DLA - Nueva Bolivia | 17/05/2017 | 1:10 am
Encapuchados acabaron con dos negocios: el centro de acopio Clap y la sede de la Policía
Saqueos y destrozos en Caja Seca

Las protestas entre Caja Seca y Nueva Bolivia se extendieron pasadas la medianoche. El ventanal del comando del Cpbez fue destruido. Así quedó la patrulla P-063 luego de los ataques. Así quedó el Supermercado de Nueva Bolivia tras el saqueo

Gráficas: Cortesía

Los enfrentamientos que se registraron entre manifestantes y efectivos de la GNB tras el “Plantón”, culminaron con una violencia que se salió de control. Encapuchados atacaron el comercio y ejecutaron saqueos. El concejal Charly Aponte culpa a los alcaldes de Sucre y Tulio Febres Cordero.

Wendy Molero.-

Dos comercios, el depósito de los Clap y la sede del Banco Occidental de Descuento, fueron saqueados y además sufrieron daños en su infraestructura. La situación de violencia generada entre Nueva Bolivia y Caja Seca se salió de control. Tanto la Policía como la Guardia Nacional Bolivariana fueron acorraladas. En Tucaní también se generaron hechos de violencia y arremetieron contra la sede de la PNB

El denominado “Plantón” que comenzó como una protesta pacífica terminó en violencia, saqueos y destrucción de algunos comercios y una entidad bancaria ubicados en las poblaciones de Nueva Bolivia y Caja Seca, pertenecientes a los estados Mérida y Zulia, la noche del lunes. Los hechos violentos se registraron hasta después de la medianoche.

Una gran tensión se apoderó de los habitantes de esa zona de la Panamericana, cuando el grupo de manifestantes se apostó en las inmediaciones del puente sobre el río Torondoy intentando cruzar hacia Caja Seca, acción que fue impedida por un piquete de la Policía del estado Mérida y efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana en jurisdicción del Zulia.

Bombas molotov, piedras y perdigones era lo que se veía y escuchaba en la zona. Un grupo de encapuchados, alrededor de las 6:00 de la tarde, logró rebasar los cordones de seguridad y fue entonces cuando se desataron los enfrentamientos.

El grupo de manifestantes que se tornó violento, cuyos integrantes cubrían sus rostros con franelas y trapos, lanzaban objetos contundentes contra los funcionarios de la GNB. Horas duraron los choque entre ambos grupos en los predios del puente.

Ya caída la noche, los efectivos militares que replegaron a los manifestantes con bombas lacrimógenas se quedaron sin instrumentos para dispersar las manifestaciones, momento que aprovecharon quienes alteraban el orden público para atacar la sede del Cuerpo de Policía Bolivariana del estado Zulia (Cpbez) y ejecutar los saqueos con los que destruyeron dos negocios, una tienda de ropa y un supermercado, además de los ventanales del Banco Occidental de Descuento (BOD).

Herido el jefe del Cpbez

Los encapuchados violentos, indicó una fuente policial, al parecer comenzaron a dispararles a los guardias nacionales, por lo que el comisionado agregado, Leonardo Dávila salió para hacer frente a estas personas y logra disuadir a los atacantes, pero la furia era tal, que estas personas comenzaron a lanzar objetos contundentes contra el jefe de la Policía y  su sede.

Los militares trataron de resguardar la vida del comisionado Dávila pero igual fue alcanzado por una piedra en la región frontal, lesión que ameritó cuatro puntos de sutura.

Los funcionarios, tanto de la policía como de la guardia, se resguardaron en la sede del comando policial y con ellos allí dentro, quienes protagonizaban los hechos de violencia lanzaron piedras contra la sede destruyendo la primera planta, quebrando todos los ventanales panorámicos y las puertas plegables, además de daños significativos en paredes y puertas por el impacto de las piedras.

Los gritos de familiares que tienen parientes detenidos en el comando evitaron que los ataques continuaran.

Daños a vehículos

Se conoció que durante el ataque a la sede del Cpbez también ocasionaron daños a la patrulla que tiene asignada el comisionado agregado Leonardo Dávila, una Jeep Cherokee, signada con el número  P-063 y al camión Ford 350, de color blanco con verde, que está a orden de la Fiscalía 21 del Ministerio Público.

Con piedras y demás objetos contundentes fue destruido el vidrio parabrisas de ambas unidades, además de algunas abolladuras por el impacto de lo lanzado.

Saqueos

Pero las acciones violentas no quedaron allí. Los manifestantes se dirigieron al centro de acopio de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) y lo saquearon, apoderándose de unas 900 cajas de alimentos que iban a ser entregadas a la comunidad.

De igual modo causaron destrozos en la sede del BOD, donde partieron los ventanales.

La tienda de ropa LePop’s también fue saqueada en su totalidad. Además de llevarse toda la mercancía, la tienda quedó revuelta, los maniquís estaban tirados en el piso, al igual que algunos estantes y parales.

El Supermercado Nueva Bolivia, propiedad de un comerciante asiático, ubicado cerca del puente en jurisdicción de Tulio Febres Cordero también fue saqueado. Además de cargar con comida, los saqueadores causaron destrozos dentro de las instalaciones.

Además unos ochos kioskos en eje vial perimetral del casco central de Caja Seca sufrieron algunos daños.

Temor

Ante las acciones de violencia vividas en las poblaciones de Caja Seca y Nueva Bolivia, el miedo se apoderó de los habitantes de la zona y el día de ayer fueron pocos los comercios que subieron sus santamarías para prestar servicio. En algunos sus propietarios procedieron a sacar la mercancía para evitar perder su inversión, si se presentan otros hechos de violencia como los de este lunes.

Las instituciones educativas tanto en Sucre como en Tulio Febres Cordero abrieron sus puertas, sin embargo fue poco el alumnado que recibieron.

De igual modo el transporte en la ciudad se vio mermado y aunque prestaron el servicio se observaban menos unidades laborando.

Alcaldes culpables

El concejal Charly Aponte cuestionó la acción de los organismos de seguridad en ambos municipios, ya que según dijo solo atacaron a quienes protestaban pacíficamente y no a quienes hicieron los saqueos.

Aponte hizo responsable a los alcaldes de Tulio Febres Cordero y Sucre sobre lo ocurrido. “Queremos respuesta de estos dos alcaldes, Willian Díaz y el alcalde Humberto Franka, de todos los hechos violentos que han sucedido en el municipio”.

 “Para nosotros es suspicaz que los organismos reprimen al pueblo que pacíficamente protesta  pero que cuando hay saqueos, cuando hay violencia ellos se acuartelan y se van, se pierden de las calles del municipio”.

Aseguró que se hay gente infiltrada para dañar las protestas que la Mesa de la Unidad viene realizando en la zona. “Para nosotros es muy claro que aquí hay grupos armados enviados por los alcaldes para sabotear e infiltrar gente de su Gobierno en las protestas pacíficas que nosotros estamos realizando”.

Cuando la Policía de Mérida les impidió el paso hacia Caja Seca, lugar donde se dirigían para repartir gratuitamente tres mil litros de leche líquida que los productores querían regalarle al pueblo –dijo- ellos se retiraron del lugar.

Los dirigentes de la MUD comenzaron a repartir la leche en Nueva Bolivia, cerca del puente, cuando la policía comenzó a dispararles perdigones.

 “Nos dispararon bombas y perdigones e incluso nos pusieron las tanquetas en toda la cabecera del  puente y comenzaron a disparar de manera inclemente hacia niños, personas mayores y  mujeres embarazadas. Nos replegamos y 15 minutos después comenzaron los enfrentamientos entre el pueblo y la policía y como a las 10:00 comenzaron los saqueos”.

Rechazo

Ante los hechos suscitados, en una nota de prensa el comisario general Biagio Parisi, secretario de Seguridad y Orden Público del Zulia, rechazó los hechos. "Rechazamos y repudiamos el ataque terrorista en contra de los bienes públicos y privados, y las acciones irresponsables que ponen en juego la vida de los habitantes sucrenses y la de los funcionarios. Estamos orientados en ubicar a los líderes que provocaron estas situaciones", enfatizó Parisi.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0