DLA Columnas | 5/03/2017 | 1:00 am
Altruismo y felicidad personal

Por: Ernesto Rodríguez

¿Hay relación entre altruismo y felicidad personal?...El psicólogo estadounidense Martin E. P. Seligman (nac. 1942), que fue presidente de la ‘Asociación Norteamericana de Psicología’ refiere evidencias de que las personas más felices tienden a ser más altruistas. Citemos sus palabras: “Antes de ver los datos, yo creía que las personas desdichadas – por identificarse con el sufrimiento que conocen tan bien – serían las más altruistas. En consecuencia me sorprendí con los resultados sobre estado anímico y ayuda a los demás, que revelaban sin excepción que las personas más felices tienen mayor tendencia a demostrar altruismo. En el laboratorio, los niños y los adultos que se sienten más felices manifiestan más empatía con los demás y están más dispuestos a donar dinero a los que tengan necesidad. Cuando nos sentimos felices, nos centramos menos en nosotros mismos, nos agradan más las demás personas y queremos compartir nuestra buena fortuna aún con las personas desconocidas. Cuando nos sentimos mal, en cambio, nos volvemos desconfiados, nos retraemos y nos concentramos de manera defensiva en nuestras propias necesidades” (1).

Por otra parte, grandes autores han enfatizado la importancia de ser altruista. Por ejemplo, el filósofo chino Confucio (551-479 A. de C.) expresó en la colección de dichos conocida como ‘Analectas’ (2) lo siguiente: “El Maestro dijo: Es el humanismo lo que atrae en una comunidad. Si por propia elección alguien no se dedica al humanismo ¿Cómo obtendrá sabiduría?” (Libro IV, sección 1) y más adelante: “El Maestro dijo: Si alguien dedica su corazón al humanismo, estará libre de maldad” (Libro IV, sección 4).Asimismo, en el Nuevo Testamento, Jesucristo dice: “Más bienaventurado es dar que recibir” (‘Hechos de los Apóstoles’, 20: 35). También podemos recordar la ‘Parábola del Buen Samaritano’ (San Lucas: 25-37). En ella se cuenta que un judío es atracado y herido en un camino, pero no es auxiliado por un sacerdote judío ni por un levita que lo vieron en su desgracia y pasaron de largo. En cambio un samaritano sí lo auxilió, a pesar de que los samaritanos eran execrados por los demás judíos. Entonces Jesucristo pone como ejemplo a ese samaritano. No obstante, esta parábola es digna de analizar. El samaritano tenía dinero y pudo auxiliarlo. Recordemos cuando el samaritano lleva al herido a un mesón y al partir: “Sacó dos denarios y los dio al mesonero y le dijo: Cuídamele; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese” (San Lucas, 10:35). Entonces algunas personas como Margaret Thatcher ( 1925-2013) que fue Primera Ministra del gobierno británico entre 1979 y 1990, dijo en una ocasión: “Nadie recordaría al Buen Samaritano si él solamente hubiera tenido buenas intenciones. Él también tenía dinero” (3). Ciertamente sin dinero es muy difícil ayudar de manera efectiva a los necesitados.

Después de ver las evidencias que refiere Seligman y lo expresado en grandes obras, resulta demasiado obvio que cuando los ciudadanos viven cada vez peor y más empobrecidos y están sometidos a carencias de medicamentos y alimentos, entonces unos cuantos de esos ciudadanos se ‘deshumanizan’ y pierden su capacidad humana para ser altruistas. Por el contrario, tratan de resolver su situación personal a costillas de la desgracia del prójimo, y de ahí la pavorosa especulación y el ‘Sálvese quien pueda’. Pero lo más terrible es que aunque muchos ciudadanos desearían ayudar a los más necesitados (como el Buen Samaritano) se sienten impotentes porque no tienen recursos para hacerlo. La única solución es desarrollar las fuerzas productivas para erradicar la escasez y haya abundancia de bienes.NOTAS: (1) Pag. 43 en Martin Seligman (2002) ‘AuthenticHappiness’. Free Press. (2) He utilizado la edición ‘Confucius. The Analects’.Translated by Raymond Dawson.Oxford World Classics (1993) (3) Pag. 247en Michael Macrone (1993) ‘Brush Up Your Bible’. Gramercy Books.

ernestorodri49@gmail.com

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions