.

SIN INFORMACIÓN. Para efectos de este trabajo periodístico se intentó verificar los alcances obtenidos por las misiones, a través de páginas web de organismos oficiales; pero no cuentan con un balance específico sobre estas, apenas su reseña. De igual manera se contactó a la responsable de las bases de misiones en Táchira, Olga Díaz, con el fin de recabar información precisa acerca de la entidad, y no se logró concretar una entrevista.


Resultado de imagen para twitterOpinan

Un sector de la población está insatisfecho con los resultados de las misiones, la mayoría de participantes de una encuesta realizada por el Semanario Los Andes, sostiene que la incidencia de estos programas no ha sido muy positiva. En la actualidad hay problemas para acceder al sector educativo, la Encovi 2016 indica que más de la mitad de los niños más pobres que tienen entre 3 y cinco años de edad, no acuden a la escuela; hay limitantes para la compra de alimentos no solo por la escasez, sino también por su precio elevado; según Cendas, el costo de la canasta alimentaria en enero subió a Bs. 624.544,78; y en cuanto a la salud, la situación es crítica por la falta de fármacos e insumos médicos.


 

 

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions