DLA Columnas | 27/02/2017 | 1:00 am
Dignos y libres

Por: Carolina Jaimes Branger

Pasé la semana pasada yendo a los conciertos en el Centro de Acción Social por la Música. La Orquesta Sinfónica Simón Bolívar bajo la batuta de Gustavo Dudamel interpretó las nueve sinfonías de Beethoven. Cualquier adjetivo que use se quedará corto ante lo que fue aquello. Entrar a la soberbia Sala Simón Bolívar es entrar al primer mundo. Yo, que soy un ratón de conciertos, he visto a esos muchachos crecer en años, pero sobre todo crecer en excelencia, dedicación, compañerismo, trabajo, orden, disciplina, rigor, estructura, método… Por eso El Sistema se llama El Sistema: porque es un sistema de valores que se inculcan a través de la música. Frank Di Polo comentó que este año llegarán a la impresionante cifra de 800.000 niños y jóvenes inscritos. Niños y jóvenes a quienes la vida les cambiará para bien. Niños y jóvenes cuyas familias también se verán envueltas en ese círculo virtuoso. La otra cara de la moneda de la Venezuela que vivimos hoy. La excelsitud frente a la mediocridad.

La ejecución de los conciertos fue de una perfección que dejó al público deslumbrado, conciertos que repetirán en la gira que darán por Barcelona, Viena y Hamburgo, estoy segura de que con los mismos resultados. La ovación se extendió durante minutos. Y es que nuestros músicos han sido enseñados en que si no tocan perfecto, no vale la pena tocar. ¿Nunca han pensado que si en Venezuela al menos un décimo de las instituciones funcionaran como El Sistema seríamos un país desarrollado?...

Mis queridos muchachos ¡qué orgullo tengo cada vez que los veo! ¡Qué feliz me siento cuando sé que se van de gira, porque sé que es una Venezuela distinta a la de las noticias la que se presenta ante el mundo! ¡Qué maravilla que nos conozcan por ustedes y no por lo que pasa fuera de los núcleos de las orquestas en todo el país! ¡Qué alivio que el nombre de Venezuela, gracias a ustedes, deja de ser sinónimo de mediocres, ladrones, dictadores, narcotraficantes y otras alimañas! Ustedes son lo mejor del país y esa calidad de personas y de ejecuciones es lo que transmiten al mundo. Ver a Gustavo Dudamel dirigiendo la Filarmónica de Viena el día de Año Nuevo, el director más joven jamás invitado por los propios músicos, es algo que tiene que llenarnos de satisfacción y de deseos genuinos de que El Sistema crezca, se fortalezca y se perpetúe.

 Ese visionario llamado José Antonio Abreu en su genialidad intuyó que sería así. Desde aquel primer ensayo hace cuarenta y dos años cuando en un garaje había más atriles que músicos, el Maestro Abreu sabía la trascendencia de su proyecto. Tal vez era el único en saberlo. Quienes lo siguieron, lo hicieron inspirados por su pasión, por su vehemencia y por su convencimiento de que estaban comenzando una obra trascendental. No es casualidad que nuestros excelsos directores y músicos estén siendo requeridos en las mejores salas de conciertos del mundo. Y eso seguirá en ascenso.

 Tocar y luchar. El lema ha logrado inspirar a cientos de miles de intérpretes que saben que sus instrumentos musicales son los instrumentos para salir de la marginalidad, tanto física como mental. Desde los núcleos más remotos, hasta las instalaciones más completas, El Sistema se dedica a formar a nuestros niños y jóvenes para ser buenos en todo lo que emprendan y no necesariamente en el campo de la música. Esos niños, de adultos, se destacarán en todo lo que hagan porque para eso fueron educados. Es el mejor regalo de amor y de vida: hacerlos dignos y libres.

 @cjaimesb

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions