Carniceros de Táchira buscan acuerdo para poder trabajar después de dos meses paralizados

Definen estrategias de acción este viernes los carniceros,  ganaderos y vendedores de pollo del Táchira en una reunión general donde han sido invitados el llamado protector del Táchira y la gobernadora de la entidad, a fin de comenzar un despacho regular del producto en la región


Para este viernes está prevista una reunión ampliada entre  todos los integrantes de la cadena de producción y distribución de carne y pollo en el Táchira, después de dos meses sin poder  vender el producto por las medidas del gobierno nacional sobre el precio de venta, acción que los deja fuera de servicio o actividad.

Franklin Plazas, vocero de los carniceros del Táchira, dijo que  convocan a todos los relacionados con el sector  de carne y pollo a asistir a la reunión que se celebra este viernes a las diez de la mañana en Asogata, donde  presentarán propuestas en relación a la situación  grave que enfrentan, “lo que queremos es poder volver a trabajar, abrir nuestros negocios y que la gente tenga la posibilidad de volver a comprar carne y pollo a un precio justo para todos”, dijo.

A la reunión fue invitada la gobernadora del Táchira Laidy Gómez, así como el denominado protector del Táchira, Freddy Bernal, a fin de que eleven la gravedad de la situación al nivel central y puedan llegar a un acuerdo, debido a que el precio de la carne en los mataderos es cinco veces mayor, al precio que exige el gobierno los carniceros la vendan  en sus establecimientos, lo que no permite comercializar, “nadie puede comprar un producto cinco veces por encima de lo que lo va a vender”,  señaló Plazas.

A la reunión están invitados ganaderos, distribuidores y carniceros de todo el Táchira, y buscan, de acuerdo a Plazas, poder -entre todos- plantear el problema, hacer las propuestas e iniciar de nuevo  la venta regular de la carne y el pollo que mantiene  sin el alimento a la mayoría de la población de la región.

De igual modo expresó el vocero, que conformarán de manera formal un asociación que represente a los carniceros del Táchira,  a fin de organizarse para poder presentarse como un grupo sólido quienes junto a los otros gremios del sector defiendan su derecho al trabajo y su obligación de mantener con suministro a los tachirenses.

Más de un 90 por ciento de las carnicerías del Táchira están cerradas, la venta de carne se viene haciendo por parte de algunos de manera clandestina, porque vender el producto por encima del precio que lo regula el gobierno nacional trae pena de cárcel y el decomiso del producto.