DLA - Especial | 15/07/2017 | 9:00 pm
Lourdes Dubuc de Isea
Sabiduría, letras y amor por su pueblo

Doña Lourdes siente un profundo amor por Boconó y su gente. Es un símbolo viviente de la trujillanidad.

Gráficas: Cortesía

--- Es sinónimo de regodeo de afectos, de amor, de reencuentros, para conversar. Resaltamos el legado de un ser humano que ha vivido para servir a su gente, a través de las palabras de Historias de Vida, esperamos que se refuercen las querencias, y que siga potenciando  la autoestima de lo trujillano en la proclamación de la luz de la heredad, donde usted, doña Lourdes, es la leyenda, el compromiso y la cita con la historia para seguir buscando

Elvins Humberto González.-

Boconó es siempre reverdecida ciudad, eterna primavera de los vientos, que agasajaba y rendía pleitesía a doña Lourdes Dubuc de Isea quien cumple cincuenta años de su labor como cronista del municipio Boconó, cuya obra, de notable trascendencia, es muy bien conocida en el país.

Según las biografías escritas sobre doña Lourdes Dubuc, es nacida en la ciudad de Valera un cinco el mayo de 1928, a la fecha ya ha cumplido 79 años, con descendencia francesa por parte de su parte, José Roberto Dubuc Dupuy, quien naciera un 28 de diciembre de 1895 y falleció el 4 julio de 1936 a los 40 años, su progenitora fue María Magdalena Texier Unda, llegó a la vida un 8 de agosto de 1900, esta pareja contrajo matrimonio y se instaló en la población de Tovar, estado Mérdia. Luego de fallecer su progenitor se trasladó junto a su madre y hermanos de Tovar a Boconó, y comenzó a edificar un enorme historial lleno de sabiduría, letras, pasión, encantos y lo más importante, el cultivar el amor por un gran jardín llamado Boconó.

Lourdes Dubuc, viuda del doctor José Melpómenes Isea Leonardi, recibió el título de Licenciada en Educación, Mención Planificación Educativa (UCV, 1985). MSC Andragogía (URU, 1987).

Esta amorosa mujer se pasea por todos los campos boconeses donde le ausculta a los campesinos el tuétano de su corazón que se halla, sin la menor duda, en la cotidianidad de su folklore y de estos recorridos, conversatorios, investigaciones y escrituras doña Lourdes redondeó un formidable libro, “Romería por el folklore boconés”, un pueblo acunado entre valles y resplandores donde los luceros caminan sobre ríos.

Vida exitosa

Son muchas las hojas escritas por doña Lourdes en innumerables artículos de prensa, libros, ensayos, investigaciones; podemos nombrar como ejemplo, “Romería por el folklore boconés”, u Homero Leonardi, igualmente tiene en su haber los créditos de testimonio del viento así como Burbusay; lugar entre vientos.

En su larga y exitosa vida ha sido testigo de gran parte de la historia del Boconó de los últimos 70 años, ha visto nacer el ateneo, Mercado Tiscachic, Acción Social, también de los momentos álgidos de la ciudad como lo sucedido en los años 1951 y 1982 cuando el río se desbordó y ocasionó grandes pérdidas.

Ha sido excelente exponente de la cultura regional. Fundadora del ateneo de Bonocó, al cual le dedicó gran parte de su existencia.

En una conversa con el periodista Héctor Rafael Briceño, sintetizó su amplia labor: “soy aprendiz eterna, nunca creo que haya llegado a un zumo de conocimientos, ni de sabiduría, todo lo contrario; cada día entiendo, hay un mundo infinito por revelarnos, por atendernos y por asistirnos. Sugerimos cosas en relación a Boconó, que es una ciudad tan grata, tan bella con tantísimos años, centurias, de trayectoria y de historia, imagínense qué no habrá que decir.

El Mercado Tiscachic

En tiempos pasados, los días sábados la ciudad de Boconó se transformaba porque se puebla el Mercado Tiscachic de los trasiegos, de los olores, presencias y sabores del campo, con su voseo familiar, con el aliento del café caliente y el hervor de las comidas frugales, el vaivén de frutas y flores, reses y caballos donde se despliega una extraña poesía que se desfoga entre lo rural y lo urbano.

Fueron días formidables. Era como una visión del paraíso con su arca de Noé.

Sinónimo de afecto

Es sinónimo de regodeo de afectos, de amor, de reencuentros, para conversar. Fortalecemos el legado de un ser humano que ha vivido para servir a su gente, a través de las palabras de Historias de Vida, esperamos que se refuercen las querencias, y que siga potenciando la autoestima de lo trujillano en la proclamación de la luz de la heredad, donde usted, doña Lourdes, es la leyenda, el compromiso y la cita con la historia para seguir buscando.

Su andares en el periodismo

Nos comentaba don Luis González, entrañable amigo, que ya para el año de 1959 se dedicaba al periodismo. Conoció muy de cerca el trabajo del doctor José María Baptista, primer periodista nacido en Boconó. 

 “Desde hace muchos años cultivamos la amistad de doña Lourdes que arranca desde la era de "Tiempo y Letra", un semanario que ella dirigía junto con otras damas de la ciudad, de gran calidad literaria y empeñado el vocero en constituirse en un instrumento idóneo para emprender iniciativas de lucha en pro del desarrollo del entorno boconés. Recuerdo que intentamos incorporar a doña Lourdes a la AVP en compañía del padre Juan de Dios Andrade y del doctor Raúl Díaz Castañeda. Los tres no entraron por trámites más burocráticos que razonables al gremio de los periodistas y nos perdimos de una militancia en el gremio de tres formalidades intelectuales. En otra ocasión los periodistas nos pusimos al lado de doña Lourdes para promover su ingreso al Centro de Historia de Trujillo, donde leyera un trabajo muy valioso sobre el Bolívar periodista”.

La cronista y su gente

La historia y la búsqueda del conocimiento por aquellas costumbres de otras épocas es lo que le ha permitido el contacto  con toda la gente en Boconó sin distinción alguna, negándose en todo momento a ser una simple observadora de los hechos. Para Lourdes los cronistas se afincan en el pasado sin subestimar el presente. El cronista no es solamente un relator o un observador, o la persona que registra hechos del pasado sino que asiste como protagonista, porque "los cronistas nos negamos a ser unos autómatas, los cronistas somos críticos, por eso actuamos en muchas ocasiones próximos a las autoridades y hay algunos que nos escuchan y otros que no. Unos nos cierran las puertas y realmente es doloroso porque el cronista es una persona que está cerca de la gente, su metodología es la participación, es el respeto a la otra persona sin distinción, nosotros enaltecemos tanto a una comadrona o a una sobadora, o a un artesano que está en las capas trabajadoras del pueblo, como a un médico que haya hecho una gran labor acá, como a un músico que refleje el alma andina”.   

“El papel que tenemos los cronistas es de rescatar del olvido hechos, anécdotas, pequeñas biografías, historias sencillas de la gente que pasan desapercibidas, porque la historia se encarga de los hechos globales y como muy macro nosotros nos ocupamos de lo micro, no me individualizo sino que los cronistas actuamos cerca del pueblo, el cronista debe ser próximo a la gente, para que la gente vea en él o en ella persona de su confianza quien pueda relatar cosas tan maravillosas para que el pueblo se reconozca en el pasado”, así lo ha dejado en tantos artículos escritos (y que hemos encontrado en los archivos de DLA) por esta insigne dama nacida en Valera pero de quien el destino quiso que se anclara en los jardínes de Boconó para florecer y dejar profundas huellas.

Han pasado cinco décadas. En 1967 es nombrada como cronista oficial del municipio Boconó, trabajo que ha sabido cumplir a cabalidad, sin cobrar un bolívar. Es la cronista con más años en el cargo en toda Venezuela.

En grado de excelencia

A favor de esta notable trujillana, es hora de una mirada introspectiva que abarque esa larga etapa de su labor creadora, orientada en grado de excelencia a fundar en los niños y en los jóvenes de Boconó un espíritu eje-comunidad en las redes cotidianas de diálogo, de la solidaridad, de la comprensión, de la justicia, la igualdad y de la tolerancia que nos permitan vivir amorosamente dentro de las disidencias que son propias de la condición humana y de la libertad que ennoblece a hombres y mujeres marcados por un mismo destino de patria.

FRASE

"No me desprendo de mis trabajos, soy adicta a la alegría, ambientalista 100% y enamorada de Boconó. El mundo está abierto para las posibilidades, a mí no se me cierra el mundo".

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions