DLA - Agencia | 20/06/2017 | 1:06 pm
Militares: Entre el rechazo y la esperanza de los venezolanos
Por Judith Valderrama.-

Como todas las historias en convulsión, cada día los capítulos son diferentes, esta semana el protagonismo lo toman los militares. ¿Qué hará la Fuerza Armada? Es la pregunta de millones en Venezuela: la disidencia guarda en ellos una esperanza; en la calle muchos se debaten entre aborrecerlos o esperar de ellos heroísmo; mientras el Gobierno sigue a su mando, pero también esperando

La esperanza para unos, la exigencia para otros, está puesta en los militares venezolanos. Todos los días hay historias de ruidos de sables y los representantes de la oposición comenzaron a pedir copiosamente  acción de los uniformados. Mientras el Gobierno puja por su Constituyente, en la calle el pueblo protesta desde hace casi 80 días aguardando que aparezca “su milagro”,  tal vez, vestido de verde oliva y con cachucha.

Los sentimientos de rechazo contra los  uniformados no cesan, es casi generalizado y solo comparado con la débil popularidad del Gobierno que estiman en 14%.

Imágenes y videos virales sobre robos, allanamientos ilegales, paramilitares armados junto a policías o guardias nacionales, golpizas a ciudadanos y violaciones de derechos humanos  protagonizadas por guardias o policías nacionales, parecen ser un caldo de cultivo para la intolerancia más extrema que ya se dibuja en acciones de civiles contra milicianos.

A eso se suma el juzgamiento en tribunales militares de civiles opositores atrapados en protestas; lo que exacerba el sentimiento adverso expresado en redes sociales, discursos ciudadanos y pancartas de protestas.  

Pero como si no fuesen suficientes elementos, todo ocurre en una precampaña por la Constituyente que convocó el Gobierno, más las acciones de la fiscal General de la República Luisa Ortega, y la deserción de militares como la reciente renuncia del secretario General del Consejo de Defensa de la Nación, el Mayor General Alexis Ramírez López, oficial muy cercano al  fallecido Hugo Chávez, quien se opone a la constituyente; así como lo hace el exministro Rodríguez Torres.

Silencio de un lado, gritos del otro.- En el Ejército el hermetismo y el silencio es la pauta, nadie sabe cuándo saldrán, ni a qué. Para muchos su actuar en los próximos días puede ser la diferencia entre convertirse en héroes o seguir siendo villanos para la mayoría opositora que desde sus máximos líderes le lanzan mensajes; como el de Leopoldo López desde la cárcel de Ramo Verde, que dice: "Ustedes también tienen el derecho y el deber de rebelarse ante órdenes que buscan reprimir al pueblo venezolano, de rebelarse para hacer cumplir la Constitución".

Y desde la Asamblea Nacional su presidente, el opositor Julio Borges, les habla: "Hago un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. No dejen que se les utilice como herramienta de presión política".

Otra de la voces activas es la del diputado opositor José Manuel Olivares: "… generales, capitanes, tenientes, ustedes son el muro entre la Venezuela que quiere cambio y la Venezuela que defienden con balas".

El plan Chávez para culpar a la FAN.- Fernando Ochoa Antich, General retirado del Ejército de Venezuela y exministro de Defensa y Relaciones Exteriores, explica de dónde nace la crisis que vive hoy la Fuerza Armada y que la convierte en una de las instituciones más repudiadas por la mayoría del pueblo.

Revela que el presidente fallecido Hugo Chávez, supo lo que hizo: “Entendió cuando asume el Gobierno, que debía controlar dos instituciones fundamentales para mantenerse en el poder; Petróleos de  Venezuela y la Fuerza Armada Nacional (FAN). Empezó a debilitar la FAN porque esta en algún momento podía cuestionar sus deseos de mantenerse un largo tiempo en el poder, y es ahí cuando crea la milicia y se maximiza la cantidad de oficiales de tropa sobre los de carrera que venían de academia y con valores institucionales”.

La acción de Chávez crea la paradoja para que los valores que se inculcaban en la Academia Militar no permanecieran como el centro de la educación de la formación de oficiales. Dice Ochoa Antich que el fallecido presidente llegó al extremo de crear los  oficiales técnicos; explica que antiguamente había oficiales medios que llegaban como máximo grado a maestro supervisor; pero decidió que un maestro supervisor pasara a ser General de Brigada.

“Un maestro que era subalterno de un  Capitán, pasó a ser jefe del Capitán. Imagine lo que eso significa para la Fuerza Armada, y además impulsó el culto a la personalidad dentro de los cuerpos castrenses como  ´Chávez vive, la lucha sigue´, y todas esas tontadas para debilitar los valores fundamentales de la FAN, como había sido creada desde el inicio del siglo XX”.

El debilitamiento de la FAN, que logró Hugo Chávez, según Ochoa Antich, le dio el poder con cierta estabilidad porque se convirtió en una fuerza totalmente controlada que ganó el desprestigio para que hoy todo el mundo vincule los errores del chavismo de Chávez, con la acción de los militares de Venezuela que manejan en la actualidad el poder; pero a ese costo.

El respeto quedó atrás.- Ochoa Antich sostiene que durante los últimos 40 años la Fuerza Armada venezolana venía siendo una institución muy respetada, no solo por el pueblo sino por los propios políticos y el Gobierno; al asumir Hugo Chávez el cuerpo castrense se mete en una aventura.

Como es natural, el país está rechazando la posición de la Fuerza Armada, y dice el General que lamentablemente la FAN va a pagar con lágrimas de sangre todos estos errores que ha venido cometiendo.

Sostiene Ochoa A., que los militares venezolanos, no todos están bien, por esa razón hay un gran descontento, porque el Gobierno actual tiene un rechazo superior al 80% y sus familiares también deben hacer enormes colas y no les alcanzan los ingresos.

“Si se me dificulta a mí, que soy General de División, que no debo pagar colegio de los niños, lo único que debo gastar es en mi mujer y en mí, y no me alcanza el salario, que gano 280 mil bolívares. Pero además imagínese lo que significa el problema de un militar cuando llega a una reunión pública o familiar por el enorme rechazo que genera, porque todos están furiosos con él”.

Militares están inconformes.-“La inconformidad dentro de la Guardia Nacional es un sentimiento de la mayoría de quienes la integran”, afirma por su parte el Coronel Wilson Smith Sánchez Serrano, quien hace dos años pidió la baja después de cumplir funciones por 25 años.

La decisión de desincorporarse de la GN obedece a la imposibilidad de servir en una institución militar que solo está del lado del Gobierno y no del pueblo, donde la injusticia hace imposible –para hombres como él- seguir alistado, afirma.

“La mayoría ha dicho que se cambió la trayectoria de la institución, lamentablemente se perdió la imagen de una institución que era reconocida por sus valores. Íbamos a las aldeas a servir a la gente sin tinte político, llevábamos el barbero, asesoría jurídica, diversión a los niños con payasos o inflables, compartíamos con la gente; además de brindar el resguardo y la protección a una población”.

Las lágrimas del Coronel  muestran cuánto le duele lo que pasa con la desprestigiada Guardia Nacional; pero se repone y dice: “Qué puedo sentir, duele, duele ver cómo una institución tan bonita como esta, está así; ahora uno ve cómo les gritan matraqueros y ladrones. Se le arrodillaron al Gobierno; pero muchos guardias y oficiales no se revelan por miedo a perder el trabajo porque ellos pasan las mismas necesidades que estamos pasando todos”.

“El Gobierno nos hace mucho daño a los guardias nacionales”

Un Guardia Nacional que dice sentir dolor por el rechazo que generan en el pueblo, confiesa estar muy afectado al haber asesinado con una bomba lacrimógena a un joven; a otros golpeado y hasta robado de manos de la GN. Pide a la disidencia que  “siga en la calle para que esto termine”

Cumple funciones en San Cristóbal y pide no ser identificado porque es un Guardia Nacional activo con 12 años de servicio dentro del cuerpo castrense. “Llegan a saber que uno habla con ustedes los periodistas y  es grave, no crea; así como mucha gente tiene miedo, uno también, porque uno ve lo que hacen y a uno también pueden hacérselo. Además, tengo tres chamos y no puedo decidir por mí solo”.

Relata el Guardia Nacional que ingresó con mucha ilusión a ese cuerpo, era orgulloso decir que era Guardia; ahora siente vergüenza y miedo de que la gente sepa su oficio porque no sabe qué le puedan hacer: “Usted se imagina uno subir en una buseta con el uniforme, todos decimos que hasta nos linchan. Yo ya no me pongo el uniforme sino cuando llego al comando, es peligroso. A mí me han gritado de todo cuando estoy en marchas, lo más poquito es asesino y uno se tiene que quedar callado, porque muchas veces es verdad sobre la maldad de algunos guardias, por culpa de ellos pagan todos”.

Asegura que las órdenes son reprimir los manifestantes y confiesa que les piden lanzar las bombas lacrimógenas directas a la gente: “Eso no es así, deben lanzarse al suelo y el gas se eleva, y eso repele a la gente. Yo lo hago como manda la norma; pero si los superiores lo ven a uno con mucho misterio también puede ser peligroso. Igual me hago el loco y también otros compañeros que piensan como yo. Los más jóvenes son los más obedientes y agresivos, y unos de verdad son chavistas porque con este gobierno se han acomodado. El Gobierno ha hecho mucho daño a nosotros los guardias nacionales”.

El militar relata que su propio hijo adolescente le dice: “Papá, sálgase de Guardia, todos le tienen mucha rabia a ustedes”.

Sostiene que todos los uniformados saben y  hay bastante descontento dentro de la Guardia Nacional, “muchos queremos retirarnos y no volver más; pero cómo consigues otro trabajo, menos si es Guardia Nacional porque como no nos quieren”.

“Yo le digo a la gente la verdad, les digo que sigan luchando porque este gobierno es malo con todo el mundo, nosotros pasamos mucha necesidad, también pasamos hambre y nos roban, y ahora nos odian. Es que si usted se pone a ver bien todos pagamos, justos por pecadores. Dígame dónde se va a meter uno el uniforme de Guardia Nacional cuando este gobierno caiga. No crea, da es miedo pero hay que salir del Gobierno. Sigan  en la calle para que esto termine ya”.

-Usted que tiene un hijo adolescente, ¿cómo asume la muerte de muchachos en las protestas?, por ejemplo la de Pernalete con una bomba lacrimógena

-“Me duele en el alma y me duele el doble que a los demás ciudadanos, porque por un lado duele que muchos son de la edad de mi hijo y pudiera ser él. Dos, porque posiblemente lo pudo hacer un compañero de la Guardia, porque las bombas lacrimógenas las manipulamos nosotros y es como si con nuestras armas matáramos un hijo”.

A quienes piden la baja de la GN los obligan a integrar la milicia

Tenemos que perder el miedo, dice el Coronel Wilson Sánchez Serrano, quien hace dos años pidió la baja de la Guardia Nacional por compartir criterios con la actuación de ese cuerpo de seguridad venezolano.

El estado Mérida fue la última zona donde ejerció y dice que llegó a ver por las calles  motorizados con armas, y cuando los detenían les daban a conocer que eran afectos al Gobierno y de inmediato debían darles libertad.

Sostiene que como él, son cientos los que piden la baja desde hace unos años para acá: “A muchos se las están negando o les dan la condición de que deben involucrarse inmediatamente en las milicias obligados”.

En relación a los comentarios incluso del gobernador de Miranda, Henrique Capriles,  de que los guardias que salen a reprimir no son venezolanos, ni funcionarios del organismo por el nivel de violencia que desarrollan contra la población; expresa el Coronel Sánchez que no tiene conocimiento al respecto, que cuando ha ido a marchas, muchos compañeros uniformados lo saludan y son venezolanos.

Pierdan el miedo.- “Los guardias están muy estropeados…  pero tenemos que perder ese miedo nosotros. Es difícil tanto para ustedes como para uno; pero recuerden que está en juego la democracia del país y no sabemos qué puede llegar a pasar si aprueban esa constituyente, porque en realidad sería como darle un cheque en blanco a esos señores, no sabemos con qué nos van a salir, porque lo más seguro es que modifiquen también la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional”.

Recuerda que la función primordial de la Guardia Nacional, al ser fundada el 4 de  agosto de 1937, era servir a las poblaciones más necesitadas, “y desde que se estableció este gobierno la GN cambió su función; comenzó a politizarse y empezaron a sembrar en nosotros ideas que nada tienen que ver con la razón de ser”.

Sostiene que la principal filosofía ahora son ideas políticas del que llama “Comandante ese intergaláctico”. Agrega que la GN se convirtió en comandos o partidos políticos, y que esa no es la función de ellos.

Sánchez Serrano sostiene que desde el momento en que les cambiaron su función, él comenzó la inconformidad al igual que la de muchos de sus compañeros.

Las injusticias, dice el Coronel que eran muy comunes dentro del organismo, “por ejemplo los méritos para ascender eran prácticamente, si estás conmigo asciendes. Yo fui víctima de alguna manera, en mi último ascenso ganado con mérito de Teniente Coronel técnico a Coronel técnico y  no aparecí en ningún resuelto; pero me fui a Caracas y hace dos años todavía pude ser escuchado por algunos oficiales generales que tienen el sentimiento institucional y de la democracia. Luego de escucharme, dijeron que se cometía una injusticia y finalmente,   en otra fecha obtuve mi resuelto”.

Otro aspecto que resalta es la situación económica de quienes integran el cuerpo castrense; asegura que la mayoría proviene de familias de escasos recursos económicos y su opción de vida es formarse como guardias nacionales: “Ahora que los forman en 6-8 meses más, antes era dos años, luego un año…  con ese oficio pueden tratar de subsistir y ayudar a sus familiares”.

Noticias Relacionadas:

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions