DLA Columnas | 30/04/2017 | 1:00 am
Platón, Zenón y Aristóteles sobre un comunismo (Segunda Parte)

Por: Ernesto Rodríguez

En la Primera Parte vimos que el filósofo griego Platón (427-347 A. de C.) proponía en su obra ‘La República’ una sociedad comunista en la cual los gobernantes no podían poseer propiedad privada y donde las mujeres serían compartidas en común y los hijos criados en común de tal manera que nadie sabría quién es su hijo y quién no lo es.

El filósofo griego Aristóteles (384-322 A. de C.) discrepó y en su obra: ‘Política’, en el Libro II, hace críticas. Sobre una propiedad común de las cosas señala: “Podemos concluir que la fórmula de que todos los hombres digan ‘Mío’ de un mismo objeto’, es en un cierto sentido bello pero impracticable […] lo que es común para el mayor número de personas, recibe la menor cantidad de cuidado. Las personas le ponen más atención a lo que es de su propiedad: Ellas ponen menos cuidado a lo que es común; o de cualquier manera, ellas ponen cuidado a lo que les concierne individualmente […] las personas son más propensas a descuidar su deber cuando piensan que otro está ocupándose de ese deber […] El esquema propuesto en ‘La República’ significa que cada ciudadano tendrá miles de hijos: Esos no serán los hijos de cada ciudadano individual: Cualquier hijo será igualmente hijo de cualquier otro padre. El resultado será que todos descuidarán igualmente esos hijos” (Cap. 3).

Más adelante, señala otra consecuencia desagradable de que las mujeres y los hijos sean compartidos: “No prohíben otras relaciones familiares, que si se practican entre hijo y padre, o entre hermano y hermano, son el colmo de la indecencia” (Cap. 4). Esta observación es acertada: Si un hombre no sabe con cuál mujer está teniendo relaciones, puede ocurrir que las tenga con su madre, su hija biológica, o con su hermana biológica, y eso obviamente es indeseable, no solamente en lo moral, sino porque ahora sabemos que ocasiona endogamia y homocigosis genética que es perjudicial para la salud de la progenie.

Más adelante, respecto a los que cultivan el suelo, dice: “Cuando los trabajadores del suelo, hacen el trabajo ellos mismos, los problemas de la propiedad causarán una gran cantidad de molestia. Si ellos no comparten por igual el trabajo y el disfrute de lo que producen, esos que trabajan más y obtienen menos de lo producido tendrán quejas respecto a esos que obtienen mucho y trabajan poco” (Cap. 5). Más adelante dice: “Cuando cada quien tiene su propia esfera separada de interés, no habrá los mismos motivos de peleas; y harán más esfuerzo, porque cada hombre sentirá que se está aplicando a lo que es su propiedad” (Cap. 5). Más adelante Aristóteles llega a sugerir que el humano tiene un sentido innato natural de la propiedad: “Además, pensar que una cosa es de tu propiedad hace una diferencia que no se puede expresar, en lo que se refiere a placer. Puede ser que cuidar de uno mismo, sea un sentimiento implantado por la naturaleza, y no un simple impulso al azar. Amarse a sí mismo es condenado acertadamente, pero no es lo mismo amarse a sí mismo que amarse a sí mismo en exceso” (Cap. 5).

No obstante, Aristóteles en su obra ‘Ética a Nicómaco’ condena la avaricia: “tanto el hombre que viola las leyes como el hombre voraz y deshonesto son considerados injustos, de la misma manera que el hombre que se rige por las leyes y el hombre honrado son considerados justos” (Libro V). Aristóteles emplea el término ‘pleonexia’ para ese hombre voraz que se apropia de más de lo que le corresponde.

Podemos concluir que una propiedad común de las mujeres y los hijos es muy difícil de lograr. Respecto a una propiedad común de las cosas, los estudiosos del tema no se ponen de acuerdo, pero quizás se podría alcanzar algo intermedio: Una propiedad común de los grandes medios de producción y una propiedad privada de los pequeños medios de producción.

ernestorodri49@gmail.com

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions