DLA - Agencia | 10/04/2017 | 9:34 am
¿Venezuela será condenada?
Publicado en Los Andes Semanario del Táchira edición 62 por Ana Alejandra Laya.-

 El pecado está presente en el mundo desde su existencia, pero cuando las faltas son colectivas las consecuencias las padece toda una nación. División, inseguridad, desempleo, corrupción, bachaqueo, contrabando, son los males que padece el país. El castigo para el oprobio, dice la Biblia, es la muerte.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino… Mas él fue herido por nuestras rebeliones, fue golpeado por nuestras maldades; él sufrió en nuestro lugar, y gracias a sus heridas recibimos la paz y fuimos sanados” (Isaías 53) Por su santa Cruz, Cristo redimió al mundo.

Según la tradición Católica, han pasado más de dos milenios desde la muerte del Hijo de Dios, un sacrificio realizado por la salvación de la humanidad; sin embargo son muchas las ofensas que contra él se siguen cometiendo. Los 10 mandamientos son violados a diario y cometer cualquiera de los siete pecados capitales, y las demás faltas que de ellos se generan, es rutina. Los resultados de estos agravios son mayores cuando los afectados son los habitantes de todo un país.

Soberbia, envidia, ira, avaricia, gula, lujuria y pereza son el pan de cada día en Venezuela, no solo por las fallas cometidas por los habitantes del país, sino también por los tropiezos de sus autoridades y dirigentes políticos. Las consecuencias se observan en los padecimientos que debe enfrentar la sociedad, discusiones por el poder, no admitir el triunfo del oponente, divisiones partidistas, incremento de la inseguridad, corrupción, limitaciones para acceder a alimentos, aumento del bachaqueo y el contrabando, entre otras muchas acciones, son el resultado de años de vivir en oprobio y no arrepentirse. Como dice el papa Francisco, “el pecado más grande de hoy es que los hombres han perdido el sentido del pecado”.

Soberbia: La soberbia los corona; se cubren de vestido de violencia. Salmos 73:6

Durante 15 meses el Tribunal Supremo de Justicia se ha encargado de limitar las funciones de la Asamblea Nacional negando la aprobación de las leyes promulgadas por el parlamento de mayoría opositora. La única normativa respaldada fue la del pago de cestatickets para jubilados y pensionados.

Sin embargo, el pasado 29 de marzo a través de sus sentencias 156 y 157, el ente judicial eliminó a los diputados sus competencias para legislar y su inmunidad parlamentaria, alegando desacato. La situación ha generado protestas en contra de la medida y reacciones por parte de instituciones internacionales; entre ellas la Organización de Estados Americanos –OEA- cuyo presidente, Luis Almagro, denunció un autogolpe de Estado. La respuesta del  mandatario nacional, Nicolás Maduro, fue que pretendían atentar contra el Estado de Derecho mediante falsedades e ignominias. La fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, aseveró que las sentencias eran una violación al orden constitucional”; posteriormente el TSJ corrigió la decisión y devolvió la inmunidad y sus funciones a los legisladores. Finalmente, para el Ejecutivo la situación se trató de un impasse.

Por otra parte, los problemas del sector salud se acrecientan con el paso del tiempo. El Colegio de Farmaceutas reportó para el 2016 un 85% de escasez de fármacos. Cientos de personas en el país a diario solicitan ayuda para comprar los medicamentos e insumos.

A principios de este año, una delegación de Canadá ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas instó a Venezuela a tomar medidas inmediatas para garantizar “una provisión de medicinas esenciales a la población, incluyendo la aceptación de asistencia y cooperación internacional”. La respuesta de las autoridades fue que por ahora tales sugerencias no serían tomadas en cuenta; pues, a su juicio “pueden prestarse a confusión, dado a que contienen una fuerte orientación politizada y negativa”, y “contribuyen a exacerbar las consecuencias negativas de la incesante guerra económica, del constante asedio y las permanentes amenazas que han llevado a un bloqueo progresivo del país”.

De acuerdo con la coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida, más de cuatro millones de personas están en riesgo por la escasez de medicinas; sin embargo, pareciera ser más fuerte el orgullo que la necesidad.

Ira: El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca. Proverbios 29:22

El incremento de la inseguridad es una constante preocupación entre los habitantes del país. Muchas personas han sido víctimas de robos, secuestros, homicidios y demás acciones violentas.

Pese a los planes de seguridad ejecutados por el Gobierno, entre los cuales destaca la Misión a Toda Vida Venezuela, en la que desde el 2013 se han invertido Bs. 10.765.862.042, según cifras de Transparencia Venezuela, y la ejecución de la Operación Liberación del Pueblo –OLP- este flagelo sigue creciendo.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Violencia –OVV- para el 2016 se registraron en el país 28.479 muertes violentas, es decir 91,8 homicidios por cada 100.000 habitantes. En el 2015 se perpetraron 27.875 asesinatos.

Las cifras del Ministerio Público son menores, pero no dejan de ser alarmantes, el organismo indicó que en 2016 el número de muertes fue de 70.1 por cada 100 mil habitantes; mientras que en 2015 era de 58,1 personas por cada 100 mil habitantes; además en ese entonces, de 17 mil 778 homicidios perpetrados, 14 mil 578 venezolanos fueron asesinados con armas de fuego.

La violencia no solo es generada por antisociales, los cuerpos de seguridad también suman víctimas, la fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, indicó que el año pasado se registraron 4.667 muertes a manos de la Policía.

Los homicidios no son la única muestra de ira entre la colectividad venezolana. El enojo de la sociedad ante los constantes ataques por parte de los ladrones ha generado que las personas tomen la justicia por sus propias manos.  Los linchamientos en 2016 incrementaron un 650%, registrándose un promedio de tres casos a la semana. En el caso del estado Táchira, ante la desconfianza en las autoridades, 37.5% de los habitantes aprueban estas prácticas, evidencia un estudio realizado por la referida organización.

Envidia: Porque donde hay envidia y contención, allí hay perturbación, y toda obra perversa. Santiago 3:16

Algunos parecieran envidiar el poder y sus beneficios, mientras otros añoran el liderazgo creciente que han mantenido los líderes del bando contrario y eso los ha llevado a destruirse los unos a los otros.

Los problemas entre oposición y oficialismo han sido una constante y con el paso de los años las diferencias crecen, generando división. Solo en el 2016 se registraron, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad, 5.772 protestas, diversas ONG sostienen que durante la mayoría de ellas hubo detenciones arbitrarias y violaciones de Derechos Humanos.

Las manifestaciones en contra de las actuales autoridades no han cesado, generando enfrentamientos entre ambos sectores. Algunas de las más recordadas son: el intento de Golpe de Estado del 11, 12 y 13 de abril de 2002, que dejó como resultado 19 homicidios. El paro petrolero entre diciembre de 2002 y febrero de 2003; en medio de las protestas en apoyo a esta actividad, el 6 de diciembre fueron asesinadas tres personas en la plaza Altamira de Caracas. Durante las protestas suscitadas en abril de 2013 en contra de la elección de Nicolás Maduro como presidente, al menos 9 personas murieron durante las mismas. En los disturbios acontecidos entre febrero y mayo de 2014, se contabilizan más de 40 muertes relacionadas con estos hechos.

Se han efectuado detenciones de líderes partidistas, ciudadanos y militares que se expresan en contra del Gobierno. En la actualidad el Foro Penal Venezolano contabiliza más de 100 presos políticos. Las inhabilitaciones a los dirigentes opositores también han sido constantes y han funcionado como una manera de neutralizarlos.

Gula: León rugiente y oso hambriento. Es el príncipe impío sobre el pueblo pobre. Proverbios 28:15

A principios de 2017 el experto antiterrorismo, Jerry Brower, aseveró durante una entrevista que la fortuna de la familia Chávez ascendía a 1.8 billones de dólares y publicó un presunto estado de cuenta de la hija del expresidente, María Gabriela Chávez, cuyo saldo indicaba que tenía depositados entre 736 millones de dólares en el Frabz Federal Bank. En 2013 el diputado de la Asamblea Nacional, Carlos Berrizbeitia, denunció que el presidente Maduro gastaba más de 80 mil dólares diarios durante sus viajes al exterior, hasta el segundo semestre de ese año habían sido 16 y el costo ascendía a 7 millones de dólares. Por su parte, el Mandatario nacional aseveró recientemente que el diputado Julio Borges gastaba hasta 500 millones de bolívares en publicidad.

Mientras tanto, muchas familias venezolanas no perciben ingresos suficientes para costear la alimentación y demás gastos del hogar. La Canasta Básica aumentó en enero a Bs. 832.259,95, según el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros, y el salario mínimo de un venezolano es de Bs. 40.638 más 108 mil bolívares de cesta ticket; además, hay quienes perciben menos de este ingreso. A la falta de dinero se suma la escasez de productos que según Datanálisis, para el 2016 se promediaba en 82%.

Toda esta situación ha motivado un cambio en la dieta de los venezolanos, sobre todo entre quienes tienen menos recursos debido a que no tienen qué comer, muchos rebuscan alimentos entre la basura y se limitan a comer entre una y dos veces al día para ahorrar los pocos alimentos que tienen. No hay cifras oficiales, pero los especialistas sostienen que la situación es alarmante y según la fundación Cáritas el país se encuentra ante una crisis humanitaria debido al incremento de la desnutrición.

Mientras algunos tienen recursos a manos llenas para comer, viajar al exterior, hacer campañas políticas, en diversos estados han reportado el fallecimiento de personas debido a la falta de alimentos; solamente en el estado Zulia, para julio de 2016 habían muerto seis niños de desnutrición.

Avaricia: "El que ama el dinero, no se saciará de dinero; y el que ama el mucho tener, no sacará fruto. Eclesiastés 5:10

De acuerdo con una investigación realizada por Transparencia Venezuela, el Estado venezolano es propietario de 511 empresas, 70% de ellas se habrían creado o expropiado desde el 2001, durante los primeros años de mandato de Hugo Chávez. Además, solo entre 2006 y 2010 el Gobierno fundó y se apoderó de 185 compañías, y del 2011 al 2016 sumó otras 120 organizaciones.

A lo largo de los 18 años del actual Gobierno se ha registrado la expropiación de diferentes empresas con la finalidad de hacerlas más productivas; sin embargo, para algunos el efecto ha sido el contrario. Transparencia Venezuela indica que en el 2016 al menos 70% de estas compañías sumaron pérdidas que ascienden a 1,29 billones de dólares, un monto 14% superior al gasto social realizado por el Estado en las aéreas de salud, educación, vivienda y seguridad, el cual fue de 1,13 billones.

Por otra parte, durante el año 2014 las autoridades nacionales crearon el Cuerpo Nacional Contra la Corrupción; pero tras un año de funciones, a finales de 2015 solo habrían presentado cinco informes para su consideración. Las acciones realizadas por el organismo son poco conocidas e incluso algunas Organizaciones No Gubernamentales han cuestionado su efectividad.

Aun con el funcionamiento de este cuerpo, diferentes instituciones han denunciado casos de corrupción en el país. A inicios del año el parlamentario Julio Montoya aseveró que la empresa brasilera Odebrecht habría pagado en sobornos y sobreprecios, al menos mil millones de dólares en Venezuela. La constructora solo reconoció haber otorgado 90 millones en coimas. El caso es ampliamente investigado porque el 80% de las obras a cargo de la compañía están inconclusas.

En marzo de 2017, la Fiscalía acusó a 4 exempleados de Pdvsa por la comisión de diferentes irregularidades durante el manejo y compra de materiales para la empresa petrolera. También señalaron a uno de los exgerentes de Conviasa de peculado doloso y concierto de funcionario público con contratistas.

La corrupción es quizás uno de los grandes males que se ha presentado durante los diferentes gobiernos nacionales y contra el cual han intentado luchar, en ocasiones sin tener mucho éxito porque en distintas épocas pareciera haber persistido la avaricia. 

Lujuria: En tu inmundicia hay lujuria. Por cuanto yo quise limpiarte pero no te dejaste limpiar, no volverás a ser purificada de tu inmundicia, hasta que yo haya saciado mi furor sobre ti. Ezequiel 24:13

Un estudio realizado por la Universidad Católica de Uruguay en 2012, reveló que Venezuela es el segundo país de Sudamérica con mayor consumo de pornografía infantil.

El material sexual en el país no solo se observa, sino que también se produce. A finales de 2016, los cuerpos de seguridad detectaron diversas redes de pornografía infantil. En Guayana, la Policía Científica desmanteló una banda de personas que se dedicaba a grabar estos contenidos para venderlos en Argentina y Estados Unidos, en el caso estaba implicada una mujer de 32 años que llevaba a sus tres hijas para que las fotografiaran y grabaran semidesnudas. En Anzoátegui fue detenido un Pastor evangélico y tres personas más que habrían obligado a seis niñas y adolescentes a grabar videos de corte sexual. Por otra parte, en marzo de 2017 fueron detenidos en Maracaibo, un joven de 24 años y su padre, quienes violaban a mujeres amenazándolas con un bate y un machete mientras grababan cada una de sus fechorías.

El acoso es otro de los problemas que padece la sociedad venezolana, decenas de personas constantemente son víctimas de abuso y violaciones. El diario Panorama denunció a inicios del segundo semestre de 2016 que en 7 meses solo en Maracaibo se habían registrado 64 casos de abuso sexual infantil, el 70% ocurrido en el entorno familiar. Lo más grave es que muchas de estas situaciones no son denunciadas y hay hechos tan dantescos que culminan con la muerte de la víctima.

Ante la gravedad de los diferentes casos, el Tribunal Supremo de Justicia prohibió otorgar beneficios procesales y alternativas de cumplimiento de pena a quienes sean condenados por estos delitos.

Aun cuando se registran casos graves de abuso entre niños, adolescentes y adultos, el morbo por los contenidos sexuales pareciera no disminuir; un ejemplo de ello fue la reciente difusión de un video privado realizado por las actrices Yorgelis Delgado y Erika Schwarzgruber, y el cantante Kent James, que acaparó la atención de gran parte de los habitantes del país.

Pereza: El deseo del perezoso le mata, porque sus manos no quieren trabajar. Proverbios 21:25

Debido a los elevados niveles de inflación que enfrenta el país, que de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional –FMI- para el 2016 ascendieron a 550%, son muchos los venezolanos que aseguran no obtener suficientes ingresos para cubrir sus gastos. Aunado a ello, los continuos incrementos salariales aprobados por el Ejecutivo han motivado el despido de trabajadores de diferentes instituciones públicas y privadas; así como el cierre de empresas. El FMI pronosticó que en Venezuela el desempleo incrementaría a 20%.

Las limitaciones para acceder a un trabajo bien remunerado y la necesidad de obtener ingresos extras ha conllevado a muchas personas a abandonar los estudios para trabajar, e incluso a buscar otras alternativas con la finalidad de percibir más recursos, unos se dedican al comercio informal pero otros optan por realizar actividades al margen de la ley, como el contrabando de productos hacia las naciones vecinas y la comercialización a sobreprecio de alimentos, medicinas y rubros de primera necesidad.

En lo que se refiere a la educación, la Encuesta Condiciones de Vida 2017, reveló que más de un millón de niños entre los 3 y 17 años de edad no tienen estudios; mientras que los infantes de tres a cinco años pertenecientes al quintil más pobre de la población, no han tenido acceso a la Educación Inicial. Además, solo uno de cada cinco jóvenes de entre 18 y 24 años de los sectores con menos recursos se dedica a estudiar. Asimismo, según el Ministerio de Educación, entre 2005 y 2015 un total de 141.823 estudiantes de primaria y secundaria desertaron.

La tasa de desocupación también ha aumentado. Para abril de 2016, el Instituto Nacional de Estadística publicó que 1.035.238 venezolanos no ejercían ningún tipo de actividad laboral o educativa, y la cantidad de personas ocupadas descendió a 13.089.08, una de las cifras más bajas desde el inicio del Gobierno de Nicolás Maduro.

 

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions