Electores se mostraron disgustados ante el “caos” que significó determinar en qué mesa electoral les correspondía sufragar. Gráficas: Oswaldo Vergara

Con retraso de hasta dos horas comenzaron a funcionar las mesas electorales habilitadas en el municipio Valera, con motivo de las elecciones primarias de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para elegir al candidato de la oposición de cara a las elecciones regionales previstas para el mes de octubre.

Electores se quejaron de lo “engorroso, caótico y confuso” que fue el proceso eleccionario en horas de la mañana, e incluso algunos retornaron a sus labores sin sufragar. El inicio de la jornada evidenció una escasa participación, sin embargo en horas de la tarde la afluencia mejoró.

Centros electorales como el parque Los Ilustres y la plaza Bolívar de Valera fueron los más señalados con quejas de desorganización, al no darles claridad a los electores en qué mesa electoral les correspondía sufragar. Otros centros electorales como el de la plaza Sucre y la parroquia San Luis de Valera mostraron una mejor organización.

La plaza Bolívar de Valera fue uno de los centros más concurridos pero con una organización bastante deficiente.

“No voté porque un testigo de mesa de PJ me preguntó que por quién votaría, yo me negué y entonces no me quiso decir en qué mesa votaba yo”, dijo un molesto joven en el parque Los Ilustres de Valera, quien pidió resguardar su nombre.

Otros municipios como San Rafael de Carvajal y Motatán mostraron mejor organización, pero la afluencia de electores se apreció baja. Partidos políticos indicaron que el proceso se desarrolló en estas localidades amparados por la “convivencia sana” de las organizaciones partidistas.

La lentitud del proceso electoral predominó. Improvisados planes de contingencia se activaron para agilizar la jornada.

¿Qué pasó con las colas del “plebiscito?

Jesús Abreu, dirigente de PJ en Carvajal se refirió a la escasez de colas (muy notorias en comparación con el llamado plebiscito de julio pasado) para votar en horas de la mañana, dijo que “la gente espera saber quién va a ser el candidato de la oposición, para respaldarlo masivamente en las elecciones regionales”.

 

 

Así lo dijeron


Marcos Montilla. El aspirante por el partido Independientes Por el Progreso, fue el primero en ejercer su derecho al voto en la plaza Bolívar del municipio San Rafael de Carvajal. “Soy de los que creo que este 10 de septiembre el pueblo realizó el juicio inicial para luego castigar con el voto a los hacedores de mentiras y filibusteros del siglo XXI”.

“Gobierno psuvista hace invivible nuestro estado Trujillo”


Carlos Andrés González. El segundo en sufragar fue el candidato de Acción Democrática, Carlos Andrés González, quien ejerció su derecho al voto en el parque Los Ilustres de la ciudad de Valera, donde dijo que la “unidad dará muestra de fortaleza electoral”. “Ha sido una gran jornada y un proceso inédito, por lo tanto no ha sido fácil”.

“Luego de esta elección, estaremos más unidos que nunca”.


Conrado Pérez Linares. El abanderado de Primero Justicia, Conrado Pérez Linares fue el tercero en votar en el parque Los Ilustres de Valera. Comentó que la finalidad del proceso comicial es la unidad. “El objetivo es estar unidos bajo un mismo horizonte (…) Mi mensaje al pueblo es que vote en las regionales por el que gane hoy (ayer) estas primarias”.

“El candidato que salga electo será el candidato de la unidad”.  


Enrique Catalán. El último en sufragar fue el candidato de Un Nuevo Tiempo, Enrique Catalán, quien votó en la plaza Bolívar de Valera. Allí aprovechó para invitar a sumar esfuerzos, y lograr una mayor participación en las elecciones regionales. Insistió que luego de estas, la oposición debe seguir exigiendo comicios libres, como la de los consejos legislativos.

“A través del camino electoral lograremos el cambio para Venezuela”.


De viva voz

La miembro de la Comisión Electoral de la MUD en Trujillo, Olivia Pérez informó que el sistema de votación generó confusión en horas de la mañana, porque los cuadernos electorales estaban distribuidos de acuerdo a los dos últimos dígitos de la cédula de identidad de los electores, más no con un solo dígito, como habitualmente se acostumbra. Reconoció que hubo gente “que se retiró” sin votar y calificó la participación como “buena”.