Inicio arrow Mérida arrow Opinión arrow Contratos para la construcción del ferrocarril Santa Bárbara–El Vigía
Contratos para la construcción del ferrocarril Santa Bárbara–El Vigía Imprimir E-Mail
escrito por Eudes J. Blanco P.*   
lunes, 22 de abril de 2013
En la historiografía del municipio Alberto Adriani se le ha otorgado al contrato del Duque de Morny (25 de julio de 1887), para la construcción del ferrocarril Santa Bárbara del Zulia-El Vigía, una importancia trascendental, hasta el extremo de llegar a decirse poéticamente que: "El Vigía nació en París y lo trajo la cigüeña y una cuna de amor entre rieles la dejó en las tierras de García Valera", nada más alejado a la verdad desde una perspectiva histórica.

Cuando se examina la documentación de la época vinculada al proyecto de un ferrocarril para el estado Mérida, el primer contrato del que se tiene referencia, data del 5 de agosto de 1886, celebrado en Londres, entre el General Guzmán Blanco y los señores De La Hante y Compañía, para construir un ferrocarril de Mérida a Mucuchíes y Bobures. Este contrato fue aprobado por el Congreso de los Estados Unidos de Venezuela el 28 de abril de 1887, no tuvo mayor trascendencia, dado que el mismo nunca se hizo efectivo.

El segundo contrato firmado por el Estado venezolano y un particular es el ya referido del Duque de Morny, acto producido en La Casa Amarilla con la presencia del Presidente de la República: Guzmán Blanco y refrendado por José Cecilio Castro, ministro de Obras Públicas y el contratista. Fue aprobado por el Congreso el 30 de julio de 1888. En su artículo 1 establecía: "El Gobierno de Venezuela concede al contratista el derecho a construir un ferrocarril de Mérida al Lago de Maracaibo, bien sea canalizando el Chama o yendo al Escalante; o cualquier otro río navegable".

Los logros de este contrato fueron parciales y como lo refiere el escritor Guerrero Lobo, en su novela Titolino: "Fue sólo hasta 1888, que llega la compañía Francesa de Ferrocarriles Venezuela, a Santa Bárbara para realizar el trazado de la vía férrea..." aun cuando, en el contrato en su artículo 2 establecía: "El contratista se obliga a empezar los trabajos del ferrocarril y la canalización del rio en caso de ser necesario, dentro de un año a contar de esta fecha y terminar la línea tres años después de este plazo".

El fracaso del contrato del Duque de Morny, se pone en evidencia cuando el 16 de abril de 1891, el Estado venezolano firma otro con el señor Charles Weber, representante de la Compañía de Ferrocarriles Venezolanos y que no es más que un acto reformatorio del 25 de julio de 1887.

El aspecto más relevante de este contrato lo establece el artículo 1 cuando expresa: "La concesión quedará limitada a la primera sección de 60 kilómetros, que se extenderá de Santa Bárbara hasta el camino real en un punto distante un kilómetro del Vigía en cuyo punto terminará la línea". Los resultados de este se vieron alcanzados cuando un año después el 28 de julio de 1892, se realiza el primer recorrido oficial del ferrocarril Santa Bárbara-El Vigía y la línea es inaugurada oficialmente el 1 de mayo de 1893.

Hay que destacar que el 26 de junio de 1893, el Ministerio de Obras Públicas celebraba con los señores Arístides Matute, James A. Scout y Salomón Delgado un contrato que los comprometía construir en el término de tres años un ferrocarril de una sola vía que uniera la estación de El Vigía a Mérida y en el término de otros tres que enlazara a Mérida con Timotes, al igual que el primero, quedó solo en el papel.

Se comparte el criterio del escritor Guerrero Lobo en cuanto a que el ferrocarril Santa Bárbara del Zulia-El Vigía, es el primer acto de corrupción evidenciado y comprobado del municipio Alberto Adriani, pero esto será tema de un próximo artículo.

*Director General del Centro de Investigaciones Históricas y Sociales del Municipio Alberto Adriani (Cihsmaa) Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana