DLA Columnas | 28/11/2016 | 8:55 pm
Delegación de competencias

Por: *Marcos Guerrero - @marcosguer100

En la Administración Pública, normada por la Ley Orgánica de la Administración Pública, existe la figura organizativa de la Delegación de Competencias, donde los superiores jerárquicos pueden delegar competencias en sus inferiores, dentro del mismo órgano, y también está permitido delegar competencias a los entes descentralizados funcionalmente, es decir a los institutos, empresas, fundaciones o asociaciones civiles del respectivo nivel territorial. La primera lleva por nombre delegación interorgánica (dentro del mismo órgano) y la segunda delegación intersubjetiva (entre sujetos con diferente personalidad jurídica).

            La delegación de competencias o delegación administrativa es una fórmula organizativa que sirve para agilizar el funcionamiento de la Administración Pública, y en la denominada delegación interorgánica las atribuciones administrativas que están conferidas por ley a los órganos Superiores de la Administración, entiéndase Presidente, Vicepresidente, Ministros, Viceministros, Gobernadores, Alcaldes y jefes de gobierno, y los superiores de los entes públicos descentralizados funcionalmente, pueden delegar dichas competencias o atribuciones en los órganos o funcionarios que están bajo su dependencia. Así es transferido el ejercicio de la competencia, mas no la titularidad en virtud de que la competencia es indelegable, irrenunciable e improrrogable y no podrá ser relajada por convención alguna.

            En la delegación intersubjetiva o entre sujetos con diferente personalidad jurídica, las Administraciones Públicas pueden delegar competencias a sus entes descentralizados, y allí si se transfiere al ente delegado la responsabilidad por su ejercicio, mientras que en la delegación interorgánica la responsabilidad se mantiene en el órgano, pero el acto administrativo llevado a cabo en su ejercicio, a los efectos de los recursos correspondientes, se entienden como dictados por la autoridad delegante.

            La Delegación de Competencias tiene unos límites y la misma no procederá en los siguientes casos: 1.- Para que el ente delegante proceda a dictar disposiciones de carácter normativos, es decir, la potestad reglamentaria asignada al Presidente de la República, para reglamentar las leyes, y al Alcalde para reglamentar las ordenanzas, no puede ser delegada. 2.- Para resolver recursos administrativos, cuando el órgano al que se pretende delegar haya dictado el acto administrativo, por cuanto menoscaba el derecho del administrado a ejercer el recurso jerárquico. 3.- No se puede subdelegar, es decir si el funcionario fue delegado, éste a su vez no puede delegar. 4.- En aquellas materias que la ley lo prohíba expresamente.

            Finalmente los actos administrativos adoptados por delegación deben indicar que se efectúan por tal circunstancia y se considera que fueron dictados por el órgano delegante; y la delegación puede revocarse por el órgano delegante en cualquier momento.    

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions