DLA - Panamericana | 17/05/2017 | 9:00 pm
Red de cloacas y laguna de oxidación paralizadas
Las calles del Kilómetro 23 están hechas un desastre

En la red de cloacas se han realizado trabajos de pésima calidad.

Gráficas: Freddy Viloria

La red de cloacas de la capital de la parroquia Junín, Kilómetro 23, comenzó en febrero del 2015, se dijo que estarían concluidas a lo máximo en un año, le han asignado tres partidas del presupuesto municipal,  pero la red de aguas servidas está inconclusa y sin esperanzas de culminación, además los trabajos han dejado las calles del poblado intransitables

Freddy Eduardo Viloria.-

Ha sido inútil el reclamo de los vecinos del Kilómetro 23,  capital de la parroquia Junín en la vía a La Ceiba, para que les concluyan la red de cloacas y reparen las calles las cuales se encuentran en deplorables condiciones,  producto de los trabajos ejecutandos por el gobierno municipal de Sucre, están a paso de morrocoy.

Fue lo que nos dijo ayer el dirigente comunitario de la zona, Pedro Daboín al referirse a los trabajos que se iniciaron con una partida de 20 millones de bolívares, era dinero para aquel entonces, dijo Daboín, después se inyectaron 28 millones y por último 120 millones para un total de 168 millones de bolívares, pero las obras aún no concluyen y por lo visto no tendremos red de cloacas como lo quieren y lo han deseado los vecinos, pues la inflación se ha comido el dinero asignado a los trabajos en mención, que se iniciaron en febrero del 2015.

Se habló de una planta de tratamiento, sin embargo, al observar los trabajos realizados podemos llegar a la conclusión, precisó Pedro Daboín, con los escasos conocimientos que tenemos de obras de este tipo, lo que se construye es un pozo séptico grande, desechando las recomendaciones del proyecto original, una planta de tratamiento de aguas servidas de la red, al final de la misma.

Otra amenaza

Además de las calles en mal estado que tiene el Kilómetro 23, tenemos ahora la amenaza de la Vichú, que con los últimos aguaceros se han precipitado en la parte alta de Rafael Rangel, provocando la crecida de las diversas quebradas y con esto las aguas han subido considerablemente su volumen y la amenaza de arrasar con todo.

Aquí uno no tiene a dónde dirigirse, sabemos que la alcaldía no tiene maquinarias, sin embargo, los organismos nacionales y la Gobernación del Egstado  podrían asumir este problema como suyo, y no lo hacen, sus representantes están divorciados del pueblo, urge canalizar la quebrada cuanto antes.

Una prueba de lo que digo, precisó Pedro Daboín, fue la promesa que hizo el gobernador Henry Rangel Silva en la oportunidad que visitó el 23 en el 2014, donde prometió el asfaltado total de la carretera desde la Panamericana hasta esta zona, no hizo nada y ahí está la vía en deplorables condiciones, añadió Daboín.

Completa oscuridad

Para completar la situación que vivimos en el Kilómetro 23, además de no tener cloacas, las calles en mal estado y la amenaza ahora de las crecidas de la Vichú, tenemos las calles en completa oscuridad.

La casa Hugo Chávez

Le preguntamos a Pedro Daboín sobre la Casa Hugo Chávez, tanta propaganda se le hizo, pues según los voceros del gobierno vendría a contribuir con la solución de los problemas de los poblados rurales de la zona. Eso ha sido otra mentira más, pues el Kilómetro 23 no ha recibido ninguna ayuda de esta casa, que ya nadie nombra, dijo el declarante.

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions