A tempranas horas de este miércoles, habitantes del barrio San José de Las Flores Alto, en la ciudad de Mérida, trancaron la avenida Los Próceres en protesta ante la falta de gas doméstico.

La protesta se registró en el semáforo ubicado en la intercepción con la venida Cardenal Quintero, pasadas las 7:00 de la mañana.

Los vecinos formaron una cadena humana con la que cerraron la vía, pero adicionaron algunas bombonas y piedras sobre el asfalta para impedir por un par de horas el paso vehicular.

Situación similar se vivió en el sector La Montañita, de El Salado, en Ejido, de manera simultánea y por la misma causa.

Y es que la falta de gas en el estado Mérida se ha convertido en una constante para quienes habitan en los diferentes municipios.

Los primeros que comenzaron a sufrir la escasez del vital producto en los hogares merideños fueron los pobladores de El Vigía, quienes además de reclamar lo difícil que es poder encontrarlo, han denunciado en reiteradas oportunidades los altos precios que deben cancelar por el llenado de las bombonas.

Esta situación ha llevado al pueblo a protestar pacíficamente en las diferentes comunidades, calles y avenidas principales de ciudades como Mérida, Ejido y El Vigía.

“Hay que pagarles a quienes despachan”

Una grave denuncia sobre el costo que representa para las comunidades obtener el gas doméstico en el municipio Libertador fue hecha por Yurian Mujica, habitante de Residencias Independencia, donde tienen más de un mes sin gas y para poder llenar la bombona del edificio deberán cancelar una exorbitante suma a quien haga el despacho del producto.

“Aquí en las Residencias Independencia tenemos en todos los edificios más de un mes sin gas, cuando se llama a las compañías nos indican que no hay gas; sin embargo, cuando agarramos a los señores de las gandolas por fuera nos dicen pregúntenle a tal residencia como fue que hicieron y cuando vamos hasta allá nos dicen: nosotros tuvimos que pagarle cuatro veces más al chofer para que nos traiga el gas”, dijo Mujica.

La cancelación por el llenado de las bombonas en los edificios depende de la empresa, “hay unos que están cobrando 400 mil, otros 200 mil, dependiendo de cuanto quiere la comunidad que les llene”.

Si se trata de las bombonas de 5, 10 y 18 kilos, que son las utilizadas en comunidades, la gente debe hacer enormes colas en las plantas de llenado para poder adquirir el producto, si corre con suerte, ya que de lo contrario deberá pagar “por fuera” hasta 30 mil bolívares por la bombona grande para poder cocinar.

Dijo Mujica que en su lugar de trabajo cancelan esa suma si quieren tener gas y los choferes alegan que se cobra ese monto por el flete.

Explicó que la empresa que debería despacharle a la posada donde labora el gas no lo hace desde hace 8 meses, por eso se vieron en la obligación de acudir a otra empresa.

Mientras alguien explica qué sucede en realidad con el suministro de gas doméstico, los habitantes del estado Mérida continúan padeciendo y protestando, confiados en que pronto se solvente el problema.

Siguen en la calle

En horas del mediodía, tanto en la avenida Las Américas como en El Llanito y Santa Ana, vecinos de estas comunidades salieron a protestar con bombona en mano por la falta del producto.

En El Llanito, por ejemplo, los vecinos manifestaron tener dos meses sin gas y no hay respuesta. Aseguraron que seguirán en la calle si continúa la falla en el suministro.