Evelina de Apolo, magistrada del Tribunal Supremo de Justicia, participó en una sesión plenaria del Senado de Colombia en representación de sus colegas y denunció los abusos de los que han sido víctima ella y sus compañeros, por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.

En su intervención, indicó que la grave crisis que enfrenta Venezuela se agudizó en 2017 y agradeció que las instituciones colombianas estén en pleno conocimiento de ello.

Aseguró la constante violación de los derechos humanos que existe en el país y que los órganos de represión del Estado, los poderes Judicial, Electoral y Moral están subordinados al Gobierno y, por lo tanto, no se cumple con el principio constitucional de la separación de poderes.

A su juicio, “el tema de mayor importancia de este momento histórico de nuestro país lo encontramos en la convocatoria hecha por el presidente Maduro para la realización de una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), la cual solo puede ser convocada por el pueblo y en Venezuela no fue así”.

Asimismo, señaló que “es una usurpación a la soberanía del pueblo. La ANC es del presidente y no del pueblo”. Indicó que “no cabe duda que el principal propósito de la ANC es terminar de dejar sin efecto la Constitución de 1999”.

“Nosotros los magistrados fuimos designados por la Asamblea Nacional electa por el pueblo y como no fuimos reconocidos por el Gobierno, la Sala Constitucional del TSJ nos sacó de nuestros cargos asegurando que somos traidores a la patria, bloqueó nuestras cuentas y prohibió vender nuestras propiedades. Ordenó detenernos y nos vimos obligados a entrar en la clandestinidad en nuestro país. Estamos por el mundo 33 magistrados: unos en Colombia y los demás en otros países”, explicó.