Un par de obreros salieron a trabajar el lunes de 9 de octubre con rumbo a una finca ubicada en el sector Puente de Hierro, parroquia Santa Apolonia del municipio La Ceiba, donde ambos eran los encargados de resguardar los bienes del terreno. Normalmente se comunicaban con sus familiares, pero tras no hacerlo, sus familiares fueron a buscarlos y no los encontraron, temiéndose lo peor.

En horas del mediodía del martes, sus parientes y personas más allegadas, se internaron en la finca para buscarlos. Con el pasar de los minutos la angustia se apoderaba de cada una de las personas en la intensa búsqueda. No los encontraban. Finalmente, en una zona enmontada de la finca, reposaban los cadáveres de dos hombres, estos presentaban heridas por arma de fuego.

Los familiares los reconocieron, se trataban de sus seres queridos, los cuales fueron identificados como: José Natividad Terán Infante (68) y Hugo Alexander Rivas Herrera (25). Se presume hayan sido abordados por sujetos desconocidos, quienes los amedrentaron y bajo amenaza los condujeron a dicha zona y los acribillaron hasta segarles la vida.

El Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) acudió a la escena del crimen e hizo la respectiva recolección de evidencias, luego realizó el levantamiento para trasladarlos a la morgue del Hospital Central de Valera en la unidad del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses (Senamecf).

Declaraciones

El equipo reporteril del Diario de Los Andes asistió al recinto patológico de la ciudad de Valera y logró obtener declaraciones de un hermano de Hugo Alexander Rivas Herrera (25), quien declaró: “No sé mucho acerca de lo que pasó, pero Hugo me comentó que hace meses fue víctima junto a su compañero de cobro de vacuna, hasta ahora desconozco si se negaron a pagar nuevamente, por lo cual pudieron haberlos asesinado”, comentó.

José Natividad Terán Infante (68) no ha sido reconocido por sus familiares.

“No tengo conocimiento de si mi hermano y el señor José eran amigos”, finalizó. En la morgue de Valera aún reposa el cuerpo de José Natividad Terán Infante (68), quien todavía no ha sido reconocido por sus seres queridos, pero se conoció que este tenía familiares en el municipio Pampán. El Cicpc maneja como hipótesis principal el cobro de vacuna, pero no descarta la venganza como detonante.

Hugo Alexander Rivas Herrera (25) fue víctima de extorsión meses atrás. Fotos: Andrea Briceño Toro.

Hugo Alexander Rivas Herrera (25) era natural de Caracas, poseía residencia en Caja Seca, estado Zulia, pero se había mudado a territorio trujillano hace ocho meses para trabajar de encargado en la finca. Rivas dejó un hijo de cuatro años, vivía en concubinato junto a su pareja sentimental y presentó dos antecedentes ante la Subdelegación Caja Seca por lesiones personales (09-03-2015) y porte ilícito de arma (24-05-2016).

 


 

Cobro de vacuna

Los productores, propietarios y trabajadores agrícolas de las diferentes haciendas y fincas instauradas a lo largo y ancho de los municipios que conforman la Zona Baja, son víctimas constantes del cobro de vacuna y la extorsión, delitos por los cuales les piden pagar altas cantidades de dinero para no atentar contra sus vidas o la de sus familiares. Habitantes claman por más seguridad en dichas jurisdicciones.