DLA Columnas | 11/03/2017 | 1:00 am
Ollas Solidarias

Por: Antonio Pérez Esclarín (pesclarin@gmail.com)

Suele decirse que las crisis y las situaciones difíciles sacan lo mejor y lo peor de las personas. No puedo entender cómo hay gente que ha llegado a tal nivel de deshumanización que se roba la comida de los niños de las escuelas. Y no para comer ellos sino, dado el volumen de la comida robada, para revenderla y ganar un dinero que, si tuvieran un poco de dignidad, les debería quemar las manos.  Conozco un liceo que, en lo que va de año, han robado la comida de los alumnos tres veces. Y hasta les han amenazado con dejar de proporcionarles los alimentos, lo que equivale a castigar a los estudiantes. ¿Acaso ignoran que es el Estado el que debe garantizar la seguridad? “Lo peor del caso, -me contó la subdirectora muy compungida-, es que si no hay comedor, muchos alumnos no van a venir, pues vienen sólo por la comida. El otro día no tenían clase los de cuarto año y llegaron más de cuarenta alumnos a comer”.

Conozco también numerosos casos de gente solidaria, capaz de compartir la escasa comida o incluso de  privarse de ella para regalársela a alguno  que no tiene nada. Ante la creciente hambruna en Venezuela, cuyo rostro más visible es la cantidad de gente rebuscando en los pipotes de basura, están surgiendo en escuelas, parroquias y comunidades, las ollas solidarias con las que se pretende mitigar el hambre.

En un reciente viaje pedagógico por tierras de Lara, tuve la oportunidad de conocer la experiencia de la Parroquia San Francisco de Asís en El Tocuyo, que cada día prepara 5 ollas con las que  alimentan entre 400 y 500 personas: adultos  mayores, niños, e incluso familias completas.

La idea nació del presbítero Jesús Martínez en el mes de octubre 2016 que animó a su comunidad cristiana a responder al llamado del Papa Francisco a practicar la Misericordia con los más necesitados. Un grupo de laicos comprometidos, aceptaron el reto y empezaron a preparar la olla solidaria en una casa de familia, que preparaban con lo que generosamente aportaban las personas. Todos los utensilios (ollas, reverberos, tazas, cubiertos…) eran puestos por los organizadores de la comida. La olla la trasportaban en sus propios carros hasta la iglesia donde la repartían a los que acudían. Si sobraba, salían por las calles y plazas a repartir la comida a los que vieran pasando necesidad.

El proyecto fue creciendo y para diciembre preparaban dos ollas. En el mes de enero lograron habilitar un espacio en la iglesia llamado “Cocina de la Caridad”, y mediante compras de utensilios y varias donaciones de equipos, pudieron instalar una cocina sencilla pero muy funcional, donde hoy preparan a diario las 5 ollas solidarias, que les exige conseguir cada día 20 kilos de carne, 30 kilos de verduras (auyama, papas, jojotos, yuca) y aliños verdes. Con frecuencia reparten también diversas frutas.

Como nota curiosa, no se permite tomar fotografías, se insiste en el buen trato a los que acuden a comer, a los que se les permite llevar comida a sus casas si tienen algún familiar impedido o enfermo,  y hasta en ocasiones han llevado comida a los presos, a los enfermos  en los hospitales y a los familiares que los acompañan.

Si bien son numerosos los colaboradores, hay un grupo verdaderamente comprometido, que es el motor de la actividad, que se dedican en cuerpo y alma al servicio diario y  hacen vida el evangelio.

@pesclarin

www.antonioperezesclarin.com

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions