Inicio
Lobatera: un pueblo enclavado en montaña Propicio para el turismo rural sustentable Imprimir E-Mail
escrito por Eggly Cuesta Márquez/DLA Táchira   
lunes, 08 de septiembre de 2008
     "Con el verso o con el pincel, pintores y poetas describen a Lobatera como un pueblo de estrechas y empinadas calles, pero cada turista puede advertir el indefinible color de Lobatera sólo con mirar el cielo radiante del valle, el color ocre de sus cerros iluminados por el sol naciente o poniente, el cristal de sus quebradas y riachuelos, el verde de sus cañaverales, las viejas torres de su iglesia parroquial cargadas de historia. En fin, una gama de colores que se traducen en sentimientos e impresiones que no han de olvidarse fácilmente, por eso, el color de Lobatera es el radiante brillo que se extiende con todo esplendor sobre su valle". Samir Sánchez, cronista de la ciudad de Lobatera

Lobatera es uno de los pueblos del Táchira que se encuentra enclavado en montaña, privilegio que lo hace tan acogedor como único en paisajes y belleza arquitectónica típica andina, con estrechas y prolongadas calles y fachadas coloniales. Sus pequeñas quebradas y sitios turísticos hacen una buena opción para dinamizar el turismo rural sustentable.

Lobatera cuenta con una variada gama de opciones turísticas, que van desde pueblos típicos como Borotá, un pueblo acogedor y tranquilo que alberga un monumento en honor a uno de los juegos tradicionales del estado, "el trompo", símbolo representativo de la Semana Santa en el lugar. Pero si de arquitectura se trata, la iglesia Chiquinquirá se exhibe como patrimonio y emblema lobaterense, ya que fue construida en 1908 con un estilo neoclasisista y neogótico.

Atractivos naturales

El municipio cuenta además con una diversidad en atractivos naturales, siendo el elemento agua el que se roba el show, con hermosos riachuelos que conforman los famosos pozos azules de aguas cristalinas, donde los vehículos rústicos son el mejor aliado para penetrar en la zona. También se destaca una fuente de aguas termales, ubicada en la Aldea Zaragoza - Quebrada La Molina, donde la espesura de la vegetación hace arduo el recorrido, no obstante el espectáculo natural hace valer el esfuerzo, ya que en el lugar el visitante se consigue el pozo Bravo -en la Quebrada la Parada-, una cascada de 25 metros de altura y las cuevas de Cabeza de Vaca de la aldea El Bocón.

Lobatera hospeda como sitio emblemático a la Casa del Padre, el cual posee paisajes de indescriptible belleza, rodeados de hermosos caminos que llevan a través de la naturaleza. Atractivo que se suma a los petroglifos de La Piedra de Indio, en aldea Zaragoza, La Piedra del Mapa, en los Molinos, La Piedra del Corazón, aldea La Molina - vía Casa del Padre, La Piedra de la Culebra, en Guayabales y La Piedra Angostura, a orillas del Río Lobaterita; patrimonios culturales, conformado por varias piedras con grabados rupestres realizados por los aborígenes Lobatera hacia el año mil de nuestra era, quienes utilizaron la escritura sobre piedra para transmitir su historia y conocimientos de astronomía. Cabe destacar que estos petroglifos fueron declarados en marzo de 2006, Bien de Interés Cultural del municipio Lobatera, por decreto de la alcaldesa Natalia Chacón Padrón, quien actualmente preside este ayuntamiento.

Por ser Lobatera un municipio con riqueza minera, las minas de carbón han adquirido gran importancia no sólo por la magnitud de sus reservas sino por ser punto de interés turístico sobre todo de aquellos que desean conocer los detalles de la vida del minero.

Vuelta en trompo a Borotá

La Vuelta al trompo en Borotá, tiene sus inicios en el año 1971, pero es un año después -el 5 de abril-, cuando se realiza la primera vuelta oficial, donde participaron 20 jugadores. Con los años, este evento se ha convertido en una novedad turística donde participan numerosos equipos y espectadores que llegan a visitar Borotá de todas las regiones del país para compartir y fraternizar en los días de Semana Santa. En honor a los fundadores de este evento, se construyó un parque donde se exhibe un trompo de monumento.

Municipio Lobatera

Ubicado en la región centro-occidental del estado Táchira, limita al norte con los municipios Ayacucho y Michelena; al sur con Andrés Bello, Guásimo, Independencia; al este con José María Vargas; al oeste con Libertad, Pedro María Ureña y la República de Colombia. Su geografía es totalmente montañosa. Su capital es Lobatera -conocida en 1597 como Ubatera, nombre de los aborígenes que habitaban la zona- y cuenta con una sola parroquia: Constitución cuya capital es Borotá. El gentilicio oficial es lobaterense, pero en el lenguaje común se emplea el de "lobatero" y "lobatera". El árbol emblemático del municipio es el clavellino, caracterizado por ser de ornato y antierosivo, mientras que la flor emblemática es la roja del clavellino.

Superficie: 206 Km².

Población: 12.152 habitantes (OCEI 2.000)

Altura: 790 msnm

Temperatura: 23.3 ºC

Clima: Tropical Lluvioso de Sabana

Hidrografía: Ríos: Lobatera. Quebradas: Pozo Azul, La Parada.

La Economía gira entorno a la explotación de minas de carbón y fosforita, y en lo agrícola, el principal producto es la caña de azúcar y sus derivados, sin embargo también son cultivadas algunas hortalizas y se crían rebaños para la producción de leche y carne. (EC)

Según los lobaterenses, ¿cuál es el principal atractivo turístico con que cuenta el municipio Lobatera?

Para escoger

Para Reiven Chacón, los atractivos del municipio Lobatera se pueden enumerar entre la variedad en sus campos, los trapiches artesanales, las minas de carbón y las ferias patronales: "individualmente cada uno encierra un atractivo único que sorprende a los visitantes"

El Pueblo

Ana Pérez resalta que es el pueblo, la capital del municipio, el que se roba las miradas de los visitantes: "por sus viviendas que conservan su estructura colonial, sus calles largas y su gente. También contamos con petroglifos como la piedra del Indio en Zaragoza".

Lobatera

María Plata: "sin duda es el pueblo, Lobatera, por sus características coloniales, la artesanía y su gente. Además el municipio cuenta con paisajes naturales que encantan a quien pisa esta tierra andina y se suman al atractivo principal".

La Feria

Maritza Vivas: "popularmente la Feria, por conservar ese toque tradicional que no pierde con el tiempo. Claro, también están las Minas de Carbón y la Piedra del Indio, pero a éstas lamentablemente no las han sabido potenciar turísticamente".

Potrero de las Casas

Eusebio Varela: "por su arquitectura, la posada Tía Conchita que conserva las bases de una casa de principios del siglo XX, con balcones que dan a la plaza, por huellas de antepasados, La piedra del Indio, y por su naturaleza y tradición, Potrero de las Casas".

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana