DLA Columnas | 10/01/2017 | 1:00 am
La hora de los cuentos

Por: Gloria Cuenca

Cuando mis hijos estaban pequeños, en épocas diferentes, después de la cena -sí, en aquellos años, sin revolución, se comía la cena- me preguntaban: “¿Llegó la hora de los cuentos?”. Esa hora era sagrada.

No hay dudas para mí, “que el tiempo de Dios es perfecto”, aun si suena a lugar común. Quien escribe ha sido siempre contadora de cuentos. Desde que, muy al comienzo de mi vida, se me transformó en un reto para hacer que me prestaran atención en el colegio, en la extraordinaria Experimental Venezuela. Siempre me gustó contar cuentos. Algunas anécdotas verdaderas. Otras, una mezcla de mi imaginación desbordada y la realidad, lo digo muchas veces: supera con creces el entorno en el que nos desenvolvemos. Ha dado origen, la realidad y la imaginación, a las telenovelas, de las que soy fanática. De todas, ahora que, en Venezuela si acaso se produce una por año. Lo que lamento. Hay que encontrar el momento adecuado para “echar cuentos”.

Siento y pienso que este comienzo del año 2017 es propicio para iniciar alguno de los cuentos que guardo hace cierto tiempo. El que les voy a contar tiene como protagonista a un importante dirigente de la izquierda latinoamericana que falleció (como ocurrió con las Torres Gemelas de Nueva York) un 11 de septiembre. Le dieron uno de los golpes de Estado más sangrientos del que se tenga memoria. Tengo un libro que se llama Cuba Nostra. Les secrets d’État de Fidel Castro. Se trata de un cuento y quiero contarles que el libro en cuestión señala que la muerte de ese gran presidente no la ordenó la CIA, como podríamos pensar todos. Tampoco quien dio el golpe. Más bien, este, el general, había aceptado que el Presidente se asilara en un país cercano y fuera el jefe de la resistencia.

Tampoco se suicidó, como dicen quienes abrieron su tumba recientemente. La instrucción para matarlo surgió de quien menos se lo esperaba: las órdenes fueron cumplidas. Recientemente fallecido, el que dio la orden (Dios mediante, no se encontrarán) estará en la quinta paila del infierno.

El Presidente asesinado, en el purgatorio. ¡Contradictorios lectores, llegó la hora de los cuentos!

@EditorialGloria

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions