DLA - Salud | 19/06/2017 | 1:10 am
Restos humanos descompuestos son almacenados en un refrigerador del Iahula
Desechos humanos contaminan

Los olores nauseabundos que se desprenden de los desechos de esta cava refrigeradora, mantienen afectados los servicios de obstetricia y neonatología

Gráficas: Cortesía

El personal y los pacientes del Iahula, deben soportar los olores nauseabundos de restos humanos, como miembros o partes que son amputadas y almacenadas en una cava refrigeradora, ubicada en el estacionamiento de la morgue del principal centro asistencial de Mérida.

Jesús Rivas Molina.-

“Desconocemos las razones por las cuales no han sido removidas, ya que por ahora no hemos recibido respuesta, pero las quejas son muchas tanto de los jefes de servicios, como de los adjuntos que laboran en esos servicios producto de los malos olores” informó Gustavo Vílchez jefe del servicio de anatomía patológica.

Como si fuese un relleno sanitario, el personal y los pacientes del Instituto Autónomo Hospital Universitario de los Andes (Iahula), deben soportar los olores nauseabundos que provienen de partes anatómicas como miembros o partes humanas que son amputadas y almacenadas en una cava refrigeradora, colocada en el estacionamiento del servicio de anatomía patológica o mejor conocido como la morgue del principal centro asistencial de Mérida.

Estos restos humanos son colocados en el refrigerador, a la espera de que sean incinerados, pero mientras tanto se descomponen, emanando una fuerte contaminación que se desprende de la descomposición de las partes humanas y sangre seca, pues el mismo no es un congelador que permita mantener en condiciones óptimas estos restos como piernas y brazos amputados, sangres de personas con enfermedades virales, placentas, órganos, entre otros desechos hospitalarios.

Gustavo Vílchez, jefe de anatomía patológica, denunció este foco de contaminación, que se ha convertido en un problema para el servicio, ya que los olores putrefactos trascienden más allá de la morgue, afectando al servicio de emergencia obstétrica (maternidad) y neonatología, “esta cava no es del servicio anatomía patológica, es del hospital para desechos hospitalarios, como piezas anatómicas de todos los servicios del hospital y de otras instituciones de salud del estado”.

Vílchez aclaró que desconoce las razones por las cuales en el hospital no están incinerando frecuentemente estas partes humanas; pero expresó su preocupación por que a diario son acumulados estos restos, que se descomponen de forma expedita, generan malos olores, proliferan moscas y gusanos de diferentes tamaños.

¿De dónde salió la cava?

Gustavo Vílchez relató que esta cava fue instalada en este lugar hace 9 años cuando sucedió el fatídico accidente aéreo del vuelo 518 de Santa Bárbara Airlines, cuando se estrelló en el páramo Los Conejos, detrás de la “Cara del Indio” dejando como saldo fatal 46 víctimas, y que la misma serviría de apoyo a las labores de rescate y estudios de los restos de aquellas personas que murieron en esta tragedia, sin embargo ante la negligencia de las autoridades en materia de salud, el refrigerador quedó instalado en este lugar, sirviendo como criadero de insectos, mosquitos y alimañas.

Vílchez enfatizó que en múltiples ocasiones han dirigido oficios a la dirección del Iahula solicitando el retiro de esta cava, y sugiriendo como un lugar alternativo para ubicarla, en las inmediaciones del incinerador de esta institución, “de manera que los desechos sean llevados al lugar adecuado y no a las áreas hospitalarias”.

No se soporta

Esta polémica cava ha traído consigo una serie de dificultades en la labor diaria de los servicios de Anatomía Patológica, Neonatología y Obstetricia, además de las áreas de trabajo que circundan al lugar de esta cava y los trabajadores de mantenimiento que indicaron que los olores nauseabundos no se soportan ni con tapabocas, por lo que exigen que sea removida a la mayor brevedad.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions