DLA Columnas | 25/01/2017 | 1:00 am
¿Obligados a dialogar?

Por: Gloria Cuenca

¿Quién lo diría? ¿Habría que dialogar a la fuerza? ¿Cómo pensar que se puede lograr un proceso dialogante obligado? Así son las expresiones de quien, evidentemente, con todo en contra, no se da cuenta y hace afirmaciones que se corresponden a otros tiempos, cuando las palabras de los dirigentes revolucionarios tenían audiencia y credibilidad. Como si fuera poco, pretende asustar manejando armas y amenazando. ¡Dios mío! Pero ¿Qué le pasa a ese personaje? El Gobierno sirve para amedrentar y reprimir a la oposición, al pueblo inerme y hambriento. Son fuertes ante los débiles, mientras que frente al hampa desatada, el hambre extendida, la precariedad de la salud y demás desgracias que amenazan a los más vulnerables, son indiferentes e insensibles a los reclamos y sufrimientos de quienes dicen defender. Común escuchar a politiqueros, que no son políticos, predicar una cosa y hacer exactamente lo contrario. Lo hacen sin ningún rubor. Elementales, básicos, se autoconvencen de que están siendo coherentes. Es decir, no habría disociación entre su manera de ser, pensar, sentir y actuar. Lo que notamos: la sistemática forma embustera de manejarse. Se dedicaron a poner en práctica aquello de que “una mentira dicha cien veces se hace verdad”. La derrota de la terrible propaganda nazi, de los espantosos años del estalinismo y la “pedagogía del terror” de la sangrienta Revolución cultural china y los demás desastres -Cuba y su período de hambre, llamado eufemísticamente “período especial” (tiempo de una hambruna nunca vista)- demuestran que ese tipo funesto de propaganda no se transforma en verdad y tiene sus días contados.

Se pretende que siga el diálogo entre oposición y gobierno en Venezuela a juro. Debería preguntar a sus maestros, “los cubanos del G2”, cómo han hecho ellos para dialogar desde hace mucho tiempo con sus supuestos y odiados enemigos, los delegados del imperio. Salen acuerdos, logrados en negociaciones secretas. Después de que Obama entregue el poder, sabremos si han cumplido acuerdos, peticiones hechas y abrir las negociaciones. Es cuento que, en una oportunidad dije, contradictorios lectores, había llegado la hora de contar. Según los informantes, los cubanos hicieron una petición sencilla. ¡Qué lástima! Se me acabó el espacio. Será en otra oportunidad.

@EditorialGloria

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions