DLA - Sucesos | 6/07/2017 | 1:00 am
Vivía en Flor de Patria, Pampán
Lo acribillaron en La Puerta

Dani Alejandro Ávila Valenzuela residía en Flor de Patria, Pampán. El parrillero tenía dos armas y las descargó contra el hombre sin discusión previa.

Gráficas: Oswaldo Vergara

Aprovechó el día feriado para ir de paseo con su esposa, al caer la noche salieron de la tasca para ir por una pizza, y en esos pasos fueron alcanzados por dos sujetos a bordo de una moto, el parrillero sin discutir atacó sin piedad al hombre

Angélica Da Silva/ECS.-

Dani Alejandro Ávila Valenzuela estaba de visita en La Puerta, al sur de Valera. El día feriado era propicio para olvidarse del trabajo, se fue con su esposa a una tasca, al caer la noche decidieron ir por una pizza. La pareja cruzó la calle para ir a la pizzería que estaba a pocos metros, habían dejado el carro allí, su esposa pasó por el lado del copiloto, estaba cerca de la puerta del local, cuando vio pasar a los dos sujetos a bordo de la moto.

El parrillero vestía un suéter gris con capucha, apenas dijo una grosería y soltó unos 15 disparos contra el hombre que estaba del otro lado, en la puerta del piloto. Una bala reventó la botella de cerveza que tenía en la mano izquierda, otras tantas hirieron su cara y pecho.

La moto arrancó y se perdió de vista, mientras los vecinos y demás visitantes del casco central de La Puerta se asomaron y vieron la trágica escena. Dani Alejandro vestía zapatos deportivos blancos, un pantalón de jean y una camisa blanca con los escudos del Trujillanos F.C. que quedó ensangrentada.

Los locatarios vieron a la mujer despavorida y se acercaron a ella, mientras su esposo se desangraba en el pavimento. La policía estaba a una cuadra y llegó de inmediato, mientras un par de oficiales custodiaban la escena otros la interrogaron, ella describió lo poco que logró detallar y los uniformados iniciaron labores de patrullaje.

Curiosos se conglomeraron alrededor del cadáver, casi amontonados, murmuraban entre ellos, “primero llega el chisme y después la PTJ” dijo una muchacha del montón. La mujer controlaba el llanto para hacer llamadas telefónicas y avisar a sus allegados, quienes poco a poco llegaron al sitio.

Se mantenía cerca del cuerpo de su esposo, y allí recibió a su hija, la muchacha rompió en llanto cuando vio a su papá sin vida, desangrándose en la calle. Su mamá intentó levantarla y abrazarla, le dijo que tenía que ser fuerte, y la alejó del lugar. Allegados en la pizzería trataron de calmarla y evitar que sus ojos vieran más esa escena.

Después llegó una comisión del Cicpc, contaron los casquillos de balas en la escena, colectaron las evidencias y las registraron en fotos, luego interrogaron a los familiares y cuando la llovizna cobró fuerza aceleraron el procedimiento. Levantaron el cadáver para trasladarlo al Senamecf (Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses), en Valera, encontraron más conchas de los proyectiles, los recogieron y se fueron.

Los familiares se resguardaron en la pizzería, un allegado usó un tobo de agua para intentar disolver la sangre de la calle, en el momento no querían comentar con extraños detalle alguno del hecho, los curiosos se esfumaron.

Venganza

El Cicpc indagará los antecedentes penales del hombre y su entorno para esclarecer los hechos que apuntan a una venganza. Con el informe de balística esperan tener pistas sobre los sicarios y localizarlos para que paguen por el crimen.

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions