Inicio
Mérida: Zona ggeoestratégica para la seguridad alimentaria Imprimir E-Mail
escrito por Especial DLA   
viernes, 25 de septiembre de 2009
Intervenciones del Estado son "ayudas para los agricultores". El experto en geopolítica y asesor de varios proyectos para el Estado venezolano, Miguel Jaimes, habla sobre el tema de las expropiaciones

Las montañas del estado Mérida, y en general, de los Andes venezolanos, han sido declaradas como una zona agrícola prometedora, sobre la cual gira en gran escala la seguridad alimentaria actual del país. Con sembradíos de hasta tres mil 500 metros sobre el nivel del mar, este estado se posiciona como "estratégico" para la consolidación de la soberanía agroalimentaria, que impera en la Constitución de la República. Por ello, el Ejecutivo nacional ha iniciado una serie de acciones, "intervenciones", sobre espacios "de grandes reserva de biodiversidad", con el objetivo de rescatarlos de la explotación privada y entregarlos a las comunidades organizadas para su administración, bajo la regulación del Estado sobre los patrones de explotación, para garantizar así la soberanía alimentaria.

El experto en geopolítica y asesor de algunos proyectos del Estado venezolano, Miguel Jaimes, plantea la situación de las intervenciones (con miras hacia la expropiación) realizadas recientemente en la entidad, explica cuál es el fin del Ejecutivo nacional y su proyecto bolivariano.

Al respecto, indica que existe una estrategia por parte del Ejecutivo nacional, "de aprovechamiento en grandes extensiones de territorio", para lo cual, el Estado está ejecutando una clasificación de los espacios geográficos "que deben desarrollarse en base a las necesidades propias de los patrones de consumo, en el área concretamente de alimentos, que tiene nuestra población".

¿Se tiene previstas intervenciones en la zona Panamericana?

"Si corresponde a un plan nacional como el desarrollado en Lara y Zulia", podrían realizarse otras "recuperaciones" en la zona surlaguense e incluso en el páramo merideño, reseñó.

"Aquí, las potencialidades tienen que verse reflejadas en inversión social en la agricultura". En este sentido, Jaimes considera que las comunidades verían con buenos ojos las intervenciones del Estado sobre estos espacios agrícolas, aunque él considera que en vez de "intervenciones", se trata de "ayudas a los agricultores".

Explicó además que estas revisiones se están haciendo de forma "pormenorizada", con un "detallado equipo de trabajo" con agricultores, campesinos, comunidad y consejos comunales en cada una las zonas que están siendo chequeadas.

"Inclusive, son algunos de estos mismos (comunidades, consejos comunales, etc.), quienes han pedido una intervención directa, porque en algunas áreas hay abusos".

Intervenciones en Mérida

Aunque sobre el tema de las intervenciones realizadas en el estado Mérida a tres empresas privadas Jaimes no quiso precisar, destacó que lo que busca el Estado, es "utilizar espacios geográficos y ubicaciones geopolíticas importantes y poner al servicio, de todos, lo que debe ser planes extensivos de siembra", así como "el rescate de espacios que, para nadie es un secreto, están siendo aquí mal utilizadas".

Argumentó también que "hay algunos dueños específicos que prácticamente quieren patentar el agua para generar algunos patrones de consumo, generando grandes molestias a otros desarrollos naturales de pueblos ancestrales en determinadas zonas del páramo".

Dijo además, que "hay la utilización, y se han adueñado de grandes extensiones, grandes hectáreas de terrenos de bosques vírgenes".

Por lo tanto, subrayó Jaimes, allí debe haber un "control del Estado" y "eso lo ejerce cualquier Estado serio y responsable en cualquier parte del mundo".

¿Qué pasará con las áreas turísticas?

Sobre el tema turístico el politólogo indicó que, precisamente, muchos agricultores se han visto afectados y "desprotegidos", porque otros "se han creído dueños de algunas zonas. Para nadie es un secreto que en algunas partes del páramo, se coloca una reja" y se declaran propietarios de ese espacio.

En referencia al tema de la preservación del uso turístico de espacios que pudieran servir para la agricultura, señaló que "así como los Médanos (de Coro) son de todos", al igual que "Cainama, la isla de Margarita y la zona fronteriza del estado Táchira; pues bueno, también todos los espacios geográficos de esta inmensidad, de estas grandes montañas, por supuesto, también tienen que ser de todos".

¿Qué estima cultivar el Gobierno en Mérida?

Están las demandas naturales, respondió el experto en la materia. "Aquí hay campos destinados a algunos rubros".

En la actualidad, explicó Jaimes, la zona andina está aportando el 80 por ciento de la papa y la zanahoria del consumo nacional, en tanto que se han fortalecido grandes extensiones de ajo, café y otros productos naturales de la zona.

Al igual que en la zona Sur del Lago, estas áreas agrícolas del estado Mérida aportan productos importantes de la cesta básica del desarrollo venezolano.

Por su puesto, la rectoría de todo esto la tienen los municipios y el estado regional, así como el Ministerio para el Poder Popular de Agricultura y Tierras. "Hay una estrategia nacional de la soberanía alimentaria. Esa es una responsabilidad que es parte de la Constitución Bolivariana".

La situación actual

¿Cuál es la estrategia del Estado? Garantizar la seguridad alimentaria, responde el politólogo, pero al mismo tiempo, el Estado debe defender a la nación de la condena del uso excesivo de agrotóxicos, lo cual ha conllevado a varias corporaciones a patentar semillas cuya reproducción sólo es posible en laboratorios, y por tanto, "hemos perdido nuestro banco genético de semillas".

Por otra parte, el cambio climático ha ocasionado este año la pérdida de plantaciones, tanto en los llanos como en el oriente del país. Al tiempo que busca proliferar "el financiamiento por parte de países poderosos, como Estados Unidos, quienes están financiando a algunos productores", cambiando los patrones de crecimiento y consumo en esos sembradíos, "con el financiamiento de créditos blandos para sembrar maíz", que sería utilizado "según la cartera alimentaria americana, para transformarlo en combustible".

"Hay intervenciones

que tienen que hacerse"

"Tienen que hacerse porque el daño geográfico a la fauna, a nuestro sistema ha sido trastocado", refirió el asesor Miguel Jaimes, sobre el tema de las expropiaciones. Se refirió a las "mafias de familias que se han adueñado" de una infraestructura agrícola "construida, en principio, por el Estado".










 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana