Inicio
Sigue bajando el bolívar frente al peso colombiano Imprimir E-Mail
escrito por Alejandra Joves Merchán/DLA Táchira   
martes, 22 de enero de 2013
Continúa bajando el valor del bolívar frente al peso colombiano, tal como se registró este inicio de semana, favoreciendo aún más tanto a compradores colombianos como a comerciantes del eje fronterizo San Antonio-Ureña, mientras que afecta significativamente a los habitantes de estas poblaciones tachirenses

Este lunes continuó la baja del bolívar frente al peso colombiano, tras casi tres meses del desplome de la moneda nacional a un valor nunca antes registrado en el eje fronterizo.

El valor cambiario interfronterizo del bolívar y el peso colombiano registró este inicio de semana una baja, luego de que hace casi tres meses disminuyera en consideración el valor de la moneda venezolana frente al peso colombiano.

El valor actual de la moneda favorece el comercio de los municipios fronterizos del Táchira, por cuanto impulsa la movilización de compradores provenientes del vecino país, quienes aprovechan del gran diferencial cambiario que se ha venido registrando durante el último semestre del 2012 y que durante este mes de enero continúa bajando la tasa de cambio.

De igual manera, la disparidad cambiaria afecta a los habitantes y consumidores de Bolívar y Pedro María Ureña, esto debido a que por la gran afluencia de visitantes del vecino país, se vienen presentando problemas de desabastecimiento y especulación, aprovechándose de las altas ventas de los últimos meses del año pasado.

Los consumidores locales constantemente se quejan por la situación de desabastecimiento y especulación con los precios, sin que los organismos encargados de velar por los derechos de los compradores se aboquen para dar solución a estos problemas.

En este sentido, Lucía Granados, quien reside en San Antonio, expresó su preocupación por la baja de la moneda en este primer día de la semana. "Si el bolívar sigue bajando, no sé hasta dónde vamos a llegar, porque cada vez nos estamos quedando sin qué comprar en los supermercados, que es donde se puede comprar a precios regulados, mientras que en las bodegas abusan con los precios a costa de la necesidad de uno", señaló.

Granados no está de acuerdo en la forma como se maneja el valor cambiario del bolívar y del peso, pues considera "los cambistas deben trabajar con el precio real de Venezuela, no con el que ponen las mafias en el lado colombiano, porque por eso es que está en ese precio el bolívar".

Por su parte, Gonzalo Rodríguez, habitante de San Antonio, indicó que es necesaria la intervención de las instituciones venezolanas en el problema del cambio de la moneda. No está de acuerdo con que permitan que el valor del bolívar sea ajustado no con el valor oficial del país, sino a "conveniencia" de los operadores cambiarios de ambos lados de la frontera colombo-venezolana.

"El cambio está en este valor porque eso lo mueven los cambistas sin importar el daño que le hacen a la gente y a la economía tanto del lado venezolano como a la colombiana. Porque a nosotros nos perjudican porque los que vienen de allá -Colombia- se llevan todo lo que pueden por lo barato que les sale, a nosotros porque nos dejan sin qué comer y repagando las cosas y a ellos allá en Cúcuta porque no venden, los venezolanos son muy pocos los que van para allá", aseguró Rodríguez.

Cambio fronterizo

Es importante explicar que el valor actual del cambio bolívar/peso, tal como ha venido siendo durante más de 50 años, se maneja y fluctúa dentro de un mercado interfronterizo de las monedas, en el que de acuerdo a la oferta y la demanda de cada una de las divisas es el valor del cambio correspondiente, por ello esta tasa de cambio no resulta ser legal, pues se calcula con los valores del dólar en el mercado libre, habiéndose calculado de esta manera por décadas.

Para que se pueda ofertar la moneda bajo la tasa de cambio oficial de Venezuela, es necesaria la instalación de un ente emisor de divisas, que a su vez es considerado inviable, ya que se generarían mafias alrededor del diferencial cambiario del lado colombiano, según lo han explicado expertos en operaciones cambiarias en la frontera.

No van a Cúcuta

Durante el segundo semestre del 2012, cuando se comenzó a registrar el diferencial cambiario del bolívar frente al peso, los habitantes de Bolívar y Pedro María Ureña ya no van a Cúcuta a realizar compras como era costumbre en años anteriores, debido a que el valor de los productos colombianos se eleva al hacer la conversión de la moneda que no favorece a los compradores venezolanos.
 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana