DLA Columnas | 18/01/2016 | 1:00 am
RJ en la Vuelta

Por: Rafael José Daboín

Con una profunda tristeza y un espíritu bastante decaído hablamos del último día de la Vuelta al Táchira, edición 51,  y lo que tiene que ver con la actuación de Trujillo. Muchas mentalidades y muchas fuerzas extrañas ligaban la derrota del muchacho “trujillano” José Mendoza y se les cumplió el deseo. Lamentablemente se ha dejado presionar, me imagino, porque no hubo ningún tipo de problema mecánico o una caída significativa; sin embargo, el joven no pudo responder.

Al final de la carrera, después de perder 25 minutos con un grupo que llegó a la línea de sentencia, declarándose ganador de la Vuelta el corredor Yoser Chavarría, del equipo Nestle de Costa Rica, nuestro representante admitió, y lo hizo públicamente, que había fallado, que no había podido cumplir, que lamentablemente no sabe por qué, pero se engranó y perdió la fuerza, y en ningún momento tuvo la posibilidad ni siquiera de sacar fuerzas de otra parte para poder finalizar.

El recorrido de esta etapa fue totalmente plano y controlado prácticamente por los equipos que apoyaban a este corredor, pero después, cuando comenzó a subir después de un sprint, el muchacho empieza a perder tiempo. José Rujano, representante de uno de los equipos que lo estaba apoyado, se viene con él en la parte de la montaña, que no era tan dura, más bien pedaleable, pero el muchacho se engranó de una manera que no hubo forma. Rujano expresó que lo animó, pero no caminaba. Entonces se piensa en la parte emocional, la parte psíquica, por un pequeño problema, a lo mejor mental, de haber estado tan cerca, a la puerta de la gloria, y no haber podido lograr tal hazaña para el estado Trujillo, para su equipo y para su asociación.

Una carrera que desde el principio se notaba hostil para un corredor que iba con un equipo muy pequeño y humilde, y de todas maneras dio una muestra extraordinaria de valor, de preparación y, sobre todo, de querer ganar una Vuelta tan importante como esta.

Ofertas le llovieron, en cantidad, de un equipo italiano y otros nacionales, y conversábamos hoy con el presidente de su equipo, Café Flor de Patria, que tenía que preservar a ese muchacho y hablaba de reforzar su escuadra. Claro que todos queríamos y pensábamos que podía ganar, pero al final, la etapa fue brava, terrible, porque los equipos buscaron la manera de atacar sabiendo que el corredor estaba desprotegido, que no tenía suficientes gregarios para ser respaldado en un ataque masivo, como el que ocurrió.Es lamentable, pero en definitiva todas las derrotas dejan una enseñanza.

Para finalizar, destaco que lo mejor de esta vuelta fue la gran cantidad de muchachos jóvenes que pelearon y opacaron a todos los corredores consagrados.

Noticias Relacionadas: RJ en la Vuelta,

Quiénes Somos | Estructura Corporativa | Aviso Legal | Dónde Llegamos | Contacto

Copyright © 2014. Editorial Diario Los Andes. Venezuela | RIF: J-09003756-0

Powered by:Venetech Smart Solutions