DLA Columnas | 30/11/-0001 | 12:00 am
El Fandi y Luque a hombros

Por: Leonardo Hernández Pineda columnagranayoro@gmail.com

Erick Cortés con su primero, un toro de bonitas hechuras le saludó correctamente con el capote, abriendo el compás. Con la muleta instrumentó un trasteo que el diestro acopló a las embestidas del toro, destacando una tanda con la mano izquierda que le salieron de pintura. Lastimosamente el toro se fue apagando, por lo que las partes finales del trasteo perdieron intensidad. Tras recetarle una espada completa, se lo quitó de encima luego de tres viajes con el descabello. Fue silenciado, no sin antes oír un aviso. Con su segundo, un toro en el que no se confió el torero maracayero, un animal soso al que sin embargo, el torero nacional le porfió y logró sacarle pases de buena factura, destacando algunos naturales. Se perfiló y tras descabello, mandó al destazadero a su oponente.

La primera oreja la cortó el granadino David Fandila "El Fandi" tras realizar una faena vibrante. Recibió al toro a la Verónica despacio. Fácil y atlético con las banderillas, metiéndose el público en el bolsillo. Con la pañosa instrumentó una faena a media altura, inteligentemente cuidando al toro. Pases por ambos pitones de buena factura. Como el toro lidiado anteriormente, se le acabó el gas por lo que el diestro español optó por toreo de galería. Tras espadazo y un golpe de descabello, se lo quitó de encima.

"El Fandi" logró indultar el quinto toro del festejo,de nombre "Limonero", un animal bravo al que el diestro hispano inició su faena de muleta de rodillas pegándole dos tandas que colocaron la plaza al rojo vivo. Pases por los dos pitones, mandando y templando. Toreo tremendista en las postrimerías de la lidia. Petición de indulto, el que concedió casi de inmediato la autoridad. Dos orejas simbólicas.

Definitivamente, la mala fortuna acompañó esta feria al sevillano Daniel Luque, pues si ayer tuvo dos garbanzos negros frente a él, hoy la espada le ha quitado las orejas ganadas a toda ley. Con su primero, un toro rajado, se enfrascó con él y poco a poco le exprimió una faena; como se suele decir, sacó agua de un pozo seco. Mostró querer y se justificó hasta donde la gasolina que tenía la res le duró. Entró a matar dejando una espada entera, el animal tardó en caer y por allí se esfumó la oreja. En su segundo, la suerte cambió, estuvo en lidiador, pues a base de consentir, el animal logró meterlo en la muleta y sacarle partido. Pases con la mano diestra de muy buena factura, haciendo lo mismo con la mano zurda. Sonó la música y al compás del pasodoble, el torero de Gerena instrumentó faena de calo en los tendidos. Tras espada entre ale fueron concedidas las dos orejas.

 

El Fandi triunfal

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions