DLA - Salud | 16/03/2017 | 1:00 am
Robaron, golpearon y amenazaron de muerte a tres estudiantes del Táchira
Retiran estudiantes de medicina en zonas rurales por inseguridad

Los 29 galenos retirados de las rurales están a 7 días de recibir su título

Gráficas: Cortesía

Dos mujeres y un hombre. Pasante de medicina, fueron víctimas del hampa en Umuquena. Les robaron todas sus pertenecías, incluyendo el equipo médico con el que laboraban y además los amenazaron de muerte. El hecho fue inédito

María Gabriela Rangel / @MaríaG_Rangel / Lcdamagabriela@gmail.com.-

La facultad de medicina de la Universidad de Los Andes –ULA- en el estado Táchira, retiró de los municipios rurales a cada uno de sus pasantes que hacían vida  profesional en los centros médicos, por la fuerte inseguridad que azota a la región andina y de la que fueron víctimas 3 universitarios a quienes robaron, golpearon y además amenazaron de de muerte.

La situación habría ocurrido el 14 de marzo del presente año en la población de  Umuquena, municipio San Judas Tadeo cuando un grupo de “facinerosos”, presuntamente habitantes del lugar, agredieron física y verbal a los futuros galenos, despojándoles de todas sus pertenencias, incluyendo un vehículo, para posteriormente amenazarlos de muerte.   

La información la dio Renny Cárdenas, coordinador docente de la escuela de medicina extensión ULA Táchira, quien indicó que fueron 29 los galenos retirados de sus pasantías y se encontraban  distribuidos en los diferentes municipios rurales de la entidad.   

“Decidimos responsable traerlos por la situación. Vamos a ver qué medidas se pueden tomar, ya tuve comunicación con el comisionado de salud a quien le pareció preocupante y pidió que se le pasara bien la información para tomar medidas (…) 29 internos de pregrados fueron replegados para acá mientras nosotros  resolvemos y vemos que respuesta”.

Indicó que este medida es temporal y será estudiada para posteriores casos, ya que es un situación realmente grave.   

“No tenemos ningún plan porque nunca había pasado nada. El plan que tenemos es simplemente denunciar para qué, para se tomen medidas, ¿quién las debe tomar? El Gobierno y quien maneja la seguridad”, resaltó Cárdenas.

Recordó que los estudiantes de medicina en el área rural sirven a la colectividad en general, con el apoyo en las atenciones de salud,  dando diagnóstico, atención, prevención y a tratar a los habitantes de la zona.

“Estos muchachos van a esos medios rurales autofinanciados, el Estado no paga a esos muchachos, no tienen sueldo, no les pagan la comida, no pagan domicilio. La mayoría de los estudiantes de la Universidad de Los Andes como en el resto del país son personas trabajadoras, que no tenemos excedente económico para esos gastos, sin embargo, los padres en aras de que sean venezolanos de bien, hacen ese esfuerzo”.

Señaló que aunque hay médicos en las zonas rurales, gran parte de la población queda desasistida porque la función de los pasantes rurales es vital para el apoyo de la asistencia de salud.       

El robo

Cárdenas indicó que los tres estudiantes que fueron robados sufrieron de lesiones ocasionadas por los golpes que le dieron sus agresores con un arma de fuego, cuando ingresaron a robarles dentro de la casa en donde temporalmente habitaban mientras culminaban sus trabajos de rural.  

“Dos damas y un caballero golpeado por un arma de fuego.  Las muchachas tienen moretones, al muchacho le lesionaron piezas dentales y el trauma psicológico, eso no tiene precio (...) Fue con tanta alevosía que les dijeron: mire médicos entreguen sus cosas, aquí no vuelvan más nunca si no los matamos, ustedes no tienen que venir más para acá, porque suponemos que ese mensaje para amedrentar es porque son de ahí y les da miedo que los reconozcan (…) Si es un pueblo pequeño y la gente nos apoya, es posible que se haga justicia y que sea ejemplo para otras localidades, para que no se convierta en efecto dominó”, indicó.

Asimismo, Cárdenas detalló que entre los objetos que fueron robados se encuentran instrumentos de trabajo tales como estetoscopios, equipos de otorrino y demás artículos que durante toda la carrera han venido comprando para poder en su último año, realizar sus pasantías con equipos propios.  En cuanto al vehículo, explicó que el mismo apareció horas después.

Señaló que las pérdidas materiales de estos jóvenes son muy altas, ya que cada uno de los equipos robados cuenta con un precio prácticamente  dolarizado.

Cárdenas indicó que la denuncia formal ya fue realizada ante el Ministerio Público el día de ayer  por lo que esperan que alguien, de respuesta sobre lo ocurrido.

“El Gobierno regional, el gobierno de las alcaldías a quienes corresponda, tienen que responder y proteger a quienes trabajan para el Estado, para hacerle el bien a la comunidad. Exigimos que las autoridades a quien les corresponda hagan su trabajo, agarren a estos sujetos, a estos facinerosos, a estos malandros, a  estos tipos que no tienen ningún calificativo decente y se haga justicia, y se le reintegre a estos muchachos lo que les quitaron”.

Pidió a los habitantes de Umuquena apoyo ante esta situación, ya que están seguros que quienes cometieron el delito son habitantes del pueblo y por eso las amenazas de muerte.  

“Los exhorto para que señalen y ayuden a las autoridades para saber quiénes son esos señores para que no vuelva a suceder, porque esto es el principio del fin, va a llegar el momento que ningún estudiante de medicina va a querer salir de aquí.”, lamentó.

Indicó además Cárdenas que la situación de inseguridad no es sólo en las zonas rurales de la entidad, si no en sí en toda la región, por lo que cree que todos los galenos están desasistidos.       

Temor

Por su parte, estudiantes de medicina manifestaron el temor que sienten de tener que realizar pasantías rurales después de lo ocurrido ya que siente que no cuenta con un apoyo de seguridad.

Deivid Delgado, estudiante de 5to año de medicina de la ULA, expresó el temor que sienten ante la inseguridad a la que son sometidos día a día, en cualquier lugar del estado.  

“La situación es aún más preocupante para todas esas personas que posteriormente vamos a realizar las actividades. A mí también me ocurrió en diciembre cuando iba hacia mi casa en Barrio Obrero, fui despojado de mi maletín que contenía equipos médicos: estetoscopio, tensiómetro, martillo neurológico, mi carnet, identificación, y uno no puede hacer nada, teme por la vida, entrega sus cosas”.

 

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0