DLA Columnas | 5/03/2017 | 1:00 am
Ciclo A Color: Morado 1º domingo de Cuaresma

Por: Pbro. Tomás Fernando Espinosa Aguilar

5 de marzo de 2017

 PRIMERA LECTURA (Gn 2, 7-9; 3, 1-7)

 Lectura del libro del Génesis.

El Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente. El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado. Y el Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, que eran atrayentes para la vista y apetitosos para comer; hizo brotar el árbol de la vida en medio del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y del mal. La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho, y dijo a la mujer: “¿Así que Dios les ordenó que no comieran de ningún árbol del jardín?”. La mujer le respondió: “Podemos comer los frutos de todos los árboles del jardín. Pero respecto del árbol que está en medio del jardín, Dios nos ha dicho: ‘No coman de él ni lo toquen, porque de lo contrario quedarán sujetos a la muerte’”. La serpiente dijo a la mujer: “No, no morirán. Dios sabe muy bien que cuando ustedes coman de ese árbol, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal”. Cuando la mujer vio que el árbol era apetitoso para comer, agradable a la vista y deseable para adquirir discernimiento, tomó de su fruto y comió; luego se lo dio a su marido, que estaba con ella, y él también comió. Entonces se abrieron los ojos de los dos y descubrieron que estaban desnudos. Por eso, se hicieron unos taparrabos, entretejiendo hojas de higuera.

Palabra de Dios.

A. Te alabamos, Señor

SALMO RESPONSORIAL Sal 50, 3-6a. 12-14. 17

 R. ¡Piedad, Señor, pecamos contra ti!

¡Ten piedad de mí, Señor, por tu bondad, por tu gran compasión, borra mis faltas! ¡Lávame totalmente de mi culpa y purifícame de mi pecado! R.

 Porque yo reconozco mis faltas y mi pecado está siempre ante mí. Contra ti, contra ti solo pequé e hice lo que es malo a tus ojos. R.

 Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me arrojes lejos de tu presencia ni retires de mí tu santo espíritu. R.

 Devuélveme la alegría de tu salvación, que tu espíritu generoso me sostenga. Abre mis labios, Señor, y mi boca proclamará tu alabanza. R.

 SEGUNDA LECTURA (Rom 5, 12-19)

 Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Roma.

Hermanos: Por un solo hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron. En efecto, el pecado ya estaba en el mundo, antes de la Ley, pero cuando no hay Ley, el pecado no se tiene en cuenta. Sin embargo, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso en aquellos que no habían pecado, cometiendo una transgresión semejante a la de Adán, que es figura del que debía venir. Pero no hay proporción entre el don y la falta. Porque si la falta de uno solo provocó la muerte de todos, la gracia de Dios y el don conferido por la gracia de un solo hombre, Jesucristo, fueron derramados mucho más abundantemente sobre todos. Tampoco se puede comparar ese don con las consecuencias del pecado cometido por un solo hombre, ya que el juicio de condenación vino por una sola falta, mientras que el don de la gracia lleva a la justificación después de muchas faltas. En efecto, si por la falta de uno solo reinó la muerte, con mucha más razón, vivirán y reinarán por medio de un solo hombre, Jesucristo, aquellos que han recibido abundantemente la gracia y el don de la justicia. Por consiguiente, así como la falta de uno solo causó la condenación de todos, también el acto de justicia de uno solo producirá para todos los hombres la justificación que conduce a la Vida. Y de la misma manera que por la desobediencia de un solo hombre, todos se convirtieron en pecadores, también por la obediencia de uno solo, todos se convertirán en justos.

Palabra de Dios.

 A. Te alabamos, Señor

 EVANGELIO (Mt 4, 1-11)

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el demonio. Después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, sintió hambre. Y el tentador, acercándose, le dijo: “Si tú eres Hijo de Dios, manda que estas piedras se conviertan en panes”. Jesús le respondió: “Está escrito: El hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Luego el demonio llevó a Jesús a la Ciudad santa y lo puso en la parte más alta del Templo, diciéndole: “Si tú eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: ‘Dios dará órdenes a sus ángeles y ellos te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra’”. Jesús le respondió: “También está escrito: ‘No tentarás al Señor, tu Dios’”. El demonio lo llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor, y le dijo: “Te daré todo esto, si te postras para adorarme”. Jesús le respondió: “Retírate, Satanás, porque está escrito: ‘Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto’”. Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se acercaron para servirlo.

 Palabra del Señor.

A.      Gloria a ti, Señor Jesús.

Reflexión

Pbro. Tomas Espinosa

Muy estimados hermanos y hermanas, el pasado miércoles hemos iniciado la cuaresma con el rito de la imposición de la ceniza. En el libro del Principito, encontramos en uno de los episodios, el encuentro entre el principito y un zorro. El zorro al ver llegar al principito le dice que puede comunicarse con él, si entre ellos nace una relación seria, y le explica que para que nazca una relación seria, son necesarios los ritos. En eso el principito le pregunta que era un rito, y el zorro le dice que es lo que hace que un día sea diverso de todos los otros días, lo que hace que una hora sea diversa de las demás horas. Al final el zorro dice que sería bueno, para llegar a hacerse amigos, que el principito le viniera a visitar todos los días ritualmente a la misma hora, porque de lo contrario, el no sabría a qué hora llegaría el principito, y no podría preparar su corazón. Este relato nos puede ayudar para comprender este tiempo que hemos iniciado “La cuaresma”. Tiempo al que hemos dado inicio propiamente con un rito. Es más, pudiéramos decir que toda la cuaresma será un rito que hace de este tiempo, un tiempo diverso de todos los demás, un tiempo extraordinario. Es el periodo donde todos tenemos la oportunidad de preparar nuestro corazón al encuentro con Jesús. Ahora bien, en el evangelio de este primer domingo de cuaresma, la liturgia nos propone el evangelio que trata sobre las tentaciones de Jesús en el desierto, episodio con el que el maestro inicia su actividad pública, después de treinta y tres años. Esto nos muestra que Jesús, no inicia con un milagro, o con una parábola, sino con una lucha contra el mal, para enseñarnos el peligro que corremos y las pruebas que se presentaran en nuestra vida. Tengamos presente que sin las pruebas el hierro lo podrían confundir con el acero, el bronce con el oro, el vidrio con el diamante, solo la prueba revela el autentico valor de estos minerales. También para nosotros, exteriormente muchos parecen buenos, y ante las pruebas se revelan una raza peor. Solo los que soportan las pruebas estarán listos para el reino de Dios. Ante las tentaciones de la vida, debemos decidir que meter al primer puesto, y ojala aprendamos a meter a Dios en primer lugar, pues desde que muchos han hecho lo contrario, el mundo, y sin ir muy lejos nuestros país lo han convertido en un infierno. Hombres que ante la tentación del poder y el dinero, se mostraron como la raza  más destructiva, y todo lo que han tocado lo han acabado. Hermanos, la prueba es inevitable, por ello al inicio de esta cuaresma pidamos al Espirito Santo que nos sostenga y nos ayude a superarla, y sobre todo trabajar para forjar las virtudes en nuestro corazón, y así prepararnos al encuentro con Jesús. Feliz domingo.   

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions