La vaida de puentes y mnal estado de la vialidad es otro elemento que afecta al sector agricola y pecuario

SAN CRISTÓBAL. (POR: Judith Valderrama). La escasez de combustible no solo los afecta  para  la movilización, también requieren el combustible para las maquinarias. “Es fundamental en el proceso de ordeño, pues debido a las permanentes interrupciones del servicio eléctrico, no tenemos más opción, estamos obligados a las plantas eléctricas que se alimentan de gasolina o gasoil, así como equipos menores de guarañas, bombas de agua, tractores”.

Así lo explica Leonardo Figueroa, presidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira –Asogata-. Dice que el transporte de ganado se hace casi imposible en  muchos casos, trasladar los animales entre finca y finca o a los mataderos donde serán beneficiados no es posible siempre,  porque el transporte colapsa por falta de combustible y para conseguirlo se debe comprar gasolina revendida, lo que sube el valor de los fletes hasta un 2 mil por ciento.

Los costos de movilización y operatividad en producción pecuaria se trasladan al consumidor, lo que revela una de las causas de la hiperinflación de los productos derivados del ganado “porque finalmente quien va a pagar es el consumidor; pero el combustible no es todo, a esto se suman los problemas que ya se vienen arrastrando, como el mal estado de las vías, la escasez de semillas, fertilizantes, la inseguridad y más”.

Figueroa sostiene que no solo la población tachirense sufre por la situación de los productores de ganado del Táchira, el problema  contagia a todo el país porque el 10% del consumo nacional de carne y lácteos se produce en esta región. “A pesar de ser un estado pequeño, tiene excelentes tierras para la producción de carne y lácteos, y cubre casi la mitad del consumo nacional en hortalizas y verduras”.

-¿Se ha reducido la comercialización de la carne por los efectos de la crisis de la gasolina?

-“Sí, ha bajado mucho el beneficio de los animales por la problemática tan importante que tenemos y no solo en el combustible, sino por la situación general que enfrentamos en el país. No  se puede hablar de porcentajes porque no hay estadísticas por ninguna parte, y los entes gubernamentales que emiten las guías de movilización no los presentan en  ningún momento. Pero en esta crisis la matanza ha bajado al menos un 40%. Un matadero que mata 500 reses bajó  a 200 o 300, porque si benefician muchos animales se llenan las cavas y no se puede trabajar más”.

En relación a la producción de lácteos, sostiene el presidente de Asogata que donde más se produce queso es en la zona norte de Táchira, en Coloncito, de donde salen unas 600 cavas a la semana hacia el centro del país, “el comerciante hace el mayor esfuerzo para hacer llegar el producto y compra gasolina bachaqueada; pero los  costos finalmente se trasladan al consumidor final”.

La producción cambia para adaptarse y la dificultad de traslado de los productos o la falta de combustible para operar las plantas eléctricas que se usan. Ante las circunstancias, el queso que más se  procesa es el duro o semiduro, por su mayor durabilidad. “Pero se termina afectando todo un país, sobre todo la gente más pobre que debe pagar los altos costos y puede dejar de comer, lo que lleva a más hambre y no sabemos en qué va a parar esta crisis”.

la gasolina más cara del mundo

 

Pérdidas incalculables en el Táchira y el país ha dejado la aguda crisis por el combustible de las tres últimas semanas. El presidente de Fedecámaras, Daniel Aguilar, asegura que ni siquiera tienen esperanzas  inmediatas de solución, “es simple, no se puede producir sin combustible. En el campo la gente no tiene cómo ir a sus fincas,  si tienen leche o carne almacenada deben guardarla en los refrigeradores y no hay electricidad regular; pero tampoco tienes cómo poner a funcionar la planta eléctrica,  ni las motobombas, fumigadoras  y tractores”.

Para Aguilar, la crisis del combustible tiende a acentuarse más en los próximos días: “cuando las gandolas llegan a su destino con las hortalizas ya se ha perdido gran cantidad de sus productos, como lechuga, tomates, otros. Y la cantidad de tiempo que pierde un amigo campesino haciendo una cola por gasolina en lugar de estar regando, sembrando o atendiendo su producción, convierte a la gasolina que se vende en Venezuela en la más cara del mundo”.

Sabemos que hay productos derivados de la química que no han llegado al país, pero el problema es antiguo y se ha ido acumulando. Este año han cerrado más del 15% de las empresas y sobre todo en Táchira, donde el colapso es mayor. Es muy difícil producir sin combustible, sin efectivo para pagar a los trabajadores, los bancos tienen un monto tope de pago, “en el campo tienes que pagar a los trabajadores en efectivo. Toda esa gran cantidad de trabas hace que el aparato productor se estanque. Antes teníamos, cuando comenzó este régimen, más de 17 mil empresas en plena producción…, qué tenemos ahora, no más de 5 mil empresas”.

En el caso del comercio, dice Aguilar que muchas veces los negocios no tienen nada qué vender y el empleado no llega a trabajar porque no hay transporte, porque no hay combustible.   “Para el tachirense es muy difícil, porque al tachirense le gusta trabajar y aún le enviamos alimentos a 200 ciudades del país; pero deberíamos enviarles a  todo el país”.

Refuta que el Gobernador hable de  que se requieran unas 70 gandolas diarias de combustible para el Táchira; señala que con 50 se  cubriría el mercado automotor si son bien  distribuidas.

 

DATOS

*1 millón 400 mil kilogramos de hortalizas que se producen en la zona de la montaña tachirense por semana, están a punto de perderse porque no hay combustible para trasladarlas.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

*Desde la zona de montaña se surte el 47% del consumo de hortalizas de la gran Caracas. Salen cada semana hacia la capital 900 camiones de productos del agro.

*En más de 60% se reduce la cantidad de hortalizas que se ponen en el mercado nacional desde la zona de montaña del Táchira, hacia la capital y centro del país.

* Fedecámaras: “Cuando comenzó el régimen  habían más de 17 mil empresas en plena producción; ahora no hay más de 5 mil empresas”.

* Fedecámaras: Este año han cerrado más del 15% de las empresas y sobre todo en Táchira donde el colapso es mayor.

* Asogata: 10% del consumo nacional de carne y lácteos se producen en el Táchira.