Inicio
El violinista de los brazos largos Imprimir E-Mail
escrito por Luis Erique Borges   
viernes, 27 de mayo de 2011
Su vida estuvo rodeada por una leyenda negra, pues se decía que su inmenso talento era fruto de un pacto con el diablo. Se exageraban rasgos de su personalidad como la avaricia o la vanidad, lo cual no es del todo cierto, pues Nicoló Paganini siempre vivió bien, a la altura de su genio musical, y en cuanto a la vanidad, estaba seguro de quien era, pero eso no le impidió ayudar a otros músicos como en el caso de Berlioz, ante quien se arrodilló llamándolo "El mejor de los músicos" y regalándole 20.000 francos en el momento de mayor apuro económico de Berlioz... Lo que sucedió con Paganini era que tenía los brazos y los dedos muy largos, por lo cual se construyó un violín mucho más grande, lo que le permitió abracar más espacio en las cuerdas. Eso era parte de la diferencia, el resto lo puso el inmenso talento de Nicoló Paganini, quien sorprendió a todos desde muy temprana edad.... Fue Nicoló Paganini uno genio, virtuoso de la interpretación del violín, uno de los mejores músicos de todos los tiempos, un genio musical que dejó de existir, En Un Día Como Hoy, 27 de mayo de 1.840.

Nicoló Paganini nació en Génova el 27 de octubre de 1.782, sorprendió a todos con su genio musical, y aunque se destacó como prodigio, era un niño normal, amante del juego y las travesuras. Empezó a estudiar la mandolina con su padre, Antonio Paganini, contando apenas cinco años. A los siete años ya tocaba el violín, pero fue a los nueve años, cuando realizó su primera aparición pública. Paganini además de violinista fue compositor, guitarrista y tocaba la viola. 1.801 fue uno de sus años más prolíficos, pues compuso más de veinte obras en las que combinó la guitarra con otros instrumentos. Fue muy aplaudido y llegó a realizar una gira por varias ciudades de Lombardía, con apenas trece años. Para ese entonces llamaba la atención como niño prodigio, atracción de feria, pero nada más. Incluso, a los 19 años se enamoró de una mujer un tanto mayor y estuvo a punto de renunciar a la música para dedicarse a la agricultura. Afortunadamente para el mundo de la música, aquella pasión culminó y Paganini se convirtió en el mejor concertista de violín de su tiempo. Gracias a Paganini existen varias técnicas para interpretar el violín y partituras donde se demuestra la posibilidad de llevar a extremos increíbles la sonoridad del violín. Este tipo de excesos hacía que las rezanderas se persignasen al verlo pasar a lo lejos y aumentaba la leyenda en torno de Paganini. Incluso, se comentó que a la hora de su muerte, tomó el violín y lo ejecutó frenéticamente hasta lanzarlo contra una pared, muriendo al instante que el violín se destrozaba. Eso es falso. El violín de Paganini se conserva el museo de Génova.

En 1.828, con 40 años, Paganini fue a París y Londres, En Francia conoció al pianista y compositor húngaro Franz Liszt, quien admiraba al violinista e inspirado por el trabajo de Paganini, desarrolló un correlato pianístico inspirado en lo que Paganini había hecho con el violín. En el apogeo de su fama, en 1.833 Nicoló le pidió a Héctor Berlioz que le escribiera un concierto para violín y orquesta, el agradecido compositor realizó la obra "Harold en Italia", pero Paganini no llegó a interpretarla. Fue Nicoló Paganini un artista incomprendido en su época, un innovador, un talento fuera de serie. Paganini podía interpretar obras de gran dificultad únicamente con una de las cuatro cuerdas de violín. Para ello se retiraban primero las otras tres, de manera que éstas no se rompieran durante su actuación. Además, Paganini podía continuar tocando a dos o tres voces, de forma que parecían varios los violines que sonaban. Además en la mayoría de sus espectáculos usaba la improvisación. Esto indica lo cercano que estaba su arte al mundo del espectáculo actual. Era tan sorprendente y extraño, que le negaron la sepultura en campo santo... Fue enterrado, por poco tiempo, en varias poblaciones, viéndose su hijo Aquiles en la penosa obligación de vagar con el cadáver de su padre, de cementero en cementerio, hasta que tras varios años, logro el reposo definitivo en el cementerio de Parma, cuando, por fin, la sociedad europea aceptó que Paganini era un genio musical, sin pacto alguno con el demonio ... Recordamos a un genio de la interpretación musical, Nicoló Paganini, muerto a los 56 años, En Un Día Como Hoy, 27 de mayo de 1.840.




 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana