El Chauvinismo Cultural es reaccionario Imprimir E-Mail
escrito por Ernesto Rodríguez /Profesor NURR-ULA   
domingo, 05 de agosto de 2007

"Cree el aldeano vanidoso que el mundo entero es su aldea"

(Dicho por el escritor cubano José Martí (1853-1895) en su ensayo: "Nuestra América" (1891)"

Actualmente el Gobierno de nuestro país manifiesta una fuerte tendencia hacia un mediocre chauvinismo cultural, es decir, a exaltar solamente ciertos aspectos de "lo nuestro", y subestimar totalmente otras facetas de "lo nuestro", es decir, de nuestra valiosa Cultura Nacional y la Cultura Clásica Universal. Porque con "lo nuestro" el gobierno solamente considera los bailes folklóricos, las canciones y las tradiciones del país. Pero no considera las obras de las grandes figuras del pensamiento, las letras, la pintura y las ciencias que ha tenido nuestro país, y nunca las ha divulgado gratuitamente y masivamente entre la población a pesar de tener dinero de sobra para hacerlo. Esto es importante analizarlo porque en realidad es algo muy equivocado y reaccionario. Por supuesto, es importante que todo ciudadano conozca su folklore, bailes, canciones y tradiciones nacionales, pero lo inaceptable es que sólo conozca eso y no conozca su Cultura Nacional más valiosa  y la Cultura Clásica y Universal.

El término "chauvinismo" proviene del francés "chauvinisme" que se originó a raíz de Nicolás Chauvin,  soldado francés que se hizo legendario por ser un fanático devoto de Napoleón Bonaparte (1769-1821). Desde entonces el término se refiere a todo tipo de patriotismo, o regionalismo que sea exagerado.

Primero veremos que el chauvinismo y el fascismo han estado íntimamente entrelazados.  En efecto, observemos lo que dice Adolfo Hitler (1889-1945) en el capítulo II titulado: "El Estado", en el volumen II de su obra: "Mein Kampf" (Mi Lucha) publicado en el año 1926 (El volumen I de dicha obra se publicó en 1924). Refiriéndose a la "defensa nacional" Hitler dice: "Su mejor defensa estará no en sus armas, sino en sus ciudadanos;  ninguna fortaleza de murallas los protegerá, sino una fortaleza viviente de hombres y mujeres llenos de un amor supremo a su tierra patria y un entusiasmo nacional fanático. El tercer punto para ser considerado en la educación científica es el siguiente: La ciencia también debe ser considerada por el estado popular como un instrumento para el avance del orgullo nacional. No solamente la historia mundial sino toda la historia cultural, debe ser enseñada desde este punto de vista. Un inventor no debe ser solamente grandioso como inventor, sino que debe ser aún más grandioso como un camarada nacional. Nuestra admiración de cada gran hecho debe bañarse de orgullo porque su afortunado realizador es un miembro de nuestro propio pueblo. De todos los innumerables grandes nombres de la historia Alemana, los más grandes deben ser escogidos e introducidos a la juventud de manera tan persistente que se conviertan en pilares de un sentimiento nacional inconmovible. El currículo debe ser construido sistemáticamente de acuerdo a estos lineamientos de manera que cuando el joven salga de su escuela no sea un medio-pacifista, un medio-demócrata, o algo por el estilo, sino un "Alemán completo"  [......]  El terror que existe en nuestra era al chauvinismo es el signo de su impotencia. Al carecer de una fuerza exuberante, e inclusive al considerarla desagradable, ya no es destinada por el destino para un gran hecho. Porque los más grandes cambios revolucionarios en este planeta hubieran sido inconcebibles si su fuerza motriz no hubiera sido una pasión fanática, sí, una pasión histérica, y sólo se hubiera basado en las virtudes burguesas de la ley y el orden...." (1).

En contraste con el fascismo, las grandes figuras del humanismo en la historia siempre se han pronunciado por una mentalidad amplia y universal. Por ejemplo, podemos recordar al propio Simón Bolívar (1783-1830) que tenía una buena cultura clásica greco-romana y europea, lideró la Gesta Independentista Latinoamericana de la manera más desinteresada, e inclusive llegó a pensar en la posibilidad de liberar a la misma España. Este aspecto de la cultura clásica griega y romana es importante de analizar. Bolívar conocía bien las obras clásicas de los autores griegos y romanos, y entre otras cosas, por eso pudo realizar su gran gesta independentista. Pero ahora en nuestro país... ¿Cuántos dirigentes políticos (supuestamente "revolucionarios") conocen las obras clásicas griegas, romanas y europeas?... ¡Muy Pocos o ninguno!!!!... Recordemos también a Simón Rodríguez (1771-1854), gran educador, filósofo y viajero trotamundos, que trató de ensayar sus novedosas concepciones pedagógicas en diversos países latinoamericanos. Recordemos también a Francisco de Miranda (1750-1816) que tenía una cultura universal sumamente sólida.

Por otra parte, no hace falta decir que los grandes clásicos del Marxismo eran lo más opuesto a un mediocre chauvinismo. Por ejemplo, recordemos que Karl Marx (1818-1883) y F. Engels (1820-1895) poseían una increíble erudición universal, una formidable cultura clásica griega, romana, y europea.

Entonces después de ver todo esto podemos preguntarnos: ¿Por qué el Gobierno Nacional que habla tanto de Bolívar, y de Revolución y Marx,  y cuenta con fabulosos recursos financieros no construye en todas las ciudades del País gigantescas bibliotecas muy bien dotadas con las obras clásicas de la cultura clásica universal y con las obras de las grandes figuras de nuestro país, para que la población las conozca y se ilustre?... ¡Todos sabemos que con los billones y billones de dólares que han desaparecido por corrupción y derroche durante el actual gobierno, nuestro país podría haber construido muchísimas bibliotecas públicas y ser el país con el mayor número en el planeta!!!... Sinceramente da la impresión de que el Gobierno Nacional pretende convencer al ciudadano de que "cultura" solamente consiste en bailes folklóricos y tradiciones nacionales. Obviamente tiene importancia que el ciudadano conozca ese aspecto de su cultura nacional, pero mucha más importancia tiene que conozca las obras de las grandes figuras que ha tenido nuestro país en el pensamiento, la literatura, la pintura y la ciencia, y por supuesto también tiene mucha importancia que conozca las obras clásicas de la cultura universal.

Para finalizar, la ciencia ha demostrado que desde el punto de vista genético la especie humana es extraordinariamente homogénea y que todos los humanos son igualmente capaces de sobresalir en las artes y las ciencias, y la cultura debe ser universal... ¡Por eso el chauvinismo cultural sólo estrecha el cacumen del ser humano y es reaccionario y fascista!...

NOTAS: (1) Págs. 426-427 en Adolfo Hitler.  "Mein Kampf".  Translated by Ralph Manheim.  Houghton Mifflin Co. (1943). USA. (2) "Los Derechos del Hombre",  Parte II, Capítulo 5.  

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana