Inicio
La hazaña del padre Andrade en Valera el 19 de enero de 1958 Imprimir E-Mail
escrito por Luis González /DLA Trujillo   
sábado, 19 de enero de 2013
Para el 19 de enero de 1958, ya el régimen de Pérez Jiménez pedía la extremaunción, pues en la capital de la República se había generado un rechazo total contra la dictadura que encabezaban, entre otros, la Iglesia y la AVP. Ese mismo día el padre Andrade, en la ciudad de Valera, después de la misa invitó a los feligreses a caminar por las calles y avenidas centrales rogando por la libertad y la democracia

Uno de los episodios más importantes de la vida trujillana, que ha pasado por debajo de la mesa en las clases de historia local, es el ocurrido durante la mañana del domingo 19 de enero de 1958, de profundo acento popular, generado por la homilía pronunciada por el padre Juan de Dios Andrade, vicario de la ciudad, todo un documento político enmarcado, como programa de la iglesia nacional, en la Pastoral que leyera en Caracas el Obispo Arias Blanco en mayo de 1957 en la que el jefe de la Conferencia Episcopal asumía un análisis profundamente crítico de la vida del país, gobernado por el General Marcos Pérez Jiménez en forma dictatorial desde las elecciones de noviembre de 1952, que ganó "la tarjeta amarilla", pero el gobierno, como Jalisco, se embolsilló el triunfo, expulsó del país a los líderes de URD, exiló otros y declaró fuera de ley a los adecos, copeyanos y miembros del PCV.

El padre Andrade, durante la misa tras leer sus catilinarias, invitó a los feligreses a una rogativa, una caminata por las calles y avenidas centrales, donde la gente, entre rezos y abajo al perezjimenismo, pronunciaba vivas por la libertad y por la democracia. Los esbirros de la S.N. estaban entre la multitud, pero no se atrevieron a detener persona alguna, en cuya romería andaban Roberto León Chuecos, Manolo Añez, Víctor Hernández, Aníbal Pacheco Valero y muchos otros, conocidos como activistas políticos antigobierno, veteranos algunos de los calabozos de la terrible policía política, cuyo cuartel estaba en la casa donde hoy funciona la Sociedad San José.

Concluida misa y romería, tras la dispersión de los fieles, también huyen por los montes de la quebrada de Escuque muchos de los asistentes al acto. La S.N. comienza a detener gente. El padre Andrade es llamado por el Obispo Camargo, cuya Diócesis había sido fundada el 9 de octubre pasado por disposición del Papa, y la casa del Obispo, en Trujillo, sirve de retén para el Vicario de Valera a solicitud del gobernador Atilio Araujo, quien fue un gobernante ajeno a las represalias, pero la S.N. estaba adscrita directamente a las órdenes de Pedro Estrada en Caracas.

Contra la dictadura

Para ese momento - 19 de enero de 1958- ya el régimen de P.J. pedía la extremaunción, pues en la capital de la República se había generado un rechazo total contra la dictadura que encabezaban, entre otros, la Iglesia, la AVP, la Junta Patriótica integrada por los periodistas Fabricio Ojeda, José Vicente Rangel, Pedro Pablo Aguilar, Silvestre Ortiz Bucarán, los García Ponce y otros. Incluso, hubo un golpe fallido de la aviación militar que voló el 1ro. de enero sobre Caracas y bombardeó Miraflores, pero PJ tuvo el apoyo del resto del ejército y se mantuvo en el poder. Pero el piso se le había movido. El 9 de enero el General Rómulo Fernández intenta otra parada contra su jefe, pero fracasa y es volado del país. PJ rehace su Gabinete, y saca de su entorno a dos figuras claves de la represión: Laureano Vallenillas, Ministro del Interior y a Pedro Estrada, el jefe de la Seguridad Nacional, cuyo historial de crímenes abulta bibliotecas.

Entre el 14 de enero y el 20, circulan en Caracas el Manifiesto de los Intelectuales, encabezado por Uslar Pietri, profesores de la UCV, directores de diarios y buena parte de los Amos del Valle. Le siguen documentos similares de los médicos, los ingenieros, abogados, padres de familia. Se ha arquitecturado todo un enorme tococo contra la dictadura. Hay un llamado a huelga general, planeado por la Junta Patriótica que señala como fecha del arranque el 21 de enero, donde la prensa no ha de circular. Entre tanto, en los barrios caraqueños, ha surgido un gran foco de resistencia contra la policía y la Guardia Nacional, con sus secuelas de muertos, heridos y saqueos.

El régimen demuestra incapacidad para dominar esa reacción del pueblo caraqueño, pues los oficiales que apoyan a PJ no se atreven a dar la orden de enviar tropas a la calle. Ya muchos perezjimenistas se han asilado en diversas embajadas. El Departamento de Estado, que apoyó a PJ durante varios años, ahora asume una política de conversas en Nueva York, donde están los doctores Villalba, Caldera y Rómulo Betancourt.

23 de Enero

Los días 20 al 22 de enero encuentran a los caraqueños íntegros en su jornada de resistencia sin descanso que sólo cesará a la una de la madrugada del 23 de enero, cuando se oye el vuelo de la Vaca Sagrada, el avión que salía de Maiquetía hacia la República Dominicana con Pérez Jiménez a bordo, rumbo al exilio. El alba caraqueño retumba en:

Gloria al bravo pueblo

que el yugo lanzó

la ley respetando

la virtud de honor

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana