DLA Columnas | 17/08/2017 | 1:00 am
Mi vida es la patria

Por: Edgar Barreto

La República no se vende, no se traiciona. Esta es y debe ser la conducta de todas y todos los venezolanos.

El que no lo piense así, simplemente se está colocando en el terreno más bajo y vergonzoso  en el que pueda caer un ciudadano que no tendrá excusa, ni justificación alguna para que se exonere ante la historia y ante los pueblos. Siempre lo hemos dicho, el traidor a la patria es el peor título que puede tener cualquier ser humano.

Es definitivamente un problema de conciencia. Quien no ame su terruño, su país es un desvergonzado, inmoral y un desarraigado, en su mente está el vacío, los malos sentimientos, el desamor y seguramente abraza el odio como expresión de su modo de vida hoy ante las evidentes amenazas imperiales de una intervención militar es deber de todas y todos los que vivimos en esta digna nación levantarnos firmemente en la defensa total, integral de nuestro territorio patrio. Los traidores deben ser aislados y derrotados. En nuestro país debe castigarse la traición a la patria. No podemos aceptar el chantaje de los sectores antipatrióticos que además de solicitar que nos invadan, por todos los medios sabotean la paz de la república, promoviendo la violencia, el bloqueo, la guerra económica, el terrorismo, el odio, la muerte. Ya está bueno. Aquí no podemos aceptar tanta impunidad, crimen, terror, saboteo y lo que es peor traición. Debemos profundizar el modelo liberador y emancipador y esto implica una gran revuelta cultural y espiritual en todos los terrenos, pueblo y gobierno construyendo la nueva manera de relacionarse.

Debemos demoler el burocratismo, sus diversas expresiones, profundizar y mejorar nuestra forma de ser, practicar la sencillez, la honradez, no dejarse atrapar por la corrupción, cuidarse todos los días cultivando en el alma la nueva forma de ser y de relacionarse. Crecerse en las dificultades, convertir los fracasos y las derrotas en experiencias, aprendizajes que nos conduzcan a nuevas victorias. No dejarse atrapar por la amargura, por el ruidoso y constante veneno mediático basado en la manipulación, en la mentira que busca idiotizarnos e intoxicarnos el alma y el corazón para derrotarnos y humillarnos con la ruina y la entrega de la patria.

Con Maduro, con la Constituyente y con Rangel Silva al combate victorioso.   

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions