DLA Columnas | 12/01/2017 | 1:00 am
Fascistas y de paso ridículos

Por: Edgar Barreto

Aunque no nos sorprenden, pretenden hacerlo, acompañados siempre del show mediático, mediocre y manipulador. Decimos que son fascistas por sus actuaciones criminales, terroristas, antinacionales, antipatriotas, antihumanas, entreguistas, pro imperiales y colonialistas, promotores del pensamiento único, elitesco, racista, clasista y profundamente negador de la vida, la paz y el amor. Pero no solo son fascistas sino también ridículos. Nos consideran pendejos, ignorantes, sin capacidad. Para este sector el pueblo y sus saberes creadores no cuentan.

Hoy somos testigos de la evidente ridiculez de esta cúpula antidemocrática  que en la voz de Julio Borges anuncian y proclaman desde la vergonzosa Asamblea Nacional en desacato al abandono del cargo de nuestro presidente Nicolás Maduro acción que tiene como objeto generar violencia, confusión, desesperanza, descontento, caos, pero además provocar la intervención extranjera e imperial en nuestra Patria Sagrada. Ahora bien una cosa es lo que plantea la MUD, la ultraderecha arrastrada por el imperio y la otra es la que plantea el pueblo venezolano junto al gobierno bolivariano. Es allí donde encontramos una gran fortaleza indestructible, invencible en la gran Unidad-Cívico Militar Popular como herencia de las gloriosas luchas históricas del pueblo venezolano.

Los únicos que siempre han abandonado y traicionado la patria es está élite reaccionaria y antipatriota que no han descansado en hacer daño, causar dolor y tristeza a lo largo y ancho de nuestra república con su guerra económica despiadada, su plan terrorista desarrollando golpes de Estado, paro petrolero, paro económico, guarimbas, acciones paramilitares, narcotráfico e impulso de bandas criminales siguiendo la receta impuesta por el imperialismo norteamericano y sus aliados. Aquellos que hoy no reconocen esta realidad es porque están intoxicados, envenenados, enajenados y para ello deseamos la mejor cura en su alma y corazón, que se den una oportunidad para limpiarse, para expulsar la amargura, el desamor, el odio y toda esa cultura de la muerte que los abriga.

Nicolás Maduro se queda. Los únicos que siempre han abandonado al pueblo venezolano es la derecha fascista. Qué vergüenza, ni como diputados asisten a su trabajo todo el tiempo en el exterior disfrutando de los pagos que reciben por traicionar a la tierra que los vio nacer. El mejor castigo que se les está propinando es el rechazo masivo de la gran mayoría de los ciudadanos y ciudadanas de la gran patria bolivariana porque además de ser fascistas hacen el ridículo.   

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions