DLA - Sucesos | 14/05/2017 | 1:00 am
Hoy rendimos homenaje a esas luchadoras que se han ido y a las que se han quedado en el país
Para las madres no existen distancias

Crixmar Rojas (Periodista). Thaís Rodríguez (Comerciante). Raenyira Briceño (Periodista). Marynés González Montero. Elsa Olmos. Libertad León

Gráficas: Lalimar Alvarado

 Seis mujeres trujillanas comparten su experiencia. Tres de ellas viajaron al exterior en busca de una mejor calidad de vida para sus retoños; las otras, desde su hogar, se consuelan al saber el éxito de sus hijos fuera de las fronteras venezolanas

Lalimar Alvarado.-

El mejor regalo para una madre es poder compartir un abrazo con sus hijos, un gesto seguramente habitual para unas pero un deseo aplazado para las que hace meses –o años- no ven a quienes trajeron al mundo, porque ahora están separados por miles de kilómetros aunque unidos por la promesa de un futuro mejor.

En este Día de las Madres hay unas que desde el exterior se adaptan a nuevas culturas y a la par tratan de conseguir fortaleza para lidiar con la ausencia de quienes llevaron por nueve meses en su vientre. También están aquellas que se quedaron y los vieron despegar con la preocupación inquebrantable de saber si están bien.

En ambos casos hay un objetivo común: conseguir oportunidades que les permitan estabilizarse y superarse económicamente.  Sin embargo, “no es fácil” hablar de distancias cuando se trata del vínculo madre-hijo, que se fortalece con el amor y el contacto directo; pero los abrazos, las miradas y los besos no se pueden llevar en la maleta ni enviar en encomienda, todo se torna virtual y no espontáneo.

No es moda

Los testimonios de estas madres trujillanas reflejan que el éxodo venezolano no obedece a modas ni caprichos porque plantearse la meta de consolidarse económicamente y ofrecer bienestar a los suyos  no es cuestión de vanidad ni un fenómeno aislado, es consecuencia de factores como: escasez, inflación, bajos salarios, imposibilidad de inserción en el mercado laboral, falta de servicios públicos e inseguridad, entre muchas otras razones. 

No es necesario estar lejos o no tener físicamente a la madre para valorarla, por eso, quienes pueden verla seguido, deben demostrarle durante todo el año lo valiosas que son.

Es mucho lo que se echa de menos, costumbres que solo se condensan en el calor del hogar. Desde decir: “Dios lo bendiga” hasta poder prepararles el plato de comida favorito para el almuerzo, las voces, los olores, todo eso que no se puede percibir a unas cuantas nubes de distancia.

En Venezuela

En Venezuela se organizó el primer “día de las tres madres” el 24 de mayo de 1921 en Valencia, estado Carabobo, por el doctor  Jesús María Arcay Smith, presidente de una asociación llamada "Caridad y Concordia", quien logró que este día fuera oficializado por el Consejo Legislativo. Fue llamado “día de las tres madres” en honor a nuestra Madre, a la Madre de Dios y a la madre Patria. Posteriormente, 82 concejos municipales de Venezuela decretaron por igual esta celebración, hasta que en el año 1924 una ley del Congreso Nacional decretó la celebración anual en todo el territorio nacional.  Poco a poco fue adaptándose a las festividades internacionales. Hoy se conoce como el "Día de la Madre” y se festeja todos los años, el segundo domingo de mayo.

Fuera del país

Crixmar Rojas (Periodista).  “Una de las partes más difíciles es despedirse de los hijos para emigrar. Más cuando no se tienen los recursos suficientes para traerlos con nosotros. Una mitad de tu corazón se queda allá con los hijos y con la madre. Estar sin los que amas es una de las pruebas más duras para el emigrante, pero también constituye el principal impulsor que te hace seguir adelante. Mi motivo es poder darle a mi hija un futuro de oportunidades y calidad de vida. Confío en que Venezuela saldrá de estos momentos difíciles pero el paso del tiempo es implacable y mientras eso sucede a mi hija se le puede ir la juventud en la espera. Yo tengo una ventaja. Mi hija tiene doce años en este momento y esos son los años más importantes en la formación de un ser humano, estoy en Santiago de Chile, a miles de kilómetros de ella pero confío en el trabajo que hice durante todos estos años en su formación, el cual ha rendido frutos, ella sigue manteniendo su ritmo de excelente estudiante sumado a su madurez precoz. Ella hace que cada día frío en Santiago, valga la pena cada segundo. La amo con locura y no me canso de decirlo. Contundentemente digo que soy la madre más orgullosa del planeta por tenerla, y soy la hija más feliz de tener a la madre que tengo. Solo pido vida para poder darles lo mejor que pueda desde aquí y tenerlas junto a mí, muy  pronto”.

Thaís  Rodríguez (Comerciante). “Ha sido la decisión más dura que he tomado. Jamás me había separado de mis hijos y nunca había pensado en viajar sola. Estar aquí (Panamá) sin ellos es lo más doloroso”, es la primera respuesta que expresa vía WhatsApp. Tiene dos hijos: una de 14 y otro de 7 años. Pese a estar ocupada en el trabajo, la idea de dejar todo atrás y regresar con ellos es constante pero las palabras de su hija mayor la mantienen fuerte. “Ella me dice: mamá no te rindas, lucha por nuestro futuro”.

Relata que se comunica con ambos, usualmente, mediante WhatsApp y video llamadas; aunque en ocasiones pasan días sin poder hablarles por las fallas en la conexión de internet en la casa de sus padres, quienes desde el 22 de enero se encargan de la crianza de sus pequeños. “A pesar de que están con mis papás, es horrible cuando no sé de ellos… hablarles así sea un minuto”.

“El pequeño me dice que cómo va el trabajo, que trabaje mucho y que cuánto falta para que me vaya, y la grande, es como la recarga de vitaminas no me pregunta casi nada lo que hace es apoyarme, darme ánimos”.

A Thaís le hace sentir mejor pensar que está luchando para salir adelante y poder reencontrarse con ellos. No hay minuto que no los extrañe: “aún cuando todos teníamos nuestras camas amanecíamos los tres juntos en una  individual porque somos muy unidos”.

Raenyira Briceño (Periodista)Hace tres meses decidió viajar a Ecuador con la meta de brindarle un mejor futuro a su único hijo. De entrada, manifiesta que dejar a su pequeño es lo más difícil que le ha tocado vivir. “Desde que tomé la decisión de aceptar la oferta laboral fuera del país, él fue el primero en saberlo y lo entendió.  Eso demuestra lo maduro e inteligente que es, con tan solo cinco años. No es fácil explicarle a un niño lo que sucede en el país, decirle que es imposible brindarle calidad de vida”.

La comunicadora social comparte que gracias a las tecnologías habla con su hijo todos los días. Su mamá y hermanas le envían videos de momentos únicos y emblemáticos como la extracción de los dientes.

 “Las video llamadas forman parte de mi rutina, hablamos al mediodía, cuando llega del colegio, y en la noche antes de dormir.  Igualmente estoy pendiente de sus tareas y avances en clase”.  En este punto, agradeció a su madre Yadira Pazos y al papá de su hijo, Alberto Perdomo, por el apoyo incondicional.

Insiste en que es la decisión más dura que ha tomado pero es un sacrificio que valdrá la pena porque pronto estarán juntos. Dice sentirse motivada por un gran motor y una fortaleza que se llama Juan Pablo Perdomo Briceño, quien “merece todo lo mejor de este mundo”.

Extraña cada momento, pero en particular “su compañía en el canal de TV; además cuando hacía ejercicios siempre estaba conmigo”.  Al hablar, siempre le pregunta si hay parques, chocolates, juguetes…  que cuándo lo va a buscar.  Pero “lo más lindo que me ha dicho es que él me ayuda porque me ama”. 

En Venezuela

Marynés González Montero es madre de tres varones. Comparte cómo ha sido la experiencia de ser mamá en la distancia, desde que Adolfo Butrón, su hijo mayor, salió de Venezuela el 22 de enero de este año, para radicarse en República Dominicana en busca de un mejor futuro. “Es triste porque la familia se desune. Pero por otra parte te reconforta saber que han alcanzado éxitos en el plano laboral. A él le ha ido muy bien, además tiene unos jefes que lo respaldan y motivan porque saben la situación que enfrenta Venezuela”.

“Mi hijo es muy apasionado en el trabajo y le gustaba mucho lo que hacía acá en Trujillo, pero siempre manifestó su preocupación por la economía.  Su objetivo era ayudarme y lo está logrando, en poco tiempo hemos hecho cosas que nos hubiese llevado años de no haberse ido”.

“Acostumbrábamos sentarnos a cenar luego de la jornada laboral y hablábamos sobre lo que nos pasaba en el trabajo, lo bueno y lo no tan bueno, eso es lo que más extraño”, comentó conmovida.

Señala que estas circunstancias se viven en cientos de familias venezolanas. “Sé de cinco jóvenes muy allegados que han debido irse porque no consiguen oportunidades para independizarse o ejercer sus profesiones, es una sensación de vacío”. A ellos, se suma su segundo hijo, quien decidió esperar el Día de las Madres para viajar a Chile mañana lunes 15 de mayo. “Éramos los cuatro para todo. Ahora solo me quedo con mi hijo menor. Con las intenciones de querer viajar pero con la ilusión de lograr un cambio en el país que permita el retorno de nuestros muchachos”.

Elsa Olmos, es profesora jubilada y es madre de 5 jóvenes. Al responder cuándo se fue su hija, dice: “hace tres años, un mes y un día porque justamente viajó un 8 de mayo del 2014”.  Una vez obtuvo el título en Comunicación Social, en la Universidad de Los Andes Núcleo Táchira, su hija emigró a Irlanda, desde ese momento, solo se comunican por WhatsApp y Skype.  Recuerda que para entonces, Verónica tenía 24 años y se fue con su hermano, quien estuvo allá por seis meses. 

“Es una experiencia ruda pero superable. Lo único que me consuela es que ella está cumpliendo sus sueños y hace lo que le gusta”, porque desde su adolescencia manifestó su anhelo de hacer su vida fuera del país.

Señala que una de las limitantes es el huso horario porque cuando aquí son las 4 de tarde allá son las 9 de la noche.  Además de los millones de kilómetros de distancia también interfieren los deberes laborales y académicos de su hija, quien trabaja para cubrir los gastos del  postgrado que realiza. 

Los recuerdos que más echa de menos son “las salidas de shopping” a los centros comerciales de Táchira y Margarita.  “La relación madre e hija es muy buena… siempre la extraño, sobre todo en las fechas especiales como navidad, cumpleaños, incluso los días de las madres. Viajé a finales del 2016 y regresé a principios  de este año; me monté un jueves en el primer avión y llegué un sábado, ella hizo de todo para lograr mi estadía allá pero no se pudo”. 

Libertad León. El menor de sus tres hijos vive en Panamá hace más de un año y su hijo mayor, Diego, viajará en los próximos meses a Chile.  La profesora universitaria relata cómo se mantiene en contacto con su hijo en medio pese a las ocupaciones de ambos. “Generalmente conversamos vía WhatsApp,  cuando no es posible responder, no dejamos notas de voz. También tenemos un grupo familiar donde interactuamos y nos prestamos apoyo”.  Cuenta que como mamá “querendona” siempre extraña la convivencia, conversar y  compartir a la hora del desayuno, el almuerzo o la cena.  

“Daniel es un muchacho muy proactivo, positivo y versátil a la hora de afrontar las adversidades de la vida, eso es lo que más extrañó de él”, dijo sobre su hijo de 25 años. Al hablar de Diego, lo describió como un joven con una “sensibilidad inmensa, con un montón de cualidades artísticas, le gusta el cine y la música”. “Me duele mucho porque él es quien más me ha acompañado,  extrañaré mucho su calidez humana, pero necesitan salir de este atolladero llamado Venezuela, donde no hay oportunidades para potenciar sus habilidades y ejercer sus profesiones”, expresó.  

Cree que no es un proceso fácil el hecho de despedir a sus hijos para luego tener que esperar meses para verlos de nuevo, pero considera necesario “tomar decisiones en función de la calidad de vida y el bienestar y el futuro de nuestros hijos”.

?“Para el hombre que tuvo una buena madre, todas las mujeres son sagradas”.

 Johann Paul Richter.

"El amor de una madre por un hijo no se puede comparar con ninguna otra cosa en el mundo. No conoce ley ni piedad, se atreve a todo y aplasta cuanto se le opone".

 Agatha Christie

"El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre".

Napoleón Bonaparte.

 “Ningún idioma puede expresar el poder, belleza y heroísmo del amor de una madre”.

Edwin Chapin.

 “No importa lo pobre que sea una persona, si tiene una madre es rica”.

Autor desconocido.

El Dato

Según el informe 2015 de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, hay 7.456 refugiados venezolanos y 15 mil 94 solicitantes de asilo.

Cifras

Actualmente, hay venezolanos en por lo menos 96 países del mundo, según el sociólogo Iván de la Vega (UCV), quien desde el año 95 realiza estudios sobre tendencias migratorias.

De la Vega, quien investiga la importancia del capital intelectual para el desarrollo de los países, refiere que tras los despidos de la industria petrolera y el deterioro progresivo del país, 1.6 millones de venezolanos han emigrado. “Más del 51% del total son profesionales con especializaciones, postgrados, maestrías o doctorados. Esto representa una pérdida importante del capital intelectual. A la fecha, no existen políticas públicas por parte del Gobierno para aminorar este éxodo masivo, no hay medidas para contactarlos y captarlos”.

Venezuela ocupa las primeras posiciones en procedimientos migratorios en países como Colombia, Panamá, Argentina, Chile y España. Datas de boletines anuales reflejan radicaciones iniciadas y solicitudes de visas.

Durante 2015, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España, 5.514 venezolanos demandaron un puesto de trabajo.

Durante el primer trimestre de 2015 entraron como trabajadores temporales 9.456 venezolanos a Colombia, 5.236 más que en 2014.

De acuerdo a la Dirección Nacional de Migraciones de Argentina, desde el 2004 al 2015 se han aprobado 17.765 radicaciones de venezolanos.

Venezuela es también en Chile una de las comunidades migrantes de mayor magnitud, representa 1,9%, según el Departamento de Extranjería y Migración del Ministerio del Interior y Seguridad Público.

Las más Leídas
Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions