Inicio
Un gigantesco pesebre de veinte años de unión y tradición familiar Imprimir E-Mail
escrito por Dagoberto Parra Gonzalez/DLA Táchira   
miércoles, 23 de diciembre de 2009
En la calle 8 de Barrio Obrero, en la vivienda número 21-48, la familia Molina Montoya realiza desde hace veinte años un hermoso pesebre que tradicionalmente elaboran entre todos los miembros de la familia. En esta temporada navideña acérquese a esta dirección y disfrute la magia de la Navidad a través de un pesebre bíblico

Es una tradición bien arraigada en la época de la Navidad la de representar el pasaje bíblico del nacimiento del Mesías, pero particularmente en esta familia son veinte años de unión alrededor de un gigantesco pesebre que ocupa una buena parte de la planta baja de la casa, donde la familia Molina Montoya construye sueños e ilusiones con esta obra de admirar, así que en estos días de Navidad y Año Nuevo visite la dirección indicada y disfrute la alegría de la Navidad.

Al arribo del equipo reporteril de DLA, fuimos recibidos por la anfitriona Irma Molina de Montoya, quien muy emocionada compartió los secretos y vivencias en la elaboración de este pesebre.

"Ha sido un trabajo que nunca termina, pues a pesar que llevamos veinte años en esta tradición, cada año se trata de buscar piezas nuevas, de restaurar las figuras e imágenes que se van deteriorando, y bueno, uno pasa todo el año proyectando mentalmente lo que será el nuevo nacimiento para no repetir el estilo del año anterior.

La particularidad de nuestro pesebre es que presenta todos los pasajes bíblicos que narran los hechos de la vida de Jesús, desde un poco antes de su nacimiento en el portal de Belén.

Entre estos pasajes bíblicos puedo mencionar: La anunciación, cuando el ángel Gabriel anunció a María que de ella nacería el Mesías; el repudio, donde José en principio no acepta que su mujer haya concebido, pues él no había estado con ella, hasta que se le aparece el ángel en sueños y él cree en María; la visita de María a su prima Santa Isabel; la matanza de los inocentes, el niño perdido y hallado en el templo; la natividad, el anuncio del ángel a los pastores del nacimiento de Jesús; el edicto romano, la huida a Egipto; el viaje y la adoración de los Reyes Magos, adoración de los pastores, y otras escenas.

Este pesebre lo realizó en casi quince días, y es un trabajo familiar hecho en piezas de treinta centímetros, conformado por 300 piezas, las cuales se van incrementando cada año.

Mi familia está conformada por nueve personas y siempre el pesebre ha sido motivo de inspiración, y cuando uno va a hacer el pesebre le pide a él mismo que lo ayude, que lo ilumine, que le quite el cansancio, pues siempre tiene mucho trabajo la elaboración de un pesebre de estas proporciones.

Esta es una tradición que tiene mayor arraigo en los estados andinos de Táchira, Mérida y Trujillo, en otros estados lo hacen, pero aquí es con más fervor y religiosidad.

Navidad sin nacimiento o pesebre no es Navidad, pues los demás elementos son decorativos, de adorno, pero la verdadera fe está reflejada en la hechura del pesebre, en asistir a las misas de aguinaldos y en hacer la canastilla al Niño Jesús", finalizó.

El bautizo de Jesús

En este pesebre realizado por la familia Molina Montoya, se representa el bautizo de Jesús en el río Jordán, hecho en el que aparece una paloma blanca en el cielo, y al mismo tiempo se escucha la palabra: "Este es mi hijo amado, en quien he puesto toda mi complacencia".

En fin, una gama de pasajes bíblicos observarán los presentes en este pesebre familiar de veinte años de tradición, donde cada año crece un poco más en espacio y en imágenes.

 
Cámara de Comercio e Industria del Estado Táchira

Encuesta de la semana