Inicio
El turismo en el Táchira: más allá de la bebida y altos decibeles Imprimir E-Mail
escrito por Elizabeth Montoya/DLA Táchira   
jueves, 26 de agosto de 2010
Promover el Táchira como destino turístico con múltiples posibilidades de esparcimiento y un menor impacto ambiental es el objetivo de este seriado especial que inicia con esta primera entrega. El especial pone ‘sobre el tapete' las potencialidades y debilidades de esta actividad económica y da a conocer algunas de las iniciativas que se están promoviendo en el estado para el desarrollo de un "Turismo Alternativo"

"Nunca he estado muy de acuerdo con lo poco que se ha hecho por promover el turismo aquí en el Táchira. Hasta ahora lo que se ha mostrado es que turismo es llegar a un sitio, consumir una comida, beber licor e irse. Eso es lo que vemos en sitios como Peribeca, San Pedro del Río o peor aún, en el Chorro El Indio, donde se sufre una anarquía para bajar o subir porque todo el mundo está atravesado".

Es la apreciación del artista plástico Ángel Cegarra, que comparte la visión de quizás muchos tachirenses que quieren experimentar nuevas cosas que no les ofrece el turismo comercial tradicional.

Aarón Maldonado, operador de turismo de aventura y presidente de la escuela de parapente Al Aire, señala que cada día las personas tendrán que ir tomando conciencia de la importancia de conservar los recursos naturales, a través de un turismo ecológicamente sustentable, que brinde otras opciones para el esparcimiento sin contaminar.

--Es muy triste ver que al ir a sitios como Chorro El Indio lo que el turista encuentra es música a todo volumen, licor y basura. Es una pena que en un sitio tan hermoso no puedas apreciar la naturaleza por este ambiente de contaminación, sobre todo sónica, por la competencia de los carros para ver cuál suena más duro. En este sitio se podría hacer un sendero interpretativo por el bosque, identificando las especies de plantas y la fauna propia de la zona, en un turismo sano, sin alcohol, sin ruidos molestos sino disfrutando de los sonidos de los pájaros, en fin, de la naturaleza--, afirma Maldonado.

Cultural y natural

Precisamente, las nuevas tendencias apuntan hacia una "alternativa" más cultural y natural, más personal y auténtica; un turismo respetuoso de la Madre Tierra, basado en la actitud, en el compromiso que debe asumir la humanidad en cuanto a la conservación.

En efecto, el turismo alternativo se basa en recobrar la importancia de lo que cotidianamente pasa desapercibido, no sólo el medio ambiente y las raíces culturales, sino dando énfasis al contacto y entendimiento entre las comunidades receptoras y el turista.

Tomando en cuenta esto, bajo el concepto de turismo alternativo se incluye el turismo natural que busca un acercamiento con el medio ambiente, incluye el turismo de aventura y el ecoturismo - también llamado turismo verde o turismo de la naturaleza-. También está el turismo cultural que ya involucra un contacto y aprendizaje con la cultura propia de una localidad, el cual incluye el turismo arqueológico, el agroturismo y el turismo religioso y étnico. De hecho, dentro de esta modalidad se encuentra el turismo vivencial que tiene como particularidad que familias dedicadas principalmente a las actividades rurales y/o artesanales, abran sus casas para alojar al visitante, mostrándole su forma de vida.

Asimismo se puede desarrollar turismo de eventos para los interesados en experimentar celebraciones características de una zona, como ferias, encuentros deportivos, carnavales, fiestas decembrinas, etc. Incluso, en algunas ciudades como Caracas se está desarrollando una modalidad del llamado turismo de guerra, donde extranjeros especialmente de Europa vienen a experimentar la inseguridad y el sistema de vida de los barrios más peligrosos de la capital.

En fin, la lista de lo que se puede hacer es larga, y a diferencia del turismo comercial tradicional, implica una planificación de actividades para obtener la máxima experiencia en las diferentes áreas.

Eculturismo

El presidente de la Corporación Tachirense de Turismo -Cotatur-, Santiago Contreras, señala que uno de los bastiones de su gestión es la promoción del eculturismo -una fusión del turismo cultural y ecológico-, debido a que éste tiene un bajo impacto ambiental.

--En el Táchira hay una fragilidad de los suelos y en general de los ecosistemas y por eso no se puede promover un turismo de alto impacto que vaya a depredar la flora y la fauna. Por ello, la necesidad de un turismo sostenible en el tiempo que no genere daños al ambiente--, resalta.

Bajo este principio, Contreras sostiene que el turismo de aventura es que el más rápido crecimiento ha tenido en el Táchira al estar muy vinculado con los deportes urbanos que los jóvenes y adultos contemporáneos practican en la actualidad. Además, enfatiza que en este tipo de turismo las inversiones son bastante bajas, pues no se requiere mayor infraestructura para su práctica.

El Presidente de Cotatur considera fundamental incorporar a la comunidad en general en estos proyectos para que su desarrollo sea exitoso. "Si toda la comunidad no siente que el desarrollo de estos proyectos le va a generar una utilidad o lo terminan saboteando o sencillamente no lo van a apoyar y no va a florecer", afirma.

Pensar en el futuro

Para Aarón Maldonado es fundamental promover un cambio cultural en la población para disminuir la contaminación. "Cuando uno va de un lugar a otro y toda la carretera está llena de basura. La gente va en el carro y tira por la ventana botellas, plásticos y todo tipo de desechos en vez de tener una bolsa en el carro y los depositas allí, y cuando llegues a tu destino pones la basura en su respectivo lugar. Eso es cultura, educación, pero también es parte del turismo, que tanto las rutas como los destinos estén limpios", destaca. Maldonado asegura que los tachirenses debemos aprender a valorar lo que tenemos y disfrutarlo. "Cuando realizamos turismo de aventura, aprovechamos la naturaleza y nos hacemos parte de ella. No pasamos por encima de ella, sino que la respetamos. No podemos olvidar que si no cuidamos lo que tenemos, nuestros hijos no van a poder disfrutarlo. Si seguimos así no vamos a poder dejarle nada de las bellezas que ahora tenemos a las nuevas generaciones", afirma.

Piezas de colección y turismo cultural

Ángel Cegarra busca promover un "turismo netamente cultural" a través de la Fundación Cegarra que tiene como objeto principal la apertura de un museo, "de acceso solidario", donde la gente pueda apreciar con detalle alrededor de 10 mil piezas que posee de casi todos los períodos de la historia venezolana -artículos del hogar y de tecnología, serigrafías, manuscritos, libros, periódicos, meteoritos, fósiles, sellos postales, instrumentos musicales, artesanías, juguetes, piezas de orfebrerías y platería...-.

Pero su ambicioso proyecto -al que le ha faltado apoyo financiero para hacerse realidad- incluye además una galería de arte para proyectar las obras de artistas regionales y nacionales. Asimismo, Cegarra considera necesario que dentro de las mismas instalaciones no sólo haya guías explicando brevemente cada uno de los elementos expuestos, sino que los espacios de la fundación-museo-galería, sirvan también para el desarrollo de conferencias, simposios y todo tipo de actividades que contribuyan con la formación de artistas, coleccionistas y público en general.

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana