DLA - Especial | 18/06/2017 | 1:10 am
Cuatro escenarios posibles en la crisis sociopolítica y económica venezolana
Lo que puede desencadenar la Constituyente

Los factores moderados de la oposición plantean que - de abstenerse a participar en la ANC - se estaría repitiendo el mismo error que se cometió en las parlamentarias de 2005, cuando la abstención de la oposición le entregó el control total al Gobierno.

Gráficas: Archivo

Los desenlaces de una Constituyente calificada como anticonstitucional, varían de acuerdo a las tendencias radicales o moderadas que finalmente se impongan en cada uno de los sectores políticos “dominantes”

Alexander González.-

Las voces críticas se multiplican ante el anuncio de unas bases comiciales de la propuesta presidencial de convocar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Para los militantes y activistas más radicales de la MUD, que no quieren abandonar la calle hasta que se convoquen unas elecciones generales, participar en la ANC significaría hacerle el juego al Gobierno “interesado” en ganar tiempo y en terminar de fracturar la coalición opositora.

Los factores moderados de la oposición plantean que - de abstenerse a participar en la ANC - se estaría repitiendo el mismo error que se cometió en las parlamentarias de 2005, cuando la abstención de la oposición le entregó el control total y absoluto de la Asamblea Nacional (AN) al Gobierno del difunto presidente Hugo Chávez.

Los desenlaces de una Constituyente calificada por distintos juristas y demás opositores al Ejecutivo Nacional como anticonstitucional, se modifican en dependencia de las tendencias radicales o moderadas que finalmente se impongan. En la lectura del ex ministro Víctor Álvarez, estos son algunos de los escenarios más probables.

Escenario 1: Se imponen los radicales

Los radicales no están solo en el Gobierno que intenta imponer una ANC hecha a su medida. También se encuentran en la MUD que -a pesar de la abrumadora mayoría que las encuestas le atribuyen- calcula que podría perder este respaldo si decide postular candidatos a una ANC que ha denunciado como fraudulenta y anticonstitucional. El ala radical no está dispuesta a enfriar la calle y correr el riesgo de recibir una nueva y lapidaria condena por parte de sus seguidores.

Sobre los radicales del Gobierno recae la responsabilidad de la crisis política nacional. Se aferran al poder, no solo por una ambición desmesurada y desmedida, sino por el terror a las consecuencias que generaría perderlo. Tienen la certeza de que al día siguiente de entregar los mandos serán enjuiciados por los delitos de los que son y serán acusados. Están convencidos de que para ellos la única opción es la cárcel y consideran cualquier posición conciliatoria como una traición.

En este escenario, debido a la abstención de los radicales de la oposición, los radicales del Gobierno controlan la ANC y aprueban otra Constitución sin someterla a referendo y la oposición intensifica la movilización en la calle denunciando un fraude constitucional.

Estas serían las posibles consecuencias

Si la MUD se abstiene de participar entregaría al oficialismo el control absoluto de la ANC, la cual se encargaría de transformar la estructura del Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar otra Constitución que respondan al proyecto político del Gobierno.

Se constitucionaliza el Estado Comunal que sustituye la división política-administrativa de gobernaciones y alcaldías.

Se sustituyen las elecciones de gobernadores y alcaldes a través del voto universal, directo y secreto, por elecciones de consejos comunales y comunas.

Los delegados de las comunas y consejos comunales participan en elecciones de segundo grado para elegir el Parlamento Comunal que sustituye a la Asamblea Nacional.

El TSJ, CNE, FGR, CGR y DF son recolonizados y quedan subordinados al Gobierno.

La nueva Constitución es aprobada única y exclusivamente por los miembros de la ANC, sin ser sometida a referendo popular.

La ingobernabilidad del país se agrava debido al rechazo a una Constituyente que se considera fraudulenta.

Escenario 2: Se imponen los moderados

Las tendencias moderadas del oficialismo y la oposición retoman la negociación y acuerdan participar en la ANC siempre y cuando el nuevo texto se someta a referendo popular. El proceso de diálogo y negociación trasciende a los actores políticos e incorpora a organizaciones de trabajadores, empresarios y movimientos sociales mucho más dispuestos a aceptar las concesiones necesarias para superar la crisis y avanzar hacia el reencuentro y la reconciliación nacional, sin impunidad.

A medida que las tensiones y fracturas internas del oficialismo se profundizan, se abren vías para construir nuevas alianzas en función de impulsar una agenda de interés nacional. Los dirigentes y funcionarios del oficialismo que no temen ser procesados por distintos delitos, son los más propensos a dialogar y negociar. Las tendencias moderadas del oficialismo asumen que el único costo que tendrían que pagar es perder el poder y luego activarse políticamente desde la oposición.

En este nuevo contexto, la oposición moderada decide participar en la ANC con el fin de lograr una correlación de fuerzas equilibrada que evite el control total y absoluto del Gobierno.

Los potenciales resultados

Reimpulso del proceso de diálogo entre los sectores despolarizados y moderados del oficialismo y la oposición.

La ANC coexiste con la AN, a la cual se le restituyen y respetan sus atribuciones y funciones constitucionales.

Renovación del TSJ, CNE y BCV para superar el conflicto de poderes y poner fin a la crisis institucional.

Se liberan los llamados presos políticos y rehabilitan a los gobernadores y alcaldes que  fueron sancionados y destituidos.

Se convocan elecciones de gobernadores y alcaldes para diciembre 2017.

Se dejan las elecciones presidenciales para diciembre de 2018.

Se elimina el referendo revocatorio y la reelección indefinida.

Se recorta el período presidencial a 4 años con una sola e inmediata reelección.

Se impulsa un programa básico de estabilización económica.

Se acuerda una agenda legislativa para estimular la inversión.

La recuperación de la actividad económica ayuda a superar los problemas de escasez, acaparamiento, especulación e inflación que azotan a la población.

Escenario 3: Se imponen los militares

La crisis económica y social empeora. Las protestas continúan. En las redes sociales queda registrada la violencia con la que se “reprime el descontento” popular. Los militares acusan cansancio, decepción, culpa y remordimiento. Se sienten malditos por Bolívar, traidores al Legado de Chávez y temen ser enjuiciados por violación de los derechos humanos y condenados a largas penas de cárcel por presuntamente haber cometido delitos de lesa humanidad.

Se multiplican las voces de militares institucionalistas que se niegan a reprimir a los manifestantes que inundan las calles, calculan los costos penales y no están dispuestos a pagarlos por sostener a un gobierno que no goza del respaldo popular. No quieren guardar silencio cómplice ante la represión desatada por las bandas armadas y se pronuncian por salvar la honra y dignidad de sus instituciones.

En este escenario, se multiplican las voces nacionales e internacionales que piden a la Fanb asumir una posición institucionalista frente al empobrecimiento de la población que ha generado una ola de violencia que no puede ser contenida. Los oficiales se miran en el espejo de los militares chilenos y argentinos a quienes -luego de consolidada la democracia-, les reabrieron juicios y a muy avanzada edad terminaron en la cárcel. El Gobierno se tambalea y apenas logra mantenerse por la represión de los llamados “colectivos violentos”.

Las posibles consecuencias de un escenario donde se imponen los militares institucionalistas pudieran ser las siguientes:

El Gobierno pierde el apoyo de los militares que deciden hacerse cargo de la situación e imponen un vicepresidente de consenso nacional y aceptación internacional para luego forzar la renuncia de Maduro.

La confrontación llega al punto de no retorno y la nomenclatura oficialista cede a los militares el resto del poder.

Se forma un Gobierno de Transición con amplia participación de civiles.

Se suspende la ANC y se reactivan las sesiones de la Asamblea Nacional.

Se convocan elecciones de alcaldes, gobernadores, diputados y presidente a lo largo de 2018.

Escenario 4: Se forma un Gobierno de Coalición

El estallido social desborda a la dirigencia política y obliga al oficialismo, oposición y Fanb a acordar y apoyar un Gobierno de Coalición. En este escenario, se retoma el diálogo político y quedan aislados los extremistas de ambos lados. Para garantizar la coexistencia pacífica de las fuerzas en pugna, se inicia una etapa de concesiones mutuas.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0