AFP.- El Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos, autorizó la aplicación de una parte de la tercera versión del decreto anti-inmigración del presidente Donald Trump, en respuesta a la moción presentada por el gobierno estadounidense.

En el fallo de la corte de apelaciones del noveno distrito en San Francisco, se niega la entrada a ciudadanos de seis países de mayoría musulmana, que no tengan “una relación auténtica” con una persona o entidad en Estados Unidos.

La Casa Blanca emitió en septiembre pasado una nueva orden ejecutiva, con la cual se reemplaza una prohibición temporal de 90 días, la cual perdía vigencia y estaba dirigida a viajeros de Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen.

Sudan fue removido, y fueron agregados Chad, Corea del Norte y funcionarios de Venezuela, aunque según activistas y expertos, la idea de Trump es frenar la entrada de musulmanes y migrantes.

El juez federal Derrick Watson, en Hawai, bloqueó la prohibición para los seis países de mayoría musulmana.

No obstante, el Gobierno apeló a la medida alegando que los fallos socavan los esfuerzos de Trump en la lucha contra el terrorismo, además la corte de apelaciones de San Francisco estuvo de acuerdo con la decisión.

Están exentos del último decreto los solicitantes de visa que tengan familiares en Estados Unidos, trabajo, vínculos comerciales o posean conexiones con instituciones educativas.

La decisión excluye a los que tengan una “relación familiar cercana”, como abuelos, nietos, cuñados, sobrinos, tíos o primos.