DLA Columnas | 23/06/2017 | 11:03 am
Nosotros

Por: Juan(cho) José Barreto González // inyoinyo@gmail.com

Entre unos y otros la guerra es contra nosotros. Nosotros significa unos y otros, no uno contra otros. La universidad, en concreto, lo que fue nuestra universidad, es eco y escenario del conflicto entre unos y otros. Desde hace rato la ULA, y en ello el Nurr, se convirtió en un terrible y colonial partido de oposición contra el gobierno de turno. Ese oscuro partido opositor es gobierno dentro de la universidad.

Cayendo la tarde del miércoles pasado, recibo de un profesor amigo el siguiente mensaje: "Hoy en la universidad se formó una balacera en patio central. Saquearon un camión de mantequilla, mortadela y no se que más desde la mañana. Los motorizados llegaron y comenzaron a disparar a la gente al mediodía. Estaba cerca de la línea de fuego y la bala impactó en una columna diagonal a la escalera del vicerrectorado, yo estaba unos metros atrás y vi cuando impactó la bala y explotó la pared. Vi cuando el chamo llegó corriendo, se cuadró y disparó. Si el chamo no se agacha lo matan. Por supuesto, no suspendieron las clases ni nada! Todo normal. ¿Qué debemos esperar? ¿Un muerto? ".

Triste metáfora. La universidad es un camión de mortadela que los asaltantes disponen a su antojo. Delinquen en nombre de la universidad para combatir a la dictadura que dicen combatir. El nosotros universitario está bajo amenaza y tales espacios se mueven bajo quienes la convirtieron en un tablero de intereses de grupo. La universidad perdió sus encantos y la convirtieron en mortadela para repartir. Hay dos responsables, el rector de la ULA y el írrito vicerrector del Nurr. Han convertido nuestra casa en casa de odios y montajes. Alguien me había alertado: "profe están montando algo feo...". Las paredes oyen.

Le respondí al profesor del mensaje del miércoles, "es el juego de unos y otros para acabar con el nosotros. Nosotros debemos actuar".

Nosotros no somos la asqueante pugna entre dos bandos. Tenemos suficiente memoria histórica, pensamiento para responder ante los pequeños seres del odio y sus poderosos reproductores. Una comunidad dividida, asustada y sin ideales es el mérito de los lobos tipo Bonucci. Una jauría pues han llevado a la universidad a su peor hora, en una hora en que la nación necesita, entre otros, el oficio de pensar. Se convirtieron en fabricantes de cosiatas y de bombas caza bobos. Y como en un cuento mexicano los caminos de salida están llenos de gente. No nos vayamos, el nosotros no puede quedarse sólo entre unos y otros.

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions