DLA - Sucesos | 3/07/2017 | 9:00 pm
Último ajuste en los sueldos “asusta” a la ciudadanía
“Pánico” por nuevo aumento salarial

Infografía

Gráficas: Alexander González

Desde el 1ero de mayo del 2016 hasta el 1ero de julio de 2017, el salario mínimo de los trabajadores de la administración pública y del sector privado pasó de Bs. 15.051,15 a Bs. 250.531 bolívares; lo que se corresponde a un incremento de 235.479,85 Bs. Valeranos consultados sobre el tema manifiestan “temor” ante lo que significa una nueva “subida de precios”

LA FRASE: “La solución de la inflación no es aumentar salarios. Eso es una consecuencia”, Luis Vicente León

Alexander González.-

El más reciente aumento salarial anunciado por el Ejecutivo Nacional no genera satisfacción ni buenas expectativas en la ciudadanía valerana. Los residentes de este municipio argumentan que cada vez que se aplican medidas de ajustes económicas como estas, los precios de los productos de primera necesidad “se van pa’ las nubes”.

Economistas coinciden que lejos de contener o “paliar” la creciente inflación, los aumentos salariales -bajo el esquema económico venezolano- contribuyen a sumarle porcentaje al índice inflacionario.

El presidente de Datanálisis, Luis Vicente León considera que “aumentar salarios compulsivamente es la estrategia clásica de quienes baten récords de inflación y son incapaces de rescatar equilibrios”.

Cuestiona que “los aumentos compulsivos de salarios (…), son reflejo de un fracaso rotundo del modelo económico”. Asevera que ningún Gobierno que anuncie aumentos a cada rato puede sentirse orgulloso, pues estos sólo son “para crear ilusión monetaria”.

Otros economistas, como el ex ministro Víctor Álvarez, sostienen que sí es necesario el incremento del sueldo si la inflación sube constantemente; sin embargo añade que esta medida económica “ni resuelve el problema, ni es para sentirse orgulloso”.

Álvarez insiste que mientras más aumento salarial haya decretado y acumulado el Ejecutivo, más reconoce su incapacidad total para estabilizar los precios. León coincide que “sería más útil y serio” que el Gobierno anunciara una política económica racional con la que, a su juicio, pretende evitar que haya que incrementar salarios.

“La solución de la inflación no es aumentar salarios. Eso es una consecuencia. Hay que aumentar oferta y confianza, que necesita racionalidad”, recalca León.

¿En realidad hubo aumento?

El economista y diputado José Guerra fue enfático al afirmar que en realidad no hay ningún aumento, explica que la razón se sustenta en que el porcentaje acumulado de aumentos salariales está por debajo de la inflación. Con el más reciente incremento la llamada Revolución Bolivariana suma desde su inicio, en 1999, un total de 38 aumentos del salario mínimo, de los cuales 17 corresponden a la gestión del presidente Nicolás Maduro, pero esto no ha significado para el trabajador una capacidad adquisitiva que le permita alcanzar una vida familiar decente.

De viva voz

Gloria Ramírez: “en lo personal veo bueno un nuevo aumento salarial, porque como todo va pa’ arriba, pues es mejor que no tener nada. Asusta que suban los precios con este aumento, yo que dependo de una pensión sé que si no suben los sueldos, igualito suben los productos”.

Wilmer Briceño: “este nuevo aumento no sirve porque hace que suba todo. Soy padre de un hijo y trabajo independientemente, porque si estuviera dependiendo de un sueldo mínimo, ya me hubiera muerto de hambre. Esto no alegra a nadie, ya no nos llamamos a engaño”.

Migdalia Mendoza: “no me gusta este nuevo aumento, esto da pánico. Sube todo. En lo particular tengo dos trabajos, uno independiente y otro formal, y aún así no me alcanza la plata, y ahora con este nuevo aumento no me quiero imaginar cómo irá a subir todo”.

Albertina Mendoza: “el aumento que dijo Maduro es malo, porque no nos resuelve nada y ahora el dinero -de seguro- menos nos va a alcanzar. Yo trabajo en los oficios del hogar y sé que ahora todo se nos pondrá más caro. Esto es comida para hoy y hambre para mañana”.

María Alejandra Camacho: “no tengo trabajo y ahora con esto, pues lo que se nos viene es un incremento en todo. Tengo 7 hijos a mi cargo y no trabajo, mi esposo sí, él trabaja con cosas de carpintería, pero la madera está muy cara y ya no nos va tan bien como antes. Esto no alegra para nada”.

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions