DLA Columnas | 20/03/2017 | 1:00 am
Unidad de hombres, no de ángeles

Por: Gloria Cuenca

Siempre que se toma una decisión, alguien resulta herido”

Mariano Picón Salas, recién caída la dictadura de Pérez Jiménez, escribió en el diario El Nacional un artículo con ese título. Lo he escrito en varias oportunidades y he tomado el título. También, Humberto Cuenca escribió sobre el tema. No fue fácil lograr la unidad el 23 de enero del 58, como no ha sido fácil mantener en este país la unidad al interior de la MUD. De allí que el título sugiere la unidad de hombres, no perfecta, sí perfectible. Resulta incomprensible la actitud de un grupo de opositores, algunos desde el exterior, otros en sus casas, cómodamente instalados, otros dando la pelea -y eso se admira-, calificando negativamente la acción de nuestros líderes. Cada uno piensa: “Hay que actuar de determinada manera. Si no hay consenso, se usa mayoría.

“Siempre que se toma una decisión, alguien resulta herido”. No olvidarlo. La diversidad de ideas es democrática. Al comprender lo que era el marxismo y la vida dentro del socialismo real, comencé la batalla democratizadora. El necesario proceso de reeducación, en la búsqueda de la solución a este desastre, requiere pasar por la toma de conciencia de la trascendencia que tiene la unidad. Me pregunto: ¿Será posible que apetencias personales de baja cuantía rompan un proceso extraordinario como el cumplido por la MUD?, ¿Será que no ven que, sin la unidad del pueblo todo, no podemos salir de esta dictadura con pretensiones de democracia?, ¿Es tan difícil llegar a acuerdos con personas que coinciden en uno o dos planteamientos? Negociar es ciencia hoy en día. No pueden inventarse “negociadores”. Requiere experiencia, conocimiento, inteligencia y astucia. En películas, en la vida real, alguien asume esa tarea. En unos casos -en las películas casi siempre lo logran-, el tratamiento que se hace de la negociación resulta un éxito. En la vida real, la improvisación, por buenas intenciones que se tengan, no funciona. A veces se logra un resultado positivo. Los “juzgadores” de oficio criticaron el “intento” de diálogo. No entienden nada: el problema no es el diálogo, es cómo lo hicieron y quién supervisó si se cumplen los acuerdos o no. Ese montón de improperios que desatan contra la MUD, con énfasis en los antiguos secretarios ejecutivos, flaco servicio hacen, menos al propósito de cambio. Si no saben ni pueden acordarse entre los demócratas, ¿Qué podemos esperar en la negociación con los otros?

@EditorialGloria

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions