DLA - Información | 10/05/2017 | 9:00 pm
Jesús Bencomo cuenta cómo una protesta lo dejó al borde de la ruina
“Vinieron por unos cauchos y se les hizo fácil robar”

El propietario relató lo sucedido. La turba arremetió contra el local y el edificio de Precios Justos. Dañaron la santamaría por completo y se robaron hasta peceras.

Gráficas: Edgar Alviso

 40 personas, como turba, aprovecharon el caos de una manifestación, presuntamente por falta de agua, para violentar la santamaría de un comercio de venta de animales. Su dueño calcula una pérdida de más de 2 millones de bolívares

María Gabriela Danieri.-

Se acordó del café. Lo había dejado en el negocio, junto a una de las vitrinas contiguas a la caja registradora. No pensó mucho en eso. Al día siguiente recordaría llevárselo. Al pasar los años, el trabajo se convierte en tu segunda casa y él lleva 10 años en ese plan de ir y venir, de abrir y cerrar sus puertas del local, ubicado en la avenida 4 con calle 10 de Valera. Se dispuso a dormir, pues en Carvajal, donde tiene su residencia, no había luz.

Sin embargo, su hija lo despertó. Se habían metido al comercio de venta de alimentos, accesorios y medicinas para mascotas. Los vecinos le habían llamado a su celular pero el aparato estaba descargado. Cuando llegaron, en  lo último que pensó fue en el café o en los kilos de queso, también olvidados en la nevera del negocio.

Estaba prendido

“Como a las 10 u 11 llegó mi hija. Le avisaron, me buscó y cuando llegamos estaba todo prendido”, relató Jesús Bencomo. Eran unas 30 o 40 personas, habitantes del cerro, quienes  se acercaron a esa calle para buscar unos cauchos. Pretendían quemarlos y seguir obstruyendo la vía, “supuestamente por el agua”. 

Según su relato, una vez en la calle, la misma de la parada de la ruta Valera-Carvajal, notaron unas piedras y comenzaron a lanzarlas a los negocios cercanos a la plaza Sucre. Se ensañaron con su santamaría. Piedra tras piedra, hasta que cedió (la desencajaron). Entraron y arrasaron con todo: un cachorro pitbull y otro beagle, una vitrina pequeña, un peso electrónico, 200 vacunas (valoradas en 12 mil cada una), varios kilos de comida para perros, collares y otros accesorios para mascotas. Bencomo calcula una pérdida superior a los 2 millones de bolívares.

Me va a costar

Dijo no estar en contra de las protestas. “Cada quien hace lo que siente, pero no deberían meterse con los comerciantes. Me va a costar recuperarme, porque no tengo asegurado nada”, expresó la víctima de estos hechos, ocurridos este 9 de mayo, de 9:30 a 11:00 de la noche. Pese a esta dificultad, no va a dejar de trabajar. “Hay que luchar”, pues tiene hijos en etapa universitaria. Ellos, al igual que otros, padecen la crisis económica actual.

En todos sus años como comerciante, lo han asaltado seis veces, pero esta es -quizás- su peor experiencia. Anteriormente llegaban y le “pegaban un quieto” a punta de arma de fuego, pero en esta ocasión, lo dejaron al borde de la quiebra. “Las personas deberían tomar conciencia. No lo vuelvan a hacer ¿cómo van a atacar a un vecino, por qué robarlo o hacerle actos vandálicos? Prácticamente soy del barrio”, cuestionó indignado. Estas acciones, para el trabajador, son un robo y podría calificarse de terrorismo.

Bencomo no denunció. En el lugar había un nutrido grupo de policías, quienes hicieron todos sus esfuerzos y los dispersaron, aunque no recuperaron sus pertenencias y él tampoco lo hizo: “no me puedo poner de casa en casa a reclamar, mire devuélvame eso”.

Finalmente, mientras le decía a un cliente que se acercara la próxima semana, porque “lo habían saqueado”, se acordó del café y del queso. Sí, esos también se los llevaron.

Son unos delincuentes

En busca de la versión completa, Diario de Los Andes consultó al director del Centro de Coordinación Policial Nº2 Valera, Comisionado Wilmer Ramírez. Informó que una comisión policial estaba presente en la protesta de la comunidad, no vinculada a toldas políticas y con cierre de vía. Expresó que los señalados por el saqueo no eran los manifestantes, sino unos delincuentes armados y encapuchados, quienes se aprovechan de la situación para generar caos y cometer el ilícito.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0