Inicio
Prescripción de la acción penal Imprimir E-Mail
escrito por DLA TRUJILLO   
miércoles, 14 de diciembre de 2011
Se entiende por acción penal, el derecho que tiene el Estado o el particular en los casos autorizados por la ley, para reclamar responsabilidad por la comisión de hechos punibles, de comprobar la existencia del hecho con las circunstancias de modo, tiempo y lugar, la identificación de sus autores y el grado de participación o de responsabilidad.

Hecho punible es toda actuación material de las personas de carácter antijurídico que puede ser adecuado a algún tipo penal descrito en la ley.

Prescripción es la pérdida de un derecho o extinción de una obligación, ora por no ejercerlo ora por no exigirla durante el tiempo fijado por la ley, eventualmente, le pone límite al ejercicio del Ius Puniendi del Estado y al derecho de los particulares de reclamar responsabilidad penal por los delitos que sólo pueden ser perseguidos a instancia de parte. Osorio en el Diccionario de Ciencias Jurídicas la define como la extinción de la responsabilidad por el transcurso del lapso fijado por el legislador para perseguir el delito o la falta, incluso luego de quebrantada una condena.

En derecho penal, existen 2 tipos de prescripción, la ordinaria referida al sólo transcurso del tiempo desde que ocurrió el hecho hasta el primer acto judicial y, es a la que se contrae el numeral 1 del artículo 250 del Código Orgánico Procesal Penal (Copp), en perfecta concordancia con el artículo 110 del Código Penal (CP) ya que en su caso, impide dar inicio al proceso, además puede ser opuesta como excepción desde la fase preparatoria del proceso, tal como lo establece el encabezamiento del artículo 28 del Copp. En tal caso basta que el juez realice una simple operación matemática calculando el tiempo cumplido desde el día en que ocurrió el hecho hasta el día en el cual el imputado es puesto a su disposición o que se le ha solicitado orden de aprehensión y confrontarlo con los lapsos de prescripción establecidos en el C.P.

La prescripción especial o judicial, es aquella que se produce durante el desarrollo del proceso, si éste se prolongare sin culpa del imputado o acusado por un tiempo igual al de la prescripción ordinaria aplicable más la mitad del mismo, según lo determinado en el primer aparte del artículo 110 del C.P.

El artículo 109 del C.P. establece que comenzará la prescripción para los hechos punibles consumados, desde el día de la perpetración; para las infracciones, intentadas o fracasadas, desde el día que se realizó el último acto de la ejecución; y para las infracciones continuadas o permanentes, desde el día en que cesó la continuación o permanencia del hecho..." en consecuencia antes de decidir acerca de la prescripción judicial de la acción, debe determinarse con claridad que el hecho objeto del proceso constituya delito y luego precisar el nexo causal con los elementos de convicción o medios de prueba que cursen a las actuaciones y que comprometan la responsabilidad penal del imputado o acusado para finalmente proceder a declarar la prescripción y por ende el sobreseimiento. Así lo ha señalado la Sala Penal en reiterada jurisprudencia.

Todo lo anterior se debe a que la extinción de la responsabilidad penal, no extingue la responsabilidad civil, por establecerlo así el artículo 113 C.P, en consecuencia aún cuando el juez considere pertinente declarar la extinción de la responsabilidad penal por prescripción judicial, debe indefectiblemente pronunciarse en cuanto a la determinación de los hechos y la responsabilidad, entre otras cosas, porque la víctima conserva su derecho a accionar civilmente contra el imputado o acusado.
 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana