DLA Columnas | 18/05/2015 | 2:00 am
Cultura y democracia: el caso Trujillo.

Por: Aníbal Rodríguez Silva.

Cultura y hegemonía son dos ideas absolutamente antagónicas. Como antagónicas son las ideas de socialismo-leninismo y democracia. La cultura no es el espacio de distracción y simple disfrute. Esa, es tal vez, una idea banal de la cultura. La cultura como espectáculo. Por el contrario la cultura es lo que nos define como humanos y nos diferencia de la naturaleza y los otros animales incapaces de crear cultura. Por la cultura los humanos llegamos a realizarnos como tales. Nos permite concretar el proyecto de ser que existe en cada individuo. En Venezuela, durante los últimos tres lustros, la idea de cultura que ha permanecido como política pública es la de cultura como hegemonía. Tanto los espacios culturales como el financiamiento de los proyectos culturales dependen de someterse a los designios del proyecto militarista que nos ha gobernado.  Los espacios culturales como museos, ateneos, etc. han sido secuestrados, arrebatados, expropiados a la sociedad plural  que por años los mantuvo activos. El Teatro Teresa Carreño dejó de ser el espacio para el que fue hecho, y que desde hace siglos define a los teatros, para convertirlo en el circo político; primero, de Hugo Chávez, y luego, de su hijo no-nato, Nicolás Maduro. 

En Trujillo, esta política pública se ha cumplido a cabalidad. Hugo Cabezas y sus secuaces “culturales” Huma Rosario y Benito Flores expropiaron, expoliaron y robaron bienes culturales de instituciones con más de 60 años de tradición. Los ateneos de los municipios Valera, Trujillo, Escuque y otros, son la muestra de la incorporación de nuestro estado al proyecto de  modernidad  que nacía tras la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, además de la incorporación del estado Trujillo al mundo. Los trujillanos, por intermedio de estas instituciones, dejaban tras de sí su proverbial parroquialismo decimonónico y se hacían ciudadanos del mundo. En un estado con alto índice de pobreza y de analfabetismo, estas instituciones vinieron a fortalecer la formación de los ciudadanos para una Venezuela que aspiraba a la pluralidad y a la democracia. A estas alturas, considero que el sistema judicial de Trujillo se encuentra en mora con los ciudadanos decentes de la región. Todavía no hay sentencia firme, para quienes, teniendo la responsabilidad de cuidar los bienes culturales de todos los trujillanos, los privatizaron a su favor ilegalmente. Me refiero por supuesto al ex-cronista de la ciudad de Trujillo y nada más y nada menos, que al ex Director de Educación regional.

La cultura le da vida a las ciudades. Los centros de nuestras ciudades han sido abandonados al mal y a la oscuridad. Solo los valientes se atreven a pasear por el centro de Trujillo después de la 7 de la noche. Sin embargo, la Universidad de los Andes, en su compromiso con la ciudad, mantiene una programación cultural constante en la vieja casona donde nació el más ilustre de nuestros ciudadanos: Mario Briceño Iragorry. La idea es mantener activa las noches de la ciudad, luchar contra el toque de queda impuesto por la inseguridad y la delincuencia. Nuevamente, como hace algunos años con respecto al Ateneo y Centro de Historia, un rumor recorre la ciudad. Un rumor que sube por la calle Bolívar y baja por la calle Independencia. La toma de la vieja casona de Mario Briceño Iragorry por parte de quienes nos mal gobiernan, espacio en el que, en tiempos de crisis económica, la Universidad ha invertido dinero para dignificar el centro de Trujillo. No hay actividad cultural en el Ateneo de Trujillo, tampoco investigación histórica en el Centro de Historia, mucho menos en la Biblioteca pública, sin embargo, quieren a la fuerza ocupar un espacio que la Universidad de los Andes ha dignificado. No nos extrañaría que en el futuro, en vez de escuchar a esos grandes músicos regionales como Richard Rodríguez y Ann Cauz, veremos una cola que compita con los comercios chinos, pues, Luz del Valle Castillo, nuestra ilustre alcaldesa, inaugurará en la vieja casa de los Briceño Iragorry un Mercal.

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions