Necesitamos conciencia, madurez y patriotismo

El dirigente de Copei, Néstor Rives opinó que para nadie es un secreto que hay una expectativa sobre la posible candidatura de Lorenzo Mendoza, “en lo personal veo con buenos ojos esa posibilidad, sin embargo, no debemos dejarnos llevar por la emotividad y el idealismo, digo esto porque me he topado con muchas personas que señalan que si no es Lorenzo Mendoza el candidato de la unidad entonces no votaran”.

Agregó “creo que no es momento para dejarnos llevar por esas emociones, tenemos que actuar con cabeza fría, quien sea el abanderado de las fuerzas democráticas debe contar con el apoyo de todos los que aspiramos que se dé un cambio político en el país, hay que entender que Maduro no es mejor que cualquier candidato que nosotros escojamos”.

Abstención es la mayoría

Por otro lado en torno a las condiciones para llevar a cabo el proceso electoral, Rives afirmó “el régimen ha orquestado toda una tramoya para generar desconfianza en el voto como arma política para generar un cambio, nosotros en ocasiones nos hacemos eco de eso y sin duda ha influido en que la gente se abstenga de ir a procesos electorales”.

Agregó “el gobierno no es mayoría, lo que ha quedado demostrado es que esa mayoría está en los que se abstienen, eso lo podemos ver en los resultados de los últimos procesos electorales donde la abstención supera el 60%”; explicó que el gobierno aglutina poco más de 5 millones de votos y si se compara con el universo electoral que es de unos 19 millones se pueden sacar conclusiones.

De igual manera sentenció “hay que motivar a la gente no en torno de quién es la figura del candidato presidencial, sino en el hecho de derrotar al régimen, pero para eso se necesita una organización que gire sobre un alto grado de conciencia, de madurez y de patriotismo”. Finalizó detallando que es necesaria la conciencia para no caer en desaliento, entender que el país no aguanta seis años más a este gobierno, madurez para poner fin a las auto descalificaciones y el patriotismo para comprender que no es el momento de alguien sino de Venezuela.